Ser funcionario en tiempos difíciles

Kelsen popularizó la diferencia entre el recaudador y el asaltante como esencia del Estado de Derecho. Utilicemos el argumento de modo inverso: ¿Qué tienen en común una profesora universitaria arengando a sus estudiantes en plena manifestación y el policía uniformado cuya presencia evita que se ocasionen disturbios? ¿Y con la enfermera que alivia en Urgencias la herida de un porrazo policial? ¿Y con la juez que le impone una multa? ¿Y con el cartero que se la notifica? Sí, comparten el estatuto de empleados públicos. Funcionarios en sentido amplio, solemos decir, simplificando la diversa naturaleza jurídica del variado catálogo de trabajadores al servicio de nuestros poderes públicos.

Por eso, la obra que ayer presentó José Ramón Chaves en el Club Prensa Asturiana del diario La Nueva España, “Ser funcionario en tiempos difíciles“, supone un nuevo de para este prolífico autor. Para garantizar que se trata de un texto de fácil lectura subtitula entre paréntesis (Motivos de orgullo y claves de supervivencia). Algo que, según explicó, es toda una declaración de intenciones: quiere ser el manual de desactivación de explosivos, contándole directamente al lector todo lo aprendido durante más de 11 trienios administrativos.

Así es nuestro generoso y entusiasta jurista, que disecciona la burocracia con su peculiar bisturí. Presenta a los protagonistas, con sus historias y sus intereses, sus anhelos y desafíos, siempre con su peculiar estilo, erudito y multifacético, intelectualmente travieso, que le llevará por los territorios del servicio público en una materia seria que aborda de manera divertida.

El lector convivirá con el directivo público así como con la variada tipología funcionarial, que clasifica en cuatro roles: tramitador, gerente, pensador y guardián. No faltan los trepa ni los pata-negra, ni los jefes tóxicos, ni los sindicatos, como tampoco la dimensión emocional del funcionario enfrentado a un mundo competitivo, mal pagado y socialmente ingrato. Asimismo, le presenta la problemática de la gestión de recursos humanos, sus herramientas y el uso de la discrecionalidad técnica o de las necesidades del servicio, así como el impacto de las nuevas tecnologías

La obra trata con especial cariño al modelo clásico de Administración donde todo era previsible y presencial. Un modelo que agoniza (“el señor del expediente” dice el autor) y anuncia un nuevo paradigma para la cadena de valor de la Administración ante los profundos cambios que ha traído la sociedad del conocimiento (y su economía). En todas las organizaciones se alumbra un nuevo tipo de trabajador, con mayor autonomía, creatividad y formación. La Administración no podía ser menos y pierde trascendencia el organigrama formal. La capacidad de coordinación deja de ser la habilidad más valorada. En las burocracias profesionales, públicas o privadas, encoge la autoridad jerárquica con unas plantillas cada vez más “planas” que descansan inevitablemente sobre la innovación tecnológica. Un terreno que nuestro autor conoce bien.

Estamos ante un creador que ha superado el centenar de artículos jurídicos y la veintena de libros

Recientemente, este magistrado especialista de lo contencioso administrativo impartía una vanguardista conferencia en un curso de la UIMP en Santander –dirigido por el matemático Santos González sobre “Tendencias actuales de la inteligencia artificial”- donde reconocía que estamos en una fase de transición que afecta a todo nuestro derecho, que ha venido girando en torno a la idea de un Estado soberano donde reinaba la seguridad jurídica y primaban los documentos y las personas. Nos encaminamos -exponía- hacia un sistema jurídico globalizado donde predomina la incertidumbre, abundan las pruebas electrónicas y no son identificables todos los sujetos jurídicos, en medio de una eclosión de derechos digitales cuya extensión y límites no están claros ¿Cómo sobrevivir en ese escenario?

El doctor Chaves recurre cotidianamente a los fundamentos jurídicos y los maneja con maestría, lo que le permite desenvolverse con facilidad en entornos administrativos complejos y dinámicos donde los conceptos son la única caja de herramientas posible.

