Investigación universitaria (I)

10 comentarios

Pinchar para ampliar

El titular de la contraportada que presenta el diario El Economista ofrece una perspectiva bastante negativa de la investigación universitaria. Supone una crítica fácil y superficial, a la que estamos habituados.

Es cierto que sólo un 12% de las patentes españolas se obtienen en la Universidad (ver ibercampus) según el informe de la RedOTRI: “las spin-off sigue siendo una vía de transferencia de conocimiento que precisa de mayor desarrollo legislativo a nivel general y una mejor organización a nivel institucional para que pueda desarrollarse adecuadamente”.

Hoy también encontramos en la prensa otras noticias relacionadas con el mundo de la financiación de la ciencia en España. Por un lado El País, avanza que el Ministerio de Ciencia e Innovación ha decidido incluir nuevas convocatorias dentro del paquete de 490 millones de euros asignados para actuaciones de I+D+i en el Fondo Especial del Estado para la Dinamización de la Economía y el Empleo (Plan E) que incluye:

Una nueva Ley de Ciencia y Tecnología.

Tras 22 años de vigencia. El nuevo marco regulatorio quiere adaptarse a las nuevas necesidades del sistema de I+D+i: aumentar la colaboración con el sector empresarial; mejorar los mecanismos de transferencia de los resultados de la investigación; reforzar la relación con las Comunidades Autónomas y aumentar la presencia de España en el Espacio Europeo de Investigación. Además, declara la intención de “simplificar procedimientos” y, por último, regular el desarrollo profesional del personal de investigación, facilitando la movilidad.

La Estrategia Universidad 2015

Como iniciativa que busca la modernización de las universidades españolas mediante diversas medidas. Además, pretendemejorar la gobernanza de las universidades, disminuyendo la burocratización, actualizando los sistemas de control y seguimiento y permitiendo que las universidades desarrollen plenamente su autonomía”. Los que sabemos leer entre líneas ya hemos captado el mensaje. Algo que yo interpreto como esto (por orden de aparición y colores): más poder para el rector, normas especiales de contratación administrativa de la I+D, suprimiendo definitivamente la fiscalización previa y, por último, reduciendo las competencias de los Consejos Sociales

La Reforma de las Instituciones de Investigación Pública.

En este apartado, el Ministerio es mucho menos concreto y declara esta línea estratégica en estudio manifestando que “Se llevará a cabo una reorganización de los Organismos Públicos de Investigación (OPIs) españoles para homogeneizar su naturaleza jurídica y mejorar la coordinación entre sus áreas comunes de actuación, potenciando las sinergias entre ellas”. Sin embargo, hace un guiño al personal investigador y el desarrollo de sus carreras “para hacerlas más homogéneas y atractivas”.

Mientras tanto continúa el debate (ver foro) sobre el borrador del Estatuto del Personal Docente e Investigador.

OBAMA

En víspera de un día histórico, no podemos terminar esta entrada sin hablar de Obama, por el que ya manifestamos nuestra esperanza en esta bitácora. Pues bien, Cesar Nombela expone, también hoy en Expansión, el entusiasmo que despierta el presidente electo norteamericano entre los investigadores y científicos de su país, muchos de los cuales le apoyaron en la campaña electoral. Hace unos días, Obama afirmaba que la ciencia sería una prioridad nacional.

Sin embargo, recuerda Nombela que se aproximan etapas de incertidumbre, también para la actividad de I+D en el mundo: En EEUU, “¿será posible aumentar sustancialmente el presupuesto público de I+D, en un país que soporta un enorme déficit público, sostenido gracias a la inversión externa?”

Plural: 10 comentarios en “Investigación universitaria (I)”

  1. Antonio, ¡eres un artista encontrando joyas!

    Aunque hay cierta diferencia entre el titular y el párrafo completo que es bastante correcto políticamente, con sus matizaciones, sus “prestigios”, etc.

    La pregunta que hay que hacerse es porqué el entrevistador no le pregunta por la formación universitaria de los técnicos que trabajan en su empresa y si por la I+D en la universidad. ¿Da por supuesto que es buena? ¿Cree que … total, da lo mismo?

    Por otra parte sería milagroso que personas que no han visto una empresa ni por el forro se dedicasen a resolverle sus problemas. Tendría que intervenir el Espíritu Santo, por lo menos.

    Me gusta

  2. Si “la investigación universitaria es inútil” la consecuencia lógica es “los investigadores universitarios son inútiles”.
    Vamos, es un juego de palabras, pero sí creo que la investigacion universitaria es útil. El problema es que es ineficiente porque los recursos no se administran bien. Ahí radica el problema.
    Respecto de la investigación y la crisis económica, está claro que si en tiempo de vacas gordas aumentan subvenciones, becas y programas de investigación pues en tiempo de vacas flacas disminuyen. Eso sí, el investigador debe tener imaginación para centrarse en investigaciones igual de útiles pero menos costosas.

    Me gusta

  3. Pues no puedo estar más en desacuerdo con el titular. Inútiles son las agencias de calificación que daban por buena la deuda tóxica, los analistas financieros en cuyos análisis no aparecía la crisis, etc. Por no hablar de la utilidad de las guerras, tanto las reales como las simuladas (futbol y otros deportes de masas).

    De la investigación que se hace, la Universidad aporta la mayoría absoluta, y es el sostén fundamental del avance del conocimiento. Como la relación tiene más de dos pasos, a algunos les puede costar verla, pero de verdad que ese conocimiento está en la base de ser la décima potencia industrial.

    Al seguir leyendo la entrada me ha cambiado el humor ver que la simplificación burocrática de la investigación está en la agenda política, porque de verdad que es uno de los males evitables (no sin dificultad, pero evitable) más pernicioso que aqueja al sistema.

    Por cierto, aquí al menos la Intervención previa no es la fuente principal de relentización burocrática. Adamás, quien la ejerce es una buena amiga, seguidora asídua de este blog y quien me lo dió a conocer 😉

    Me gusta

  4. Cómo me gustan tus lecturas entre líneas… seguro que no te equivocas en nada. La pena es que el texto original se queda prácticamente ahí: una mera declaración de intenciones.
    En la web creada para la estrategia universidad 2015, donde se encuentran los distintos documentos, se dice que nos encontramos en un proceso de debate: ¿dónde está el debate? ¿alguien escucha los comentarios que allí se hacen? Es más, ¿quiénes participan en el debate? Yo lo único que veo es que se ha redactado un documento que no hace más que declarar unas intenciones, sin especificar líneas de actuación ni nada por el estilo, se ha publicado en una web y se está gastando una “pasta” tremenda en viajes de la Ministra y el Director General de Universidades para presentar la estrategia a las distintas Universidades sin explicar nada, sin abrir debate alguno. Pero claro, en la web se dice que se ha abierto un proceso de debate.

    Conclusión: dentro de un año prepararán las reformas que vengan en gana (como tu lectura entre líneas) y dirán que han sido fruto de un extendidísimo debate con toda la comunidad universitaria…. ja,ja,ja.

    Me gusta

  5. Creo que hay que reconocerle al Ministerio que, por primera vez, han intentado abrir un debate a todos los interesados en la Universidad y no sólo a los elegidos de siempre. Otra cosa es que el resultado, al menos en número de intervenciones en el foro del MICINN, es más bien lamentable. Pero eso, probablemente, es parte del problema.
    En cuanto al tema de la burocratización, etc., independientemente de que haya muchas normas manifiestamente mejorables, ¿no tendrá nada que ver en el tema el hecho de que, así como el número de profesores que se dedican a la investigación se ha disparado en las dos últimas décadas, no puede decirse lo mismo del personal administrativo y técnico de apoyo?
    En cuanto a tu lectura entre líneas, espero que en el Ministerio algún día se den cuenta que el problema, si es que existe que eso es discutible, de la autonomía universitaria radica mucho más en el propio ministerio que en los Consejos Sociales.

    Me gusta

  6. Todos los que hemos pasado recientemente por la Universidad española (por no hablar de la Universidad de Oviedo) como alumnos sabemos que es cierto lo que dice este señor.

    De las 3 docenas de profesores que he tenido el gusto (habitualmente la desgracia) de tener como profesores en una carrera del ámbito jurídico-social, sólo podría considerar como preparados para la investigación a un puñado, no creo que pasaran de 10. Y cuando digo preparados para la investigación básicamente me refiero al ansia de producir material nuevo y de calidad, y darle la mayor repercusión posible.

    Al hilo del tema de la repercusión y la calidad, la introducción de una buena medida de gestión pública como es la vinculación de una parte del sueldo a resultados de investigación ha sido generalmente prostituída por la orientación a resultados medidos en nº de publicaciones.

    Lo que se provoca es que convirtamos a los profesores en churreros que se dediquen a la tan digna profesión hostelero-universitaria de publicar artículos de ninguna relevancia (a excepción de la que pueda tener el 90% de las revistas de investigación en la que publican, que no creo que pasen de los 20 lectores… eso sí, todos del mundillo universitario).

    Pero bueno, “como a mí van pagame igual”.

    Un saludo a todos

    Me gusta

  7. Cuando no se tiene la oportunidad de leer la nota completamente, se incurre en la posibilidad de malinterpretar lo que verdaderamente quiere decir el autor, sin embargo, el título es provocativo, y en la provocación cumple con su cometido, es decir, dialogar y reflexionar. Ciertamente, existe investigación universitaria que es bastante inútil, en razón de la aplicación de un criterio pragmático. Pero la función del conocimiento no se encuentra en su utilidad o no, más la visión utilitarista y practicista domina el campus universitario pretendiendo que la investigación debe estar supeditada a los intereses económicos, políticos, a la eficacia, y a los conceptos de moda, como la calidad. De tal modo, que resulta no solamente común, sino aceptable, que en las universidades se hable de doctorados, maestrías, o postgrados “de calidad” o “excelencