Francesc Solé Parellada, universitario ejemplar

La semana pasada asistí a un emotivo y abarrotado homenaje académico al catedrático catalán Francesc Solé Parellada, doctor Ingeniero Industrial (UPC,1975) y Licenciado en Ciencias Económicas y Empresariales (UB,1992), humanista entrañable, comunicador brillante (de los mejores conferenciantes que he escuchado) y universitario ejemplar, siempre defendiendo un papel de la Universidad como motor de nuestra sociedad del conocimiento.

Es imposible sintetizar, para mis ocupados lectores, tanta sabiduría concentrada, así que os destaco tres facetas:

Solé Parellada agradeciendoSolé Parellada es vicepresidente de la Fundación CYD (que preside Ana Patricia Botín) que realiza anualmente el Informe “La contribución de las universidades españolas al desarrollo” y ha participado en multitud de seminarios y conferencias en relación con los variados aspectos de la gestión universitaria Ya desde su época de vicerrector de tercer ciclo y relaciones internacionales en la UPC, ha impulsado siempre una visión gerencialista de la Universidad, con vanguardistas herramientas como la planificación estratégica -de la que fue pionera la UPC a principios de los años noventa- en avance hacia una Tecnópolis, un estadio más evolucionado que la universidad vertical o matricial, caracterizada por incluir organizaciones de investigación y servicios que surgen por propia iniciativa de sus miembros y cubren nuevas demandas (autofinanciadas) de formación continua, ensayos, consultoría, I+D …

 Me he atrevido a realizar una entrevista donde hablamos en tono informal sobre algunos aspectos de la vida económica de las organizaciones, de la Universidad y de la gestión pública en general.

A.A.: Permítame que le diga que le veo más ingeniero que economista. ¿Cómo ve la evolución del papel de la tecnología en nuestra vidas cotidianas?

S.P.: No creo que yo sea mas ingeniero que economista. Yo diría que, siendo de origen ingeniero, he adquirido aproximaciones economistas a los problemas a los que me enfrento. Uno no es economista por el hecho de haber pasado por una facultad, o ingeniero por disponer de un titulo de una escuela. Si que se interiorizan enfoques. El enfoque en la resolución de problemas o la racionalización y clasificación, en la eficiencia en la asignación de recursos, en la toma de decisiones sin conocer todas las variables o su importancia relativa. Dicho esto, la tecnología cambia no solo la función de producción económica, sino la social, incluso puede cambiar la relación de importancia, dominio y reparto entre estamentos y grupos. La tecnología no es neutral. A mi me gusta decir que los principios economicos son inmutables, pero que la organización económica varia con el tiempo y esta viene condicionada por la tecnología.

En relación con el escenario político y social. Parece que debemos resignarnos a mantener una gran parte de la juventud en desempleo permanente, con maquinas que hacen todo. Vamos hacia un escenario similar al latinoamericano, con grandes diferencias sociales? ¿Como ve las organizaciones del futuro?

Es una pregunta sobre la que este poco tiempo solo se pueden dar pistas y uno se arriesga a decir banalidades. ¡incluso disponiendo de mucho espacio se podrían decir las mismas banalidades pero mas articuladas! En cualquier caso estoy convencido de algunas cosas que tal vez puedan ser útiles para el analisis. Hoy disponemos de literatura concluyente en esta dirección.

Los fundamentos de la competitividad son claros y conocidos, nos pueden gustar mas o menos pero ahí están. Por un lado están los marcos institucionales y jurídicos que han de ser adecuados al objetivo del bienestar económico y social sin grandes contradicciones. Se necesita un sistema judicial, laboral, de competencia, financiero, etc. que ha de ser claro y respetado -¡sin by-pases!- y de acuerdo al objetivo citado.

El apoyo a las externalidades, es decir, la política industrial, tecnológica, científica pero también la educativa y de infraestructuras, en lo que atañe al objetivo de contribución al bienestar económico y social debe ser irreprochable y estricta. La cultura en este ámbito, entendida esta como lo que todos pensamos “se puede hacer y que no se puede hacer”, como por ejemplo llevarse a casa el dinero publico o favorecer a unos a costa de otros, etc., ha de ser éticamente consistente y ha de calar profundamente en la sociedad. 

¡Además, no debemos olvidar que tenemos competidores y este es un hecho que no se puede obviar! Y en el ámbito de la producción y del mercado conviene recordar que la micro es muy rencorosa, que las “empresas fabricantes de tornillos” mantienen a los peluqueros, a la enseñanza y a los bancos y a los funcionarios y no al revés; que el paro esta conectado directamente a los salarios, a la inversión y a la equidad en la función de producción. Las inversiones no solo dependen del tipo de interés sino de la percepción del riesgo, tanto futuro como también del vivido en la propia piel. Que un país no vive solo de las grandes empresas de servicios y de las grandes multinacionales, que estas ultimas también deslocalizan, etc. etc. 

Por último, es importante apuntar, en relación a la macro, que los tipos interés y los instrumentos de la política monetaria y fiscal, en general, sirven para crear un marco estable a la actividad económica, pero que por si solos no convierten un país pobre en rico … ¡establemente rico!. Es decir, sentido común.

Usted dirigió el primer seminario de dirección estratégica para directivos de universidades. Yo mismo asistí hace una década a una de sus ediciones y marcó mi trayectoria profesional, como a otros muchos gestores públicos. ¿Cómo ve la formación de los directivos públicos de hoy?

Francamente no lo se. En la actualidad, estoy dirigiendo un master en gestión publica y creo que esta bien estructurado; los profesores son excelentes, los contenidos son los que tocan y la secuencia es adecuada. Las materias las conocemos pero, ¿como dinamitar las barreras que limitan los comportamientos y rebajan la eficiencia de las organizaciones?.

Sin ser utópico, hay que ser consciente de que el Directivo Público Profesional está en la intersección política – administrativa, que los recursos son los que son, hay que superar la resaca, etc. Sin embargo, creo que existe también una barrera creada por el desconcierto social. Por ejemplo, en el caso de la Universidad, no hay mucha confianza en que vayamos a dar un salto organizativo que traspase el establishment y se concrete en cambios esenciales para la mejora del servicio. No estamos hablando de cambios incrementales- ¡sean bienvenidos!- sino de cambios de base.

Como académico que ha presenciado la evolución de la Universidad Pública española ¿Cómo ve usted su situación actual?

Homenaje Paco SoléPienso que la Universidad española esta en un impase. Hace unos años pusimos en marcha el instrumento de los planes estratégicos con el convencimiento que entre ellos y el contrato programa compensaríamos la inevitable y positiva flecha down-top, por su complemento top-down, organizativamente necesaria (Mintzberg). La experiencia fue positiva para el sistema, se mejoró el tándem objetivos-instrumentos y se reforzó la gestión. Sin embargo, el avance organizativo y de gestión se detuvo ante la inmovilidad institucional. Se confundió cambio en la gobernanza por laminación de la representatividad, sin una propuesta clara y ante eso casi nadie estaba de acuerdo. Muchos pensaron, y con razón, que se trataba de sustituir la flecha “down – top” por la “top – down” y en el vertice un “top down” del que se intuía poco profesional y parcialmente politizado. No se trata de quien manda, sino de como rebajar las barreras a una eficaz toma de decisiones en relación al bien común. Todo lo demás es “ruido”.

Hoy por hoy, no hay propuesta. Por otra parte el mundo no esta para galgos ni podencos, y avanza sin parar ante la tozudez de los hechos. Han aparecido nuevas situaciones sociológicas, nuevos instrumentos de gestión y cambios tecnológicos notables. Hay dudas por parte de los alumnos, razonables o no, pero existen; sobre el valor de las aportaciones de la universidad a su empleabilidad futura, en relación a su coste actual en tiempo y dinero. Los modelos de aportación de valor (llamados modelos de negocio en el mercado) nos ayudan a racionalizar la diferenciación de la oferta con una orientación social a un mercado donde las Tic tienen hoy con las tablets, la universalización de la red, las tarifas planas, etc, una aplicabilidad al aprendizaje que no pueden ser obviadas. No se puede minimizar la importancia de la combinación de esos tres fenómenos  … y de otros ingredientes que, aunque menos generales, también influyen.

Por otra parte, se han desatendido los diseños organizativos como instrumento de mejora pero también la evaluación de los servicios, uno por uno. Este tema es también importante ya que es donde se concreta la maquina de nuestras universidades y creo no esta suficientemente atendido.

Cómo influirá la globalización de la educación superior. ¿Habrá universidades a dos velocidades? ¿Ve tan malo el futuro?

Pienso que no se trata de que se produzcan dos velocidades, sino de diferenciación y de diversificación. No se trata de dos divisiones de una liga de futbol (rankings, etc), sino de diferentes divisiones, en diferentes “deportes”. La globalización tiene diferentes ámbitos de influencia que, por separado, tal vez sean fáciles de detener o de compensar, pero que combinados tendrán efectos notables en el sistema o en aquellos ámbitos de mayor exigencia por parte de alumnos y de los recursos humanos universitarios.

Resimiendo: uno de los ámbitos a considerar es la atracción de los masters mas reconocidos a los graduados mas emprendedores y con mejor curriculum; otro es la caída progresiva de la información relevante en la toma de decisiones, por parte de la demanda, en relación a la oferta global -presencial o no- no solo en relación a la calidad de los contenidos fruto de la calidad científica de las universidades, sino de la empleabilidad directa, del incremento de calidad de la oferta no presencial o combinada o la mayor proliferación de las dobles titulaciones y de la formación global. Prestamos atención a las MOOC y usamos la palabra internacionalización, pero son solo la punta del iceberg de una realidad que nos llevara a una toma de decisiones mas informada y mas adulta.

Y si fuese Ministro de Educación y Ciencia ¿cuál sería su medida estrella para la Universidad?

Lo primero seria tener claro el objetivo a 10 años vista, en un escenario que debe estudiar el presente, las tendencias evidentes y el futuro probable. Ante este panorama no hay boletín oficial que pueda ofrecernos un manual para las diferentes opciones posibles y convenientes para cada universidad. 

Habrá que crear un marco de libertad de pensar y de articular los modelos de negocio para cada universidad, en función de su compromiso con su territorio y recursos razonables, su sistema de gestión y de gobierno que pueda tomar las decisiones acordadas en la dirección, pactadas y de acuerdo con las comunidades autónomas y la rendición de cuentas en relación al compromiso social adquirido.

No hacer nada nos llevara a algún tipo de rescate en un futuro no muy lejano. La cuestión es: ¿la imprevisión y la falta de atención a la demanda o a los recursos y capacidades internas debería tener resultados diferentes al común de las organizaciones e instituciones? Habrá pues que convencer, pactar y legislar en consecuencia

A los auditores no nos gusta el riesgo, pero es el medio natural del gestor. ¿Cree que somos injustos en el tratamiento que hacemos de la Universidad Pública?

Si y no. Ustedes, los auditores, tienen los limites que marca la ley y a eso se atienen. Hacen un trabajo de rendición de cuentas que, tal vez, no fuera necesario con un sistema de rendición de cuentas interno mas eficaz, que por otra parte hoy no parece posible.

Entiendo, en este sentido que, ante el auditor a veces se ponen de manifiesto “irregularidades” que mas bien son servidumbres de la normativa, del statu quo (dedicaciones… ) o incluso provienen de “driblings” bienintencionados de la misma.

Es verdad que los auditores llegan allí donde la organización interna, o no se atreve o no puede. Pero, en todo caso, creo que las universidades y sus colectivos, salvando el ámbito de las dedicaciones en porcentajes menores y alguna excepción, teniendo en cuenta sus grados de libertad, son de lo mejor del sistema. 

A. A.: Gracias, en nombre de esos auditores, Paco, por terminar la entrevista con esta frase, tan elegante. No me extraña que tus alumnos te adoren.

IMG_3060

Dos noticias y media, sobre auditoría pública

atletas-3d-en-el-podium-de-ganadores-23290706La revista Auditoría pública, editada por los Órganos de Control Externo (OCEx) de España, ha hecho público el resultado del XVII PREMIO de la publicación. Este año, los tres galardones (¡y los cheques!) han ido a parar a tres prestigiosos funcionarios del control externo (y extraordinarios ponentes en muchos foros) con tres artículos brillantes.

Primer premio:

LAS ICEX DEBEN SER IMPLACABLES EN LA LUCHA CONTRA EL FRAUDE.