Hoy, en plena explosión de la información legal, de fácil e inmediato acceso, a medida que nos hacemos mayores debemos de acudir al conocimiento, a los principios esenciales más que a los datos. Como veteranos ajedrecistas (él lleva el veneno dentro) sabemos que lo único que nos permite competir con el cálculo extraordinario de los jóvenes maestros (o de las computadoras) es la comprensión de los fundamentos. El autor lo sabe y lo practica, hasta el punto de mantener una sección permanente de la prestigiosa revista El consultor de los ayuntamientos y de los juzgados con el título de “Museo de la legalidad administrativa” sobre institutos que subsisten inmunes al paso del tiempo.

Con todo este bagaje y experiencia, el lector encontrará en este ensayo muchas referencias a la vida administrativa. Uno de los protagonistas principales es el jefe, que describe con maestría, con sus diversas tipologías y patologías. Los conoce bien pues ha sufrido y disfrutado algún Alcalde, Consejero autonómico o Rector tras su paso por cinco administraciones, ejercitando sus dotes como observador de los engranajes administrativos. Sin embargo, no lo olvidemos, detrás de todo esto hay horas y horas de constancia, reflexión y trabajo.

Agradezco al autor la cortesía de pedirme un prólogo y la valentía de dejarme contar tantas divertidas y comprometedoras anécdotas de su vida administrativa

Durante mi breve presentación hice referencia a un comentario que un seguidor de su página web dejó esta misma semana y que resume muy bien el contenido y el tono del libro:

Xavier B-B

He tenido ocasión de leer la obra «ser funcionario en tiempos dificiles». Fin de semana del 6 al 8 de diciembre. Brutal. Como caer en medio de la batalla de Stalingrado en pleno combate. No solo te permite reírte sino lo que es aún «peor»: reflexionar. Hay tantas circunstancias que comparto, por haberlas padecido o gozado en primera persona o haberlas vistas.

Es un libro, a mi juicio, que conjuga el humor con reflexiones que aunque parezcan a veces humorísticas, son muy profundas. Hay conceptos que solo se pueden exponer en un libro así,, «la paz social» -comprada-, los directivos públicos, los roles del funcionario, las edades del funcionario (buff….que buenas las páginas 154-163), la gestión de los recursos humanos…..El libro es de lectura obligatoria -se lee muy rapidamente, si eres funcionarios entre los 40 y 60 años-, aunque sólo tiene un «pero» que no es culpa del autor: ningún funcionario joven, que apruebe la oposición y llegue con ganas a su nuevo puesto -sea cual sea- se creerá nada del libro, pensará que es un montaje mental del autor. Si lo hago leer a mis alumnos universitarios aspirantes a funcionarios les causará un efecto demoledor …. Es una lectura «para adultos», como algunas revistas o accesos a internet. Desgraciadamente, todo el libro es cierto.

PS: por cierto, la cita de Kissinger de «lo ilegal lo hacemos enseguida; lo inconstitucional nos cuesta un poco mas», pag. 342, es impresionante … La relación de citas recopiladas en el libro es excelente. El libro me enganchó por las ellas y luego me leí el libro. Es perverso :-), es como leer un libro empezando por las notas de pie de pagina, pero la gran mayoría son geniales. El caso judicial laboral de la pag.113 lo voy ha incorporar a mis clases de profesor de empleo publico.

Las pinceladas impresionistas se mezclan con el dato objetivo, la norma, la sentencia didáctica o la anécdota y el guiño al lector.

En fin, una obra de lectura fácil, donde el funcionario reconocerá las situaciones reflejadas y le serán desveladas las grandezas y miserias de la gestión de recursos humanos en la Administración, bajo la perspectiva de quien es gran defensor del interés público y de sus servidores. Como dijo la Gerenta de la Universidad de Oviedo, Ana Isabel Caro Muñoz, durante la glosa de la obra , “el autor de deconstruye la realidad para construirla de forma amena”.

La editorial Wolters Kluwer realizó un importante despliegue, con su gerente de publicaciones de Administraciones Públicas, Lourdes Bernal, supervisando que todo estuviera en su sitio.

La gerenta de la Universidad de Oviedo, Ana Isabel Caro, tras realizar una emotiva presentación del autor y su obra.

 

Un comentario en “Ser funcionario en tiempos difíciles

Gracias por comentar con el fin de mejorar

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .