image

La transparencia como elemento clave de la Universidad en transformación

Recuerda Jiménez Asensio que la transparencia, para ser realmente efectiva, exige necesariamente un cambio radical de cultura en la organización. Ninguna Institución está al margen de esta transformación. En el caso de las Universidades, con una peculiar estructura participativa y desconcentrada, la publicidad activa puede convertirse en un quebradero de cabeza para los equipos rectorales, no sólo en España.

Colombia cuenta también con una moderna Ley de Transparencia y del Derecho de Acceso a la Información Pública, del año 2014. Participo esta semana en el IV Encuentro de Rectores colombianos en la histórica ciudad de Cartagena de Indias (Colombia), del 19 al 21 de septiembre de 2016. Lo hago en dos actividades. Como miembro del jurado de II Premio de buenas practicas de gestión de Universidades colombianas promovido por la Fundación Internacional OCU. Expongo también una ponencia “Transparencia: elemento clave de la universidad en transformación”. He dejado una semana de mis vacaciones para colaborar en un proyecto como este, con mi buen amigo José Ramón Chaves, que también hará un análisis comparado del marco legal hispano-colombiano.

Transparencia y rankings

Los avances sobre esta materia en todo el mundo son espectaculares. El portal del capítulo colombiano de Transparencia Internacional establece un ranking nacional (Índice de Transparencia Nacional) con la posición relativa de cada institución pública (Ayuntamientos, Gobiernos, Ministerios, Universidades …) en ese área, según tres factores: visibilidad (divulgación de información económica, administrativa y de procedimientos en los sitios web oficiales de las entidades) institucionalidad (relativa a planificación, contratación, medidas anticorrupción o RRHH) y control/sanción (Control interno –disciplinario, de gestión y social- y un Sistema de peticiones, quejas, reclamaciones y sugerencias) que es todo un ejemplo. Me ha sorprendido gratamente que el Ministerio de Defensa sea la segunda organización más transparente de ese país. En el ámbito Universitario, lidera la clasificación la venerable Universidad de Antioquía, como tuvimos ocasión de comprobar hace un par de años.

ranking-unis-colombianas

En España, la Fundación Compromiso y Transparencia lleva unos años divulgando un ranking de transparencia de las Universidades, que ya comentamos aquí, y en unas semanas estará disponible la versión de 2016. No existe una clasificación conjunta de instituciones que compare ayuntamientos, CCAA o Universidades.

La buena Administración

Hoy en día, es insuficiente el estricto cumplimiento del principio de legalidad para hablar de buena administración (con a y con A), que presupone términos como calidad, transparencia y eficiencia. Incluso llegamos a hablar de Administración invisible como la reciente publicación de PWC para caracterizar a unas organizaciones públicas donde ya no hablamos de huida del derecho administrativo, sino de pura y simple virtualización, reduciendo el aparato administrativo propio como consecuencia de la contratación externa de muchos servicios tecnológicos, que conllevan el riesgo de descapitalizar de talento la Administración, como advirtió lúcidamente la Cámara de Comptos de Navarra.

Tenemos que adaptarnos a un nuevo entorno donde las comunicaciones electrónicas son la manera habitual (y en la mayoría de los casos, obligatoria) de relacionarse, como el email corporativo, exento de regulación pero con la categoría de documento electrónico.

En el ámbito de la publicidad activa, todas las AAPP intentan resolver el problema de quien se responsabiliza de esa tarea regular. En las universidades españolas involucra a la Secretaría General, a los servicios de informática o gestión administrativa y económica, a los gabinetes de prensa, a la gerencia en general, cuyas unidades de manera autónoma alimentan las respectivas páginas. En fin, esto plantea un interesante debate sobre el perfil profesional de los encargados: Juristas, informáticos, periodistas … También hay que destacar el papel de las redes sociales en la divulgación de las actividades, como forma de relacionarse entre las AAPP y los ciudadanos, con canales de información, comunicación y contacto de gobierno abierto. Por desgracia, la Universidad hace muchas cosas que no se comunican. Para ello, ya hemos comentado en otra ocasión que las Memorias de rendición de cuentas en RSC de las universidades permiten satisfacer a los diversos grupos de interés, facilitando un conocimiento estructurado y más sistemático de la organización.

Tendencias

Ya hace años que se detectaron las tendencias emergentes del mundo universitario. Así, en 2010, la publicación Tendencias Universidad 2020. Estudio de prospectiva de la propia Cooperación Universitaria advertía del inminente predominio de la docencia virtual sobre la presencial, del Trabajo en equipo en forma virtual, compartido con estudiantes y docentes de otros países o de la generalización del teletrabajo académico (también para el personal de administración y servicios). Todo ello en un marco de predominio de las fuentes de conocimiento abierto tanto en el campo del software como en el de la producción científica. Un buen ejemplo lo encontramos en la Ley 14/2011, de la Ciencia, la Tecnología y la Innovación tiene algunas novedades de tercera generación como la previsión de su art. 37 para que todos los investigadores cuya actividad haya sido financiada mayoritariamente con los Presupuestos Generales del Estado estén obligados a publicar en acceso abierto una versión electrónica de los contenidos aceptados en publicaciones de investigación (“sin perjuicio de los acuerdos en virtud de los cuales se hayan podido atribuir o transferir a terceros los derechos sobre las publicaciones”). Para su desarrollo, se encomienda a los agentes del sistema el establecimiento de repositorios institucionales de acceso abierto. Es una paradoja que, hoy en día, casi toda la ciencia publicada esté financiada por cuantiosos fondos públicos y se necesite “pagar el peaje” de editores comerciales para su divulgación internacional. Por eso, emergen nuevos puestos de trabajo en bibliotecas vinculados a estas nuevas necesidades.

 El representante de la Universidad del Norte recoge el premio a la mejor práctica de gestión 2016
El representante de la Universidad del Norte recoge el premio a la mejor práctica de gestión 2016

34 Jornadas de Gerencia Universitaria

34gerencia4

Coincidiendo con el 25 aniversario de su fundación, la Universidad Jaume I de Castellón acogerá las 34 Jornadas de Gerencia Universitaria entre el 26 y 28 de octubre de 2016. Un encuentro anual de los equipos gestores de las universidades, que permite debatir y compartir inquietudes y soluciones a los actuales retos del panorama español de educación superior.

Este año, la Conferencia inaugural (“Empleabilidad y empleo universitarios”) será impartida por Francesc Michavila, Rector honorario de la Universitat Jaume I y Director de la Cátedra UNESCO de Gestión y Política Universitaria en la UPM.

Despues se abordarán aspectos como los medios propios y su fiscalización, la gestión de la investigación o las tendencias en tecnologías de la información aplicadas a la gestión universitaria. Por último, se clausurará con la habitual presentación de la última edición de La Universidad Española en Cifras, con sus impulsores, Juan Hernández Armenteros y José Antonio Pérez García. Un documento imprescindible para conocer la situación -no sólo financiera- de nuestras universidades. Un contenido nada pacífico, que aun recuerdo aquí que la liaron parda …

El programa cuenta con varios talleres que se dedicarán a soluciones tecnológicas para los retos que proponen la transformación electrónica de la administración, la aplicación de la reciente legislación sobre transparencia o la gestión de equipos humanos.

Una rasuradita de corrupción, no más.

La corrupción presenta muchas caras. Una la podemos observar en el video adjunto donde el alcalde-presidente de la villa mejicana de San Blas reconoce en un mitin que “Si, robe pero bien poquito porque la presidencia está bien pobre. No más una rasuradita …”. Un discurso que no precisa muchos comentarios pero que pone de relieve como la sociedad civil también tiene su parte de culpa eligiendo personajes como este.

doing-bussines-2016Hay otra cara, más elaborada, sin sombrero vaquero ni mostacho que los identifique. Se basa en regulaciones complejas y contradictorias entre sí, que no surgen de manera inocente, para crear zonas de sombra donde proliferan las oportunidades de enriquecimiento ilícito, como denuncian dos ingenieros emprendedores. Para ellos, el bloqueo a la creación de riqueza hace que España no aparezca en los primeros lugares del informe Doing Bussiness del Banco Mundial (ver tabla adjunta) que mide la facilidad para llevar a cabo la actividad económica, como avanzamos en esta bitácora hace casi diez años y resaltábamos la curiosa coincidencia entre esa clasificación y el ranking de percepción de la corrupción de Transparencia Internacional.  Seguir leyendo “Una rasuradita de corrupción, no más.”

Consultores políticos

Quizás usted recuerde ese gran discurso sobre la actividad política que nos ofrecía el comienzo de la película The Adjustment Bureau (2011, aquí en insólita traducción como “Destino oculto”) donde un joven aspirante a senador por Nueva York, interpretado por Matt Damon, se despacha ante sus seguidores con una brillante arenga inusualmente sincera. El candidato, tras perder las elecciones, reconoce que el color de su corbata fue seleccionado por consultores, al igual que la cantidad de betún de sus zapatos. Un par de minutos que se encuentran ya entre las grandes escenas del cine.

La sociedad contemporánea ha alumbrado, entre muchas, una nueva profesión: el consultor político, en denominación más grata que la de “asesor”, por sus connotaciones negativas de nepotismo y clientelismo que colonizó un sector de la Administración. Nuestra realidad política presenta un escenario tan complejo que está favoreciendo esas figuras de apoyo en múltiples direcciones: campañas electorales, estrategia y comunicación política diaria, oratoria, debates, negociación… Incluso la comunicación no verbal, el aspecto físico o la indumentaria son objeto de estudio y análisis.