Antonio Minguillón. Sindicatura de Comptes de la Comunitat Valenciana

Segundo premio

RESONANCIAS MAGNÉTICAS. UNA OPORTUNIDAD DE AHORRO. AUDITORÍA OPERATIVA DE LA GESTIÓN DEL CONCIERTO DE RESONANCIAS MAGNÉTICAS EN LA COMUNITAT VALENCIANA.

Miguel Olivas. Sindicatura de Comptes de la Comunitat Valenciana

Tercer premio

RESPONSABILIDAD CONTABLE Y GESTIÓN EN LAS SOCIEDADES PÚBLICAS.

Gemma Angélica Sánchez. Cámara de Comptos de Navarra

Para próxima edición del premio, en la que participan los artículos publicados en 2015, se han modificado las bases y se otorgará un solo premio por valor de 4.000 euros y un posible accésit de 2.000 euros. Sin embargo, todos los artículos que se publiquen en los dos números anuales de la revista recibirán 300 euros (¡vale por media noticia! Os están esperando) tras un riguroso proceso de selección.

Además, damos la bienvenida el nuevo Boletín OCEX, bimestral, complementario de la revista semestral y más para cuestiones de actualidad.

Encuentros Técnicos

alcuentros Ténicos La Sindicatura de Cuentas del Principado de Asturias organiza los XI Encuentros Técnicos de las OCEx, que tendrán lugar los días 18 y 19 de junio próximos. Ya podéis ir preparando vuestra participación (ver reseñas de las ediciones de Sevilla y de Pamplona).

Fechas relevantes:

  • Resúmenes de comunicaciones: hasta el 31 de marzo
  • Comunicaciones completas: hasta el 30 de abril
  • Cierre de la inscripción y programa definitivo: 29 de mayo (la semana del ascenso del Real Oviedo)

Os recuerdo los grupos de trabajo:

  1. Retos institucionales de los OCEX en la era de la estabilidad presupuestaria.
  2. Fiscalización del sector público local tras el nuevo marco normativo
  3. Fiscalización del Sector Público autonómico y universidades públicas
  4. Nuevas instrucciones y normas de contabilidad en el ámbito nacional, autonómico y local
  5. Desafíos de las nuevas normas técnicas de auditoría
  6. Foro tecnológico de los OCEX (ver)

Ojo: para cualquier duda, recordad el correo único es: oviedo2015@sindicastur.es

 

 

“Estoy aquí para salvarte el culo, no para besártelo”

Dimensión emocional del control

Uno de mis blogs favoritos de auditoría, de habla inglesa, es el subtitulado “Los pensamientos, intereses, desafíos y debates de un director ejecutivo de auditoría”. El autor no divulga su nombre y se dice un joven profesional que trabaja como auditor interno en el Reino Unido para una importante compañía multinacional. Intenta, un par de veces al mes, compaginar cualquier actividad que realiza con su aproximación a una faceta de la auditoría interna. Si escucha a un conferenciante de cooperación para el desarrollo, habla de los problemas de la planificación de los proyectos en la auditoría interna. Si viaja de vacaciones al extranjero, entonces escribe “Auditoría interna global?”. Si tiene una reunión del Comité de Auditoría presenta “Gestión y auditoría – dos caras de la misma moneda o divisa distinta?. Ninguna pista ofrece de su compañía pero sus apreciaciones y vivencias son muy prácticas y sensatas.  Continúa leyendo “Estoy aquí para salvarte el culo, no para besártelo”

Los riesgos en auditoría

No es lo que pareceEl mapa de riesgos es un instrumento metodológico mediante la cual se identifican los factores que pueden dar origen a irregularidades a errores cuando no a hechos fraudulentos y de corrupción. De esa manera se califica su presencia y se prevén los posibles daños, diseñando estrategias y acciones orientadas a minimizarlos. Es, por tanto, una herramienta de la auditoría interna y externa, que deben conocer quienes se dedican a este negocio.

Por eso, estos días se anuncian dos actividades formativas para los profesionales de la auditoría, dedicados al estudio de los riesgos como elemento esencial de la auditoría.

