Investigación universitaria (II): la revolución francesa

6 comentarios

Sarko reta a los investigadores ...Malas, ineficientes, obsoletas, partidistas, conservadoras, ciegas (negándose a ver la realidad) inmovilistas, instaladas en la comodidad de la autoevaluación y trabajando en estructuras anticuadas y rígidas. He aquí las palabras que Nicolás Sarkozy ha utilizado en su discurso del 22 de enero de 2009, para decir ante las instituciones francesas de Educación superior e Investigación científica, lo que piensa de ellas. Y agregó: “¿No hay prisa para poner fin a este desastre?.

El Presidente de la República francesa manifestó, además, la intención de abrir otro frente al anunciar que está programada la desaparición del centro de investigación que ha ofrecido al país una buena parte de su éxito industrial: El CNRS, que se transformará en una serie de organismos de medios, además de los ya existentes. Por eso, la coordinadora de las universidades nacionales ha decidido iniciar una huelga el 2 de febrero en el que todas las Instituciones francesas de Educación Superior.

Sarkozy cree que Francia sigue a la zaga en la investigación y la enseñanza superior, a pesar de las enormes cantidades que se dedican. La razón de este fracaso, para Sarkozy, “está en su personal, instalado en la comodidad de la administración pública”. Los grupos reivindicativos no han tardado en contestar: “¿Hace falta recordar una vez más que Francia es un muy honorable en la investigación internacional, en particular a la luz de los limitados recursos destinados a ella?

Muchos universitarios han decidido “responder a la provocación presidencial“, uniéndose a la huelga y las manifestaciones por parte de los empleados de los sectores público y privado, hoy 29 de enero. También han convocado una movilización a nivel europeo en contra de la estrategia de Lisboa destinada a la construcción de un “mercado del conocimiento”, los días 18, 19 o 20 de marzo de 2009, durante el Consejo Europeo en que los Jefes de Estado y de Gobierno van a evaluar y decidir sobre la futura orientación de su coordinación en materia de enseñanza superior y la investigación;

En Francia, tras veinte años, de informe en informe, parecen conocer las causas de la enfermedad universitaria: la uniformidad de sus estructuras, la pobreza de medios, la asfixia de la investigación y la endogamia. Y para poner remedio hay una palabra clave: la autonomía. Reclamada y proclamada en 1968, se acercó tras la reforma de 1984 y se contempla en una de las primeras leyes de la era Sarkozy, que ya hemos comentado en esta bitácora: la Ley de libertades y responsabilidades de las universidades, de agosto de 2007, que era, en principio, de consenso.

I+D contra la crisis

El discurso se titulaba “Investigación: una prioridad absoluta” y comenzaba así:

En el centro de una crisis como el mundo nunca ha conocido, es para nosotros un deber presentar hoy las medidas que permitirán a Francia salir fortalecida de la prueba. La investigación y la innovación son la clave de nuestro país para salir de esta crisis sin precedentes.

Una estrategia de inacción, de nerviosismo y replegada en sí misma, está prohibida; no se trata de ideología, no es una cuestión de derecha o izquierda, es una cuestión de sentido común. No hay esperanza en esperar.

La crisis nos da una oportunidad para acelerar la modernización de estructuras obsoletas y para cambiar nuestra mentalidad. En lo que respecta a nuestro esfuerzo en investigación y la innovación, no necesito convencerles de la dimensión crítica que tendrán en el nuevo mundo está surgiendo.

Sarko aprieta ...

Sin reformas no habrá más dinero

Sarkozy recordó que los gastos en investigación y desarrollo aumentaron hasta el 2,16% del PIB en 2008, tras caer a 2,12% en 2007: “Hemos inyectado 800 millones en investigación en 2008 y continuaremos inyectando más recursos, a condición de que continúen las reformas. No habrá más recursos sin una reforma. Es una condición indispensable“.

Hay partes del discurso que muestran un espíritu de reforma nunca visto en Francia. He aquí algunas píldoras:

No veo por ninguna parte que un sistema de universidades débiles, impulsadas por una Administración central quisquillosa sea un arma eficaz en la batalla por la inteligencia. Por el contrario, veo un sistema infantilizado, paralizante de la creatividad y la innovación. Esa es la razón por la que se dio autonomía a las universidades. Por otra parte, no se ha inventado nada muy original. No hay un solo ejemplo en el mundo donde las principales universidades no sean autónomas. Bueno, En Francia no ha sido hasta el 1 de enero de este año 2009 que asumieron esa autonomía. Y espero que vallamos más rápido, hacia más autonomía. Creo que las universidades deben tener la plena propiedad de su patrimonio, esto puede ser una palanca de acción muy poderosa para el ejercicio de esa autonomía.

