Encrucijada universitaria

11 comentarios

Encrucijada-italiana copia

La rectora de la Universidad Oberta de Catalunya (UOC) Imma Tubella en un brillante artículo del diario El País afirmaba:

Ocurre que los jóvenes, acostumbrados a vivir en un entorno digital no aceptan, ni en la universidad ni en su vida en general, la pasividad. Han crecido con Internet y son activos, colaboradores, interactivos y multitarea, y en entornos más maduros, como el norteamericano, abandonan las aulas, pero no los estudios. Buscan y encuentran modos alternativos de acceso al conocimiento organizando sus propias comunidades de aprendizaje.

Y apunta un ejemplo. El astrofísico del MIT, Walter Lewin, tiene en YouTube vídeos de sus clases, con el aula casi vacía, pero que han sido vistos por varios cientos de miles de personas y las emisiones de sus cursos por Internet son seguidas por millones de estudiantes. Por ejemplo, éste:

Walter Lewin,explicando el péndulo de Foucault, live

El comentario me ha hecho recordar El diccionario del Siglo XXI de Jaques Attali que anticipa un futuro de autoeducación y la EDUVERSIÓN, que alimentará una potente industria de contenidos para las grandes marcas universitarias mundiales y donde se impondrá una nueva categoría de maestros: los matriceros (fabricantes de soportes lógicos para cursos) los controladores (que dirigen a los alumnos y reconocen sus esfuerzos mediante un diploma) y los tutores (ayudan, consuelan y atienden).

En fin, que la universidad del futuro tendrá más en común con Hollywood que con la Salamanca cervantina. Sus contenidos impulsarán toda una economía de las distracción y se parecerán al programa Redes.

Dos modelos

En este escenario de incesantes avances en la tecnología de las comunicaciones, comienzan a constituirse lo que podríamos llamar las universidades mundiales on line que presenta dos grandes modelos. Por un lado, la denominada Universidad del Pueblo. Por el otro lado, la propuesta OCW Consortium, que reúne a unos cientos de universidades de todo el mundo, con el prestigioso MIT, que liberan el contenido de sus currículos en todas las carreras profesionales y posgrados de forma gratuita y on line.

En el primer bloque destacan los modelos colaborativos como la P2PU (Universidad Peer to Peer) que está dirigida y gobernada por voluntarios ¿Ha oido usted hablar del emule y las descargas libres? Claro que si. Pues es el mismo fenómeno imparable de la colaboración, sólo que en lugar de música o cine, se comparte con generosidad tiempo y saber. En lugar de alimentar un blog, ofreces educación de alta calidad con muy bajo coste.

Actualmente la P2PU se encuentra en una fase piloto. Programa “cursos” de 6 semanas sobre variados temas universitarios, por supuesto organizados por un voluntario, aportando el plan de estudios, los materiales y un calendario. El aprendizaje se lleva a cabo en pequeños grupos de 8-14 estudiantes, si bien P2PU difumina los límites entre los estudiantes y profesores. El objetivo final es llegar a ser una plataforma donde cualquier persona pueda utilizar P2PU para organizar, diseñar y ofrecer cursos ¿No le recuerda a las plataformas gratuitas usadas para mantener un blog? En España, ya hay quien dobla la apuesta.

Por suerte, cuentan con el apoyo de la Fundación Hewlett y de la Fundación Shuttleworth para cubrir algunos gastos básicos y la Universidad de California en Irvine se ha ofrecido generosamente para incubar y ayudar con el apoyo administrativo y jurídico. Además, Barack Obama ha nombrado como subsecretario de Educación a una defensora de la educación abierta (Martha Kanter)

En definitiva, se trata de nuevas empresas financiadas por capital riesgo que ha apoyado un modelo de negocio que ha surgido con emprendedores, profesores y estudiantes que ofrecen por igual una clase estructurada como un juego de rol y un título universitario por poco dinero. ¿La solución para África? La Universidad tradicional mantiene el monopolio de la certificación de los conocimientos y eso puede valer más que el conocimiento mismo.

Por otra parte, la Universidad del Pueblo acaba de iniciar sus primeras clases con 300 estudiantes de 100 países. Aún debe obtener la acreditación USA, pero planea ofrecer una licenciatura en Administración de Empresas y en Ciencias de la Computación, utilizando los programas abiertos y a profesores voluntarios. El coste de una licenciatura de cuatro años ascenderá a 4.000 dólares. Los estudiantes se reúnen en línea y también con un tutor individual; un facilitador voluntario para cada curso ayuda a que el proceso avance.

El Modelo MIT

En el segundo bloque esta el MIT, que desde el año 2001 permite el acceso libre y gratuito a los materiales de todos sus cursos oficiales. Hoy, tiene publicados 1900 cursos (de grado y posgrado) y sin embargo, licenciarse allí todavía cuesta unos 180.000 dólares. Como un apartamento en España.

Recuerda Enrique Dans que en este tipo de centros se aprende de tu entorno, de tus compañeros de clase, del debate, de la discusión: los materiales no tienen sentido sin este proceso, o incluso directamente no existen. Y eso es precisamente lo que lleva a que alguien supuestamente inteligente y en su sano juicio quiera pagar esas matrículas. Gigaom lo presenta así:

Cada clase comienza con una llamada “en frío” donde todos corren el riesgo de ser invitados a la apertura del caso. Si usted falla en la presentación, su grado sufre de manera significativa y también lo hace su reputación – un gran incentivo para hacer su trabajo cada noche. Presentado el caso, se inicia un debate donde los estudiantes son premiados no sólo por sus inteligentes argumentos, sino por ofrecer opiniones diferentes. Este debate estimula el cerebro de los participantes de una manera que la conferencia, leer o ver un vídeo, simplemente no lo hace. En términos muy generales, esta es una de las cosas que diferencia “estar en el aula” frente a “ver videos en línea” del MIT.