Para el auditor externo

Riesgos Barcelona Censors

El primer seminario, a celebrar el 16 de abril en Barcelona se ha convertido en un clásico (ver reseña de la anterior edición) propiciado por el Colegio de Censores de Cataluña que preside Daniel Faura, estará dedicado a “La gestión del riesgo en el sector público”. Con la participación inaugural del fiscal-jefe del Tribunal de Cuentas, Olayo González Soler -que será presentado por el vicepresidente del col.legi, Antoni Gomez- así como la presencia de destacados funcionarios del mundo del control (Miguel Miaja, Ignacio Cabezas, Miguel Olivas y Joan Guerrero, Petra Sáiz) de miembros de instituciones de control externo (Jaume Amat, Antonio López, Miguel A. Cabezas y yo mismo) o de las compañías de auditoría (Pere Ruiz, Ferran Rodriguez, Albert Llado, Joan Camps, Donato Moreno) y de la Universidad, como el profesor Ramón Moles, hacen un interesante programa.

Para el auditor interno

Captura de pantalla 2015-02-25 10.52.25Por otra parte, FIASEP organiza en Madrid, los próximos 5 y 6 de marzo, el curso Empleo de un Modelo de Gestión de Riesgos en el Sector Público. Risk Management aplicado al Control de Fondos Públicos dirigido por Julio García Muñoz, Auditor Interno de la Universidad de Castilla-La Mancha. El seminario busca incorporar el empleo del enfoque de análisis de gestión de riesgos (Risk Management) en la realización de actividades de control, tanto de intervención, como de auditoría, identificando, evaluando y priorizando por capítulos del presupuesto, las áreas críticas de riesgo de las Entidades Públicas. En fin, un interesante foro de trabajo para los funcionarios del control público.

Corazoncitos fiscalizadores

El Economista

¿Os dais cuenta? La Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia (CNMC) se va haciendo sitio en vuestros corazoncitos fiscalizadores como conciencia crítica de las prácticas irregulares en la contratación pública. No en el nivel de detalle, que corresponde a las Instituciones de Control Externo, sino elevándose y creando opinión sobre el ambiente de control en españa. Su Guía de contratación y competencia abrió una linea. Le siguió las denuncias de colusión en la privatización sanitaria madrileña o la gestión del urbanismo en España. Eso por no hablar de algunas sonadas multas.

Estos días, toda la prensa recoge el informe sobre la contratación pública en España. Aunque reconoce una serie de fortalezas, deja entrever muchas lineas de actuación orientadas a la consecución de mayores niveles de transparencia y competencia. Un sector que mueve cifras superiores al 15% del Producto Interior Bruto (PIB) en los países desarrollados

Repsol vs cnmcParte el informe del carácter positivo d el esfuerzo realizado para consolidar en el ordenamiento jurídico principios jurídicos sólidos como son la igualdad y la transparencia, con la implantación de la normativa de transparencia. Centra su análisis en cinco áreas “con importantes oportunidades de mejora” que es como se denomina, en términos evaluadores constructivos, lo que se hace mal:

  1. Mejor acceso, transparencia y publicidad: Con independencia de los avances realizados en estos términos, la CNMC considera necesaria la implementación de mejoras en el acceso a la información para los licitadores (motivación del procedimiento elegido, criterios de selección y valoración, etc.). Así como mayor transparencia y publicidad de procedimientos (abiertos, finalizados, o planificados) con el fin de facilitar mayor control interno y la comparación de situaciones análogas.
  2. Evaluar la eficiencia económica y la competencia efectiva: este control debe realizarse tanto por parte del órgano de contratación, que debe justificar a priori la necesidad de contratar y el procedimiento elegido, como por parte de un organismo externo especializado.
  3. Mayor aprovechamiento de las tecnologías de la información: la contratación pública no puede ser ajena al desarrollo tecnológico. La CNMC considera que debe aprovechar estos avances. Por ejemplo, para la obtención y utilización de bases de datos de licitaciones, globales e interoperables que permitan la supervisión de la eficiencia económica por organismos especializados.
  4. Implementar una mayor cooperación administrativa: fomentar la cooperación inter e intra administrativa permitirá reducir las asimetrías de información presentes en los contratos públicos.
  5. Simplificar los procedimientos en la contratación pública: a través tanto del mayor recurso a la contratación vía procedimientos electrónicos, como de la reducción de la dispersión normativa de la materia.

La constatación de estas áreas de potencial mejora, junto a la propia mención indirecta a muchas de ellas en el propio plan de actuación de la CNMC recomienda la actuación de la Comisión en este campo a través de las siguientes actuaciones:

  1. Participación en la transposición de las nuevas directivas: Se estima oportuna la participación efectiva en este proceso de adaptación normativa, ya sea previa petición o a iniciativa propia,
  2. Coordinación entre la CNMC y los poderes adjudicadores: A través de reuniones de trabajo, el desarrollo de programas de formación y la divulgación de las actuaciones realizadas por la CNMC en esta materia.
  3. Colaboración con la Junta Consultiva de Contratación Administrativa del Estado y Plataforma de Contratación del Estado: Con el objetivo de profundizar en el conocimiento de las actuaciones desarrolladas por éstos, así como proponer la realización conjunta de técnicas de análisis, tanto para detección de posibles cárteles como para la redacción más procompetitiva de pliegos.
  4. Formación de organismos supervisores en contratación: con el fin de divulgar la normativa de competencia y las vías de acceso a la CNMC en esta materia.
  5. Revisar las normas de contratación pública: impulsando reformas dirigidas a reducir la dispersión normativa y proponer la modificación de la normativa vigente.
  6. Actualizar la guía de contratación pública y competencia: A partir futuras modificaciones.

Dos visiones del mundo local

Captura de pantalla 2015-02-19 19.26.21La Universidad de Salamanca siempre ha caracterizado por tener juristas y académicos de gran relieve. No hay que remontarse al Siglo de Oro. En la actualidad, florecen muchas áreas con gran tirón, como los posgrados en Estado de derecho y gobernanza global dirigidos por el eminente profesor Nicolás Rodríguez.

Hoy, traemos a la bitácora dos publicaciones participadas por el decano de su Facultad de Derecho, Ricardo Rivero Ortega catedrático de derecho administrativo, en la foto adjunta. Se trata de dos temas muy distintos aunque con cierta conexión al referirse al mundo local, con enfoques diferentes que serán muy gratos para todos los interesados en la vida municipal.  Continúa leyendo Dos visiones del mundo local

Informe del Tribunal de Cuentas sobre la Universidad Pública española

Captura de pantalla 2015-02-09 20.03.36

El Tribunal de Cuentas acaba de hacer público el informe de fiscalización de las Universidades Públicas, correspondiente al ejercicio 2012. Se trata de una auditoría horizontal, solicitada por las Cortes Generales cuya Comisión Mixta de relaciones con el Tribunal de Cuentas, en su reunión de 29 de noviembre de 2009, instó su elaboración, con carácter general cada cinco años. El anterior informe, que ya reseñamos aquí (¡como pasa el tiempo!) giró sobre el ejercicio 2003 y dejó muchas recomendaciones, en un momento de grandes recortes presupuestarios.

Se trata de un informe esperado, dirigido por el Consejero Ángel Algarra, que debió coordinar el trabajo de los 12 órganos de Control Externo que se sumaron a la iniciativa y que abarca 47 Universidades Públicas de carácter presencial, completado con las no presenciales -UNED y UOC- y las especiales UIMP y UNIA.

En definitiva, una fiscalización compleja y extensa (250 páginas de chicha- 1120 con anexos) que exige ( y culmina) un buen conocimiento del sector, del que destacamos las conclusiones más relevantes: Continúa leyendo Informe del Tribunal de Cuentas sobre la Universidad Pública española

El oficio de político

Monumento al político brasileño, en Florianópolis (Santa Catarina)Estas navidades tuve una larga conversación con un político al que hacía bastante tiempo que no veía. Se había marchado de Asturias hace unos años y, tras diversos avatares, comenzó una nueva vida en la política, nunca en un primer plano pero llena de interminables jornadas y casi siempre pegado al móvil, como pude comprobar durante nuestra comida, en que no paró de sonar. Al final tuvo que apagarlo y nos zampamos una ensalada, mientras recordábamos los viejos tiempos. Una conversación larga con un político quiere decir media hora, por muy buen amigo que sea.

La profesionalización del político ha tenido un cariz negativo en nuestra reciente historia; un cierto descrédito, reconocido en las encuestas como un problema prioritario, que oculta su cara amable, la dimensión humana que sin duda tiene la política y que exige ciertas dosis de altruismo y de vocación, como un misionero, pero también el talento, la ambición o la vanidad de un directivo bancario.