….

En ninguna parte de los principales países, excepto entre nosotros, ocurre que las organizaciones de investigación sean operadores y agencias de medios, jugadores y arbitros de su propia acción. Esto puede ser cómodo. pero ¿Quién puede pensar que es razonable? En ninguna parte como en Francia ha multiplicado tanto las instituciones, organismos, los grupos y otros organismos microscópicos que diluyen los medios y las responsabilidades..

Nuestra organización “a la francesa” ¿da mejores resultados?  Recuerdo que sus bases fueron definidas después de la Segunda Guerra Mundial, terminada a finales de los 60 años, incluyendo una rigidez y arcaismo que han sido cuidadosamente fijadas a principios de los 80. Se pensó, en 1945; todavía tuvo un poco de pensamiento en los años 60 y se anunció que se dejó de pensar en los años 80. Estamos en 2009.

….

¿Es esto razonable? Sin duda nuestros mejores investigadores reciben prestigiosos premios: un Premio Nobel y Premio Turing del año pasado, dos Premios Nobel de este año. Tenemos áreas de excelencia y la envidia de todo el mundo en matemáticas, física e ingeniería. Sin embargo, estos investigadores y las fortalezas – me atrevería a decir- ¿no son el árbol que oculta el bosque?

¿No hay suficientes informes que describen la situación? ¿Hay que esperar? ¿Esperar a qué? ¿Esperar hasta la próxima crisis?

Vamos a simplificar la organización de los Institutos del CNRS, crear organismos internos de medios. Promoveremos una simplificación de las normas de la propiedad industrial, para desarrollar en cada universidad unas estructuras únicas que permitan a todos los que participan en la investigación y la innovación, las universidades, empresas, escuelas y organismos de investigación, sentarse alrededor de la misma mesa.

Es hora de actuar. Cualquier vacilación sería un error que sería más tarde reprochado con razón. La definición de la estrategia nacional para la investigación y la innovación van de la mano con la continuación de las reformas de nuestro sistema de educación superior y la investigación. El desarrollo de la hoja de ruta, el rumbo y el destino, no se oponen, por el contrario, a la mejora de rendimiento del motor. Creo que es obligado.

Sabemos perfectamente que decidir provocará reacciones. Eso no me sorprende. Es difícil porque no se ha hecho hasta ahora. Porque si hubiera sido fácil, ya se hubiera hecho. Así que no me molesta reconocer que habrá dificultades, lo sé. Pero las dificultades que enfrentaremos en movimiento son mucho más fáciles de superar que las enfrentadas en el callejón sin salida. La indecisión es la falta de visión de futuro.


Plural: 6 comentarios en “Investigación universitaria (II): la revolución francesa”

  1. “Malas, ineficientes, obsoletas, partidistas, conservadoras, ciegas (negándose a ver la realidad) inmovilistas, instaladas en la comodidad de la autoevaluación y trabajando en estructuras anticuadas y rígidas.” Pues creo que a las españolas también les vale esa calificación (y encima sin un premio Nobel al año). Ahora bien, a pesar de eso son las mejores que hemos tenido en la historia, las que mejor investigación hacen, las que más aportan al PIB de su entorno, las que más desarrollo social y cultural generan. Así que habría que ser muy cuidadosos a la hora de abordar el proceso que las lleve a ser buenas, eficientes, modernas, progresistas, abiertas, transparentes y flexibles; no vaya a ser que lo estropeemos más. Por cierto que lo que llevamos de supuesta armonización con el EEES tiene mala pinta…

    Excelente recopilación de las barbas de tu vecino 😉

    Me gusta

  2. Cuando se afirma que “la indecisión es la falta de visión de futuro” se piensa en una sociedad de ciudadanos vacilantes, sin embargo, habría que rescatar la excelente cita que señala: “El cambio ha de ser dirigido por personas que tengan una visión de hacia dónde ir y el camino a seguir” (en “La universidad y la gestión del cambio” del Dr. Ignasi Brunet Icart). Porque una cosa es, los que detentan el poder ‘oficial’ del conocimiento, de las asignaturas, y de la investigación. Y otra, los que realizan su quehacer ‘por la libre’, es decir, sin apoyos ni subsidios, y que generalmente son ‘ninguneados’ (utilizando el término de Octavio Paz), pero que sí están comprometidos con la innovación y creatividad. Claro, éstos no son invitados a congresos ni foros, dado que su palabra resulta incómoda a la luz del “conocimiento oficial”. Y cabe preguntar ¿quiénes participan y deciden en los ‘mercados de conocimiento’… los primeros o los segundos?