Hemos pasado de la escasez de conocimientos a la abundancia inimaginable, sobre todo de textos en inglés. La utilización por las universidades del régimen de OpenCourseWare supone una herramienta fundamental para distribuir conocimiento y documentación, en una moderna extensión universitaria 2.0. El MIT calcula que sus materiales cuestan una media de 10.000 dólares por curso, que no es poco.

Conclusión

Hay quien entiende, como el profesor David Wiley de la Universidad Brigham Young, que las universidades tradicionales se encuentran en el lado equivocado de la historia, junto con las cadenas de periódicos y las tiendas de discos y concluye: “si las universidades no pueden innovar y adaptarse a estos cambios, serán irrelevantes para el año 2020“. Si para entonces la inmensa mayoría de los materiales están disponibles gratuitamente … ¿Qué le quedará a la Universidad? Aparte de examinar, claro. Hay quien denomina este escenario el imperio de la inercia, o como recordaba el catedrático leonés Enrique López: «porque a cualquiera que tiene, le será dado, y tendrá más; pero al que no tiene, aún lo que tiene le será quitado» citando el versículo 13, capítulo 19, del Evangelio según San Mateo.

Sin comentarios ...

Una versión de esta entrada fue publicada en el diario La Nueva España.

Plural: 11 comentarios en “Encrucijada universitaria”

  1. Muy buenas D.Antonio y resto de compañeros.

    Me diplomé en Empresariales por la Universidad de Barcelona, allá en los años 80. Ahora y después de haber transcurrido muchos años desde mi vida universitaria, estoy acabando la licenciatura de ADE en la UNIVERSITAT OBERTA DE CATALUNYA – UOC-.

    A grandes rasgos debo decir que mi paso por la UOC está resultando plenamente satisfactorio y gratificante y es en sí una experiencia extraordinaria.

    Por otra parte, este tipo de enseñanza, sea por la comodidad que representa, sea porque has de ser autodidacta y resulta muy instructivo, o por el modelo en sí, es ADICTIVA, lo que podido contrastar con muchos alumnos de la UOC. Seguro que cuando acabe la licenciatura me matricularé de nuevo.
    Vale decir que también tiene sus “peros”, como todo, pero no es el lugar ni la ocasión.

    Quiero dejar constancia, por mi experiencia, que la universidad virtual, en concreto la UOC, es del todo recomendable.

    Saludos.

    Me gusta

  2. Aquí en la James Madison University de Virginia (EEUU) estoy cursando una asignatura que sólo examina y corrige a traves de la red, mediante un sistema seguro y sencillo, con cronómetro incluído. 50 preguntas en 60 minutos, puntuación recibida nada más terminar y un panel de discusión para comentar cosas con el profesor.

    Como diría mi profesor de la asignatura… “juicy, baby!”

    Me gusta

  3. En España, no se lo que dice la LOU, modificada o sin modificar, de las universidades a distancia, pero seguro que falta algo cuando todos los que se han caracterizado por historias no demasiado transparentes en temas de financiación y contratos, se han lanzado a crear una. Debe ser un negocio redondo.

    Por otra parte hay que agradecer a nuestros políticos, siempre tan diligentes, que nos permitan estudiar a distancia. Pero a poca, eh! no sea que nuestros conocimientos al viajar por la red se pierdan si tienen que ir muy lejos. Seguro que alguno piensa que ese peligro existe.

    La sinvergonzonería y/o el aldeanismo no tienen cura. Gracias a que hay crisis tardaremos un poco en ver 17 universidades a distancia (todas ellas de excelencia, of course) aunque ya tengo contabilizadas unas cuantas, entre proyectos y realidades (¿?). País!

    Me gusta

  4. YouTube ha puesto a disposición de los usuarios una nueva plataforma para los contenidos de instituciones académicas de educación superior, que recibe el nombre de YouTube EDU y en el que participarán universidades de siete países de Europa y Oriente Medio, entre los que se encuentran España, Francia, Italia o Inglaterra.

    Así, entre las universidades que aparecen en YouTube, están la Universidad Politécnica de Madrid y la Universitat Oberta de Catalunya. Estos video permitirán, según informó YouTube, “a los alumnos y estudiantes autodidactas conectar con profesores de reputación mundial, independientemente de su localización geográfica o del centro universitario al que pertenezcan, fomentando el intercambio de ideas”. “YouTube EDU es un aula global donde cualquier persona, ya sea por el interés en el contenido de los cursos universitarios o simplemente por curiosidad intelectual, pueda acceder y consultar una serie de vídeos educativos generados por las universidades más prestigiosas del mundo”, señaló la responsable de marketing de YouTube España, Clara Rivera.

    Entre los vídeos que ya se pueden ver en el portal está la última clase magistral sobre la Ingeniería clásica y su influencia en el urbanismo actual impartida por Fernando Sáez Ridruejo en la Universidad Politécnica de Madrid o la clase impartida por Lluís Serra sobre la nutrición como determinante de la salud pública en el siglo XXI en la Universitat Oberta de Catalunya.

    Me gusta

  5. Millones de personas han visto las clases magistrales de Walter Lewin en Youtube. Este profesor del MIT, capaz de subirse a un gigantesco péndulo o de darse impulso con un extintor para demostrar las leyes de la Física, dio este lunes su última clase magistral para presentar un libro sobre su vida y despedirse de sus alumnos.

    Me gusta

Gracias por comentar con el fin de mejorar

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s