img_1205

La contratación no es labor para viejos

contas-apremia-al-sergas-a-que-mejore-la-eficacia-de-su-modelo-de-contratacionLa noticia que hoy nos proporciona La Voz de Galicia nos recuerda aquella película ganadora de cuatro oscars en 2007 y ambientada en la frontera norteamericana con México. El asunto tiene relación con el informe de fiscalización de la contratación del Servicio Gallego de Salud entre los ejercicios 2012 y 2014, y pone de manifiesto que la buena administración va más allá del cumplimiento de la legalidad. Exige estar en la vanguardia de los procedimientos y del servicio público, sobre todo en su moderna vertiente electrónica.

Así, el epígrafe I.1.3.3 del citado informe hace referencia a los sistemas dinámicos de adquisición como técnica de racionalización de la contratación pública. Se trata de un procedimiento de adquisición enteramente electrónico para compras de uso corriente. Seguir leyendo “La contratación no es labor para viejos”

La compleja naturaleza del acto de recepción

011Me decían mis maestros académicos que realmente no conoces bien un tema hasta que no escribes sobre él. Tienen toda la razón: como mucho crees que lo conoces. Preparando el material del próximo curso de Recepción de Obras, Suministros y Servicios, me enfrento una nueva cara de este poliédrico tema: la naturaleza jurídica del acto de recepción y su plasmación en el acta respectiva. Es obligado su tratamiento para el análisis ordenado de cualquier concepto jurídico, máxime en un asunto tan relevante.

Recordemos que el TRLCSP en su artículo 222 (y 235 matizado para las obras públicas) exige la constatación del cumplimiento del contrato, “en todo casomediante un “acto formal y positivo de recepción” por parte de la Administración ¿Que clase de acto? Veámoslo.  Seguir leyendo “La compleja naturaleza del acto de recepción”

Aquella vieja conformidad en la factura del contrato menor

factura-electronica-mas-papel

Este fin de semana me toca ir ordenando el material del curso que se celebrará en Madrid el 15 y 16 de febrero sobre recepción de obras, suministros y servicios (aun quedan plazas) y me he detenido en una de las infinitas aristas del tema. En concreto, la conformidad de la factura (y la prestación) de los contratos menores (por tanto, de importe inferior a 50.000 euros, en obras, o a 18.000 euros en el resto). Recuérdese que en este caso el expediente de contratación sólo exigirá (art. 111 TRLCSP) la aprobación del gasto y la factura correspondiente con sus requisitos legales. Para las obras menores, además su presupuesto, sin perjuicio de que deba existir el correspondiente proyecto cuando normas específicas así lo requieran.

La Junta Consultiva de contratación administrativa del Estado tuvo ocasión de estudiar, en multitud de conocidos informes, que el significado y configuración de los contratos menores en la vigente legislación obedece al objetivo de “la simplificación del procedimiento jurídico administrativo de contratación, objetivo y finalidad, que difícilmente se concilian con la exigencia de otros requisitos o de requisitos más rigurosos que los establecidos en su regulación específica”.

¿Quién puede conformarlas?  Seguir leyendo “Aquella vieja conformidad en la factura del contrato menor”

La sustantiva trascendencia de la recepción de los contratos públicos

3dstreetart6Hace más de veinte años, cuando yo era responsable de contratación en la Universidad de Oviedo, acudimos a la recepción de la obra de rehabilitación de un edificio universitario. El Gerente era entonces un veterano Interventor de la IGAE, gran experto en contratación pública y hoy jubilado: Emilio Menéndez. Para nuestra sorpresa, decidió pulsar el botón de las alarmas con el consiguiente revuelo de toda la comitiva rectoral y los representantes de la constructora. ¿Hizo bien? ¿Cuál es el papel de los administradores en el acto de recepción? ¿Es distinto al de un interventor?

La recepción de los contratos es un acto muy solemne del que se derivan importantes consecuencias, siendo las más relevantes la constatación de la correcta ejecución del contrato y el desplazamiento a la Administración del riesgo de perecimiento. Por eso la legislación de contratos públicos desde siempre (222 del vigente TRLCSP y 208 del proyecto exprés que se aprobará en unos meses) exige un acto formal y positivo por parte de la Administración, levantando un acta suscrita por las partes, acordando y notificando al contratista la liquidación del contrato y el abono, en su caso, el saldo resultante. Seguir leyendo “La sustantiva trascendencia de la recepción de los contratos públicos”