    Si bien es hora de actuar, un nuevo mundo no puede surgir de los odres viejos.

    ¡Felicitación a Antonio Arias por la excelente nota!

    Me gusta

  3. Antonio, excelente entrada, aunque creo que dice mucho más sobre la forma de ser y de actuar de determinados políticos que sobre el problema de fondo que debería ser la investigación en Francia. Ya sabes que el Sarko no es santo de mi devoción y después de ese discurso, mucho menos. Creo que es una burda provocación, y no creo que sea el mejor sistema para realizar ninguna reforma en ningún sector, ni público ni privado. Está claro que lo único que le importa es su imagen. En cualquier caso recomiendo pinchar en los enlaces contestatarios que incluyes donde hay perlas como la siguiente:

    “Il est certain que les banques n’ont pas gaspillé les moyens dans des spéculations hasardeuses, dans les produits financiers, l’immobilier, les achats / ventes d’entreprise, voire le trafic d’armes. Par contre il faut leur reconnaître qu’elle n’ont pris, pendant des décennies, aucun risque pour financer l’innovation. Elles sont aujourd’hui récompensées”

    Es cierto que los bancos no despilfarraron sus recursos en especulaciones arriesgadas, como los productos financieros, los bienes inmuebles, la compra-venta de empresas o el tráfico de armas. En cambio hay que reconocerles que no tomaron, durante décadas, ningún riesgo para financiar la innovación. Hoy son recompensadas

    Pues eso.

    Me gusta

  4. Las grandes instituciones son como dinosaurios, lentas y formales. El CSIC es una muestra de ello. Hoy podemos leer en El País, bajo el sugerente título de “El precario científico de élite” cómo un costoso proyecto de investigación está parado porque el CSIC no ha habilitado espacio para su desarrollo.

    Los equipos adquiridos esperan en el almacén y los instrumentos del laboratorio, los antiguos y los nuevos adquiridos para proyecto, por un valor que supera el millón de euros, están desperdigados o en los almacenes de los fabricantes. Además, no se han podido contratar todos los investigadores previstos. A ver que dicen los auditores …

    Por su parte, el Investigador Principal afirma:

    “estuve a punto de renunciar al proyecto, porque sabía que en el CSIC no iba a prosperar, pero en el ministerio me convencieron para que no lo hiciera, y ahora me arrepiento”

    Las dificultades para gestionar cualquier proyecto grande en el CSIC, incluidos los financiados por la Comisión Europea, constituyen una queja recurrente en el mayor organismo público de investigación de España. Además el Ministerio de Ciencia ya ha renunciado al plan de unificar los organismos públicos de investigación (OPI) bajo un reforzado CSIC.

    Me gusta

  5. El diario Le Monde de hoy presenta un artículo de cuatro brillantes académicos franceses que recuerda como la Universidad respondió durante cuarenta años a unas demandas sociales cada vez más exigentes, incrementando de forma continua la matrícula (antes que aumentar desempleo) todo ellos sin cambios estructurales y sin suficiente financiación pública por alumno:

    Lo hicimos sin sacrificar la investigación, y estamos orgullosos. El 22 de enero, el presidente ha atacado violentamente el mundo de la enseñanza superior y la investigación diciendo que formamos mal y que estamos investigando mal.
    Es cierto que al desprecio ha precedido el insulto: la LRU, una de las primeras leyes del nuevo gobierno se impuso a la comunidad universitaria, aprobada precipitadamente en medio del verano de 2007, sin ningún tipo de consulta
    ”.

    Los autores denuncian que la norma ha traido un aumento del poder de los rectores y el dirigismo en la investigación, por lo que “hablar aquí de autonomía, es pervertir el significado de las palabras”.

    Me gusta

Gracias por comentar con el fin de mejorar

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s