Nos recuerda el catedrático salmantino Manuel Alcántara (El oficio de político, Tecnos, 2012) que quienes se dedican esta tarea deben tener unas habilidades de las que carece la gente corriente. Su ocupación a tiempo completo es una consecuencia de la gran cantidad de contactos que el resto de los ciudadanos encontraríamos agotadora. Interactúan con gran número de personas, con un tono firme pero dando siempre una impresión de cercanía, de pasarlo bien encontrándose con ellos ¡Que hartazgo! Además, su agenda, repleta de nombres y citas, se intensifica con la proximidad electoral.

Nuestro Estado democrático y de derecho ha creado lo que se viene denominando la clase política, asentada en los partidos y en la consolidación de la carrera política, en un marco de apatía general de los ciudadanos para intervenir en lo público. Una trayectoria que tiene, como cada quisque, una entrada, un desarrollo institucional y una salida.

Muchos comienzan su actividad política por el ímpetu juvenil, que si no moderan, puede impedirles terminar sus estudios; algo de lo que se arrepentirán porque, un determinado día, las elecciones o las diversas sensibilidades internas del partido –ley de vida- sencillamente les apartarán. A los futbolistas les ocurre también, sin embargo, a diferencia de los políticos, saben con bastante certeza cuándo les llegará el retiro. Los políticos no. Esto nos lleva otra vez a mi amigo. En un momento de nuestra conversación me manifestó sus dudas porque estaba entregando los mejores años de su vida a una actividad con fecha de caducidad que la ciudadanía consideraba bajo sospecha. Yo le hice ver lo interesante que había sido su experiencia, máxime haciendo algo que le satisfacía plenamente.

Entonces, ¿qué hace distinta la profesionalización de la política de las demás ocupaciones? Los politólogos inciden en que se accede, más que por conocimiento o destreza demostrada, mediante factores como la ambición, la vinculación a un partido o el capital político con que se cuenta. Además, en muchos casos, la permanencia en el cargo no dependerá del nivel de productividad sino los equilibrios internos. Eso les hace ser percibidos, en ocasiones, como personas que se aferran al poder o a un sueldo (¿quién no?). El propio Max Weber fue pionero al señalar, hace ya un siglo, que la remuneración distingue a los políticos que viven para la política de los que viven de la política, cuando se convierte en su fuente exclusiva o principal de recursos y en su ámbito de especialización. Un futuro que aterraba a mi amigo, que se encontraba cerca del punto de no retorno a su anterior vida laboral.

Conocemos a través de los medios de comunicación que la vida política también está trenzada con sinsabores, horas hurtadas a la familia sin fines de semana, en un proceso de selección natural que pocos aguantan. Por suerte o por desgracia, los partidos cuentan con la mejor academia para aprender liderazgo: los aparatos de militancia, donde deben pelear paulatinamente para llegar a la cúspide en un competitivo escenario interno de gran rivalidad, plagado de zancadillas y de traiciones pero también supongo con lealtades y buenos momentos.

Se ha acusado a los partidos de cazadores de cargos, de cambiar por votos su programa electoral como una verdadera empresa en busca de “carga de trabajo” para mantener los aparatos. La actual generalización de exigir la pertenencia a la función pública para ocupar altos cargos directivos de la Administración imposibilita la aparición de advenedizos en esos niveles, ahora colonizados por una nueva clase funcionarial -pata negra- muy técnica, ideológicamente vinculada y que no deja de ser otro grupo de presión al fin.

Hoy, el político debe tener criterio en los principales temas de interés ciudadano, ya sea local, regional, nacional o europeo. Eso exige horas de estudio, análisis, así como equipos de asesores –reconozcámoslo- que proporcionen datos, información y criterios que orienten su comportamiento. ¿Qué opina del inminente Tratado de libre comercio Europa-USA? Pues que le impedirá denegar una licencia de fracking a una multinacional en su bucólica aldea y la posible sentencia anulatoria será papel mojado ante el caro arbitraje internacional ¡Uf! La cosa pública se ha complicado en todos los niveles, como para dejar los asuntos públicos en manos de aficionados. Los políticos importan.

Publicado en La Nueva España, el 31 de enero de 2015.