Nueva fiscalización a la Universidad española

7 comentarios

LogoTcu La Comisión mixta Congreso-Senado-Tribunal de Cuentas aprobó, el 25 de noviembre pasado, una Resolución que insta al Tribunal de Cuentas de España a repetir, al menos cada cinco años, la fiscalización del conjunto de las Universidades Públicas españolas.

El unánime acuerdo parlamentario es una de las principales conclusiones al informe horizontal realizado por el Tribunal, sobre la base del ejercicio 2003 y del que ya hemos dado cuenta en esta bitácora. Tampoco faltan voces autorizadas que manifiestan que la Universidad española rinde cuentas en muchos frentes distintos y es la única Institución nacional que presenta voluntariamente su propio informe agregado, cada dos años. 

La Comisión de las Cortes Generales, tras el debate mantenido el 28 de octubre pasado con Manuel Núñez Pérez, insta al Tribunal de Cuentas para que exija que todas las Universidades Públicas y entidades de ellas dependientes rindan cuentas en el primer semestre del ejercicio siguiente al que hacen referencia, así como a remitir la información establecida en la vigente normativa en relación con los contratos que hubieran suscrito.

Las conclusiones de la Comisión mixta Congreso-Senado-Tribunal de Cuentas valoran el citado informe como “muy útil para el conocimiento del funcionamiento de las Universidades Públicas”. Se trataba de un complejo reto que obligó a un esfuerzo de coordinación y colaboración de los OCEX que auditan a sus 47 universidades presenciales en las diversas CCAA. Un terreno siempre abonado para los conflictos institucionales y donde el Tribunal de Cuentas ejerce plenamente su papel constitucional. El senador navarro Tuñón Sanmartín reconoció que “era uno de los informes más complejos que ha tenido que realizar el Tribunal de Cuentas en los últimos años”.

El propio Núñez, en su comparecencia, entendía que este trabajo presentaba dificultades que en ocasiones no permitió ofrecer una información agregada y homogénea de la totalidad de las universidades. A los lectores interesados en el mundo del gobierno universitario le recomiendo un vistazo al Diario de Sesiones.

Así, el Diputado Adolfo González (exvicerrector sevillano) tuvo ocasión de reflexionar sobre el sistema de gobierno “De la vida universitaria a la vida parlamentaria echo mucho menos poder levantar la mano. Aquí levanta la mano quien la tiene que levantar, pero en la vida universitaria levanta la mano todo el mundo en cualquier momento”. En la organización, tuvo elogios para la Gerencia universitaria, “la duplicidad de funciones entre un cargo unipersonal y el gerente o los vicegerentes. Esto provoca disfunciones importantes, por lo que me parece muy interesante esta recomendación. Tampoco sé cómo llevarla a cabo, lo que sí sé es que desde luego hay que pensar y repensar esta relación entre el mundo gerencial y el mundo de las autoridades académicas en las universidades españolas”.

El diputado Más i Estela aprovecho para dar un revolcón a la Autonomía Universitaria: “ Muchas veces detrás de ella se esconde un yo me lo guiso yo me lo como, y no es demasiado bueno desde el punto del control del gasto público”.

El senador Tuñon pidió para el futuro que se programen más fiscalizaciones, poniendo énfasis en los procedimientos universitarios de contratación, en la gerencia, así como, “en reforzamiento de la unidad de control interno, que ya vimos en los anteriores informes y que en estos momentos se vuelve a constatar”. El presidente del Tribunal le contestó: “¿Vamos a hacer otra fiscalización horizontal? Tenemos que insistir en esta línea pero quizá sin hacer un análisis global de todos los aspectos del funcionamiento de las universidades, sino concretándonos algunos aspectos que aquí se han señalado, que pueden ir desde el control interno al sistema informático, a la rendición telemática de las cuentas, a la contratación … Los distintos informes vienen a incidir en una organización administrativa bastante deficiente, y esto es lo primero que hay que superar”.

En definitiva, la Comisión Mixta concluye pidiendo que:

“se elabore con carácter general cada cinco años un informe de fiscalización de las mismas, sin prejuicio de la realización de los informes sectoriales de las Universidades Públicas que pueda realizar con periodicidad diferente”.

Eso significaría que el próximo año tocaría una nueva fiscalización horizontal del conjunto de las universidades, en un escenario de restricción presupuestaria, con todas las consecuencias en las plantillas, el Espacio Europeo de Educación Superior o los nuevos modelos de financiación.

Peticiones al Gobierno español.

La Comisión insta al Gobierno a que:

1. El ministerio de Educación, en coordinación con las Consejerías de los Gobiernos Autonómicos competentes en Universidades, acuerden que en los modelos de financiación correspondientes a todas las universidades, le den más relevancia a la financiación asignada a actividades y resultados en cada una de las funciones. A tal efecto las universidades deberán contar con un Plan Estratégico donde la definición de objetivos, instrumentos y medios queden debidamente precisados en su desarrollo temporal. Dicho Plan recogerá igualmente las líneas institucionales de investigación que cada universidad establezca. Para ello, las universidades deben mejorar y diferenciar, de acuerdo con las competencias profesionales, la asignación de las funciones de gestión en el ámbito de la Institución.

2. Las Universidades limiten el número de entidades de ellas dependientes bajo diferentes formas jurídicas a las que resulten de estricta necesidad, de modo que la gestión pública por ellas desarrollada no pueda verse afectada por una reducción de los mecanismos de garantía y controla a los que debieran estar sometidos. Las universidades deberán rendir cuentas consolidadas de todo el grupo de entidades con las de la Institución universitaria

3. El Ministerio de Educación, en coordinación con las Comunidades Autónomas y con el Consejo de Universidades, acuerde la implantación de un Plan de Contabilidad en todas las universidades que permita un tratamiento uniforme y un análisis comparativo de la actividad desarrollada en todas las Universidades Públicas, así como la implantación de una contabilidad analítica que facilite el seguimiento y evaluación de su actividad ordinaria, su actividad docente en cada una de las especialidades académicas y de su actividad investigadora.

4. El Ministerio de Educación elabore y publique periódicamente información detallada sobre el excedente de capacidad disponible de la oferta de las enseñanzas universitarias.

5. Las Universidades, en colaboración con las Comunidades Autónomas adecuen la oferta interna a la demanda social de las enseñanzas mediante la asignación eficiente de los recursos necesarios para la provisión de los servicios docentes, teniendo, además, en cuenta la tasa de abandono de los estudios universitarios. Asimismo, las Universidades ajustarán su capacidad productiva a la realidad de su demanda y de su capacidad financiera.

6. El Ministerio de Educación, en colaboración con las Comunidades Autónomas, a través de un modelo de financiación, establezca políticas de financiación diferenciadas dirigidas a mejorar los rendimientos académicos de los estudios universitarios para acercarlos a la media de los países de nuestro entorno.

7. Las Universidades elaboren con rigor sus presupuestos antes del comienzo del correspondiente ejercicio económico, incluyendo en los mismos toda su actividad docentes e investigadora, de modo que, en su caso, las modificaciones de los créditos presupuestarios iniciales sean las menos posibles, y en todo caso, debidamente justificados y acompañados de la correspondiente financiación.

8. Las Universidades mantengan permanentemente actualizado y adecuadamente valorado el inventario de bienes, tanto en propiedad como cedidos, y que los importes deducidos del mismo coincidan con los reflejados en los respectivos estados contables.

9. Las Universidades, para la eficaz materialización de las inversiones realizadas en Investigación por las Universidades Públicas, lleven a cabo una mejora de los sistemas de información correspondientes a los recursos empleados y los resultados obtenidos de la actividad investigadora.

10. Las Universidades elaboren las Relaciones de Puestos de Trabajo, diferenciando las funciones docentes e investigadoras para garantizar de esta manera las recomendaciones expuestas por el Tribunal de Cuentas.

Plural: 7 comentarios en “Nueva fiscalización a la Universidad española”

  1. ¿De verdad Arias crees que desde las OCEX o asimiladas se hace o puede hacerse algo para acabar con el modelo “como si” de la universidad actual?
    ¿¿¿ “Empezando” por la chufla del Pacto de Educación????

    Me gusta

  2. El Ministerio de Educación presentó, hoy 20 de enero, al Consejo de Universidades un borrador de la nueva financiación que incluye un “tirón de orejas a los gestores universitarios” en los últimos epígrafes del documento, de 74 páginas. La comisión exige que los centros universitarios sean más rigurosos a la hora de rendir cuentas. “Se trata de informar y poner a disposición de todas las instituciones, todos los agentes y la sociedad en general, un informe que permita valorar los resultados y evaluar la rentabilidad del gasto público financiado por los contribuyentes“, apunta.

    Me gusta

  3. La foralidad navarra ha supuesto que se nos audite anualmente desde el año que se aprobó la fundación de la universidad, últimamente incluso auditorías docentes y de eficiencia (??!!). Aunque no lo han avisado aún sospecho que nos están preparando escáneres corporales como los de los aeropuertos.

    Bromas aparte, la universidad es una institución especialmente compleja para el control externo. Se pide que haya relaciones de puestos de trabajo docentes e investigadoras bien establecidas, que se limite la creación de entidades dependientes de la universidad… propuestas que facilitan la rendición de cuentas pero que dificultan la gestión una actividad innovadora por definición. El mejor ejemplo de esta dificultad se puede encontrar en una entrada anterior de esta bitácora (http://www.fiscalizacion.es/2009/10/26/innovar-en-la-gestion-universitaria/), en la anécdota en la que un catedrático de la universidad de Salamanca recibe un anticipo para comprar libros y lo invierte en globos terráqueos a mediados del XVIII. Para “vestir el expediente” (que diríamos hoy) declara que son libros redondos, y no le falta razón en última instancia.

    Mientras el dinero no acabe en el bolsillo de D. Diego, ¡que vivan los libros redondos!

    Me gusta

  4. Las recomendaciones del TCU, además de lógicas, son muy necesarias, pero algunas muy difíciles de concretar. Otra cosa es, como ya se ha dicho, que la Universidad tiene que tener una “pureza de sangre” que quizás no se le exige tanto a otras instituciones o administraciones públicas (consorcios, sociedades mixtas, Casa del Rey…).

    Por cierto, ¿dónde se puede acceder al borrador del modelo de financiación presentado ayer por el Ministro de Educación?

    Me gusta

Gracias por comentar con el fin de mejorar

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s