Estos días de relajo veraniego he aprovechado para leer el extraordinario manual en que ha colaborado mi buen amigo salmantino el Dr. Miguel Lucas Postigo. Se trata de Consultoría Política, publicado este año por Editorial Amarante (816 páginas, 50 euros) que va por la tercera edición en tres meses y donde participan un centenar de personalidades de la universidad, el periodismo o la política española e hispanoamericana. Como su nombre indica, la obra es un compendio de las diversas tareas de estos nuevos profesionales.

consultoria-politica-600El dinamismo que ha tomado la política española durante estos últimos años afecta a dos los partidos. La mayor madurez ciudadana, la consolidación de una variada oferta de opciones junto a la pérdida y dispersión de los grandes monopolios de información (a favor de múltiples operadores) ha profesionalizado en España al consultor político, tan habitual en EEUU. Eso no significa que no sigamos adorando al expresidente uruguayo, Pepe Mújica, que se caracterizó por una vida austera y sencilla, lejos de preocuparse por su imagen, para tormento de sus colaboradores.

Nunca como ahora habían tenido tanta importancia los gestos, la comunicación y el liderazgo. Sino, vean el extremo cuidado con que se manejan todas las formaciones políticas para trasladar al electorado la idea de que son otros los culpables de una nueva convocatoria de elecciones a las Cortes Generales para Navidad. La necesidad de maximizar los seguidores lleva a los candidatos a generalizar la ambigüedad de sus mensajes ante un electorado con intereses cada vez más contradictorios, en juego de suma cero sobre materias como la energía, la financiación autonómica o los escenarios de estabilidad presupuestaria para el próximo bienio. Los silencios clamorosos y la procastrinación de asuntos espinosos a medio plazo se han instalado en la política económica, cuyo mayor exponente no es otro que la reforma del sistema de pensiones, cuya sostenibilidad financiera tiene una conocida fecha de caducidad que nadie quiere asumir, por impopular.

Frente a la tradición europea de consultores jurídicos emerge esta nueva profesión, con una perspectiva más amplia y multidisciplinar, cuya actividad ya no se restringe al periodo electoral, siempre en la sombra, pues para ellos siempre en la sombra, para quienes la política es el arte de lo que no se ve. Incluso pueden pasar de un partido a otro, porque son profesionales desapasionados de variado origen y formación, casi hombre-orquesta. No es la profesión más antigua del mundo aunque tampoco es una necesidad nueva. Así, Cicerón, en el año 64 a.c., pidió ayuda a su hermano Quinto para presentarse como candidato (candida toga, por la prenda blanca que les distinguía) al Consulado y éste le redactó un breviario de la campaña electoral con recomendaciones que le permitieron alcanzar la unanimidad de las centurias en el Campo de Marte.

Dieciséis siglos después Baltasar Gracián ofrecía sabios consejos al cortesano en su Arte de prudencia, cuyo aforismo 15 invitaba a “tener ingenios auxiliares y acompañarse de valientes de entendimiento que le saquen de todo ignorante aprieto, que le riñan las pendencias de la dificultad”. No me extraña que una traducción inglesa de esa inmortal obra haya vendido recientemente cincuenta mil ejemplares reconvertida en manual de autoayuda para ejecutivos.

Hay que reconocerle al cine norteamericano haber expuesto con crudeza los múltiples excesos que se pueden alcanzar en sus campañas políticas. En El Candidato (1972) se retrata las dificultades de Robert Redford para sobrevivir entre su grupo de asesores. En el ejercicio del poder, quizás sea El Ala Oeste de la Casa Blanca, con millones de seguidores en todo el mundo, el mejor retrato del trabajo de los asesores del Presidente y su obsesiva dependencia de la prensa y los sondeos.

Hoy se imponen en el mundo anglosajón los servicios del spin doctor, colaborador que promueve interpretaciones favorables para las palabras y acciones de una figura pública. El politólogo salmantino Manuel Alcántara los compara en el manual citado con “el jardinero de la política”, que estudia el terreno, decide cuando plantar las semillas, así como abonar y regar o proteger en función de las inclemencias. Otra simpática metáfora los divide en botijeros (compañía y consejo permanente) y botoneros (en segunda línea cuidando cada detalle) pero sin resaltar nunca su presencia. En cualquier caso, y aunque hay quien opina que debe quitárseles relevancia en las decisiones finales, tienen bastante tarea los próximos meses, visto como anda de revuelto el patio político. A ellos nos encomendamos para no volver a votar esta Navidad.

Publicado en La Nueva España, en el Faro de Vigo, en Levante -El Mercantil Valenciano-, en La Provincia -Diario de las Palmas- , en el Diario de Mallorca y en La Opinión de Murcia.

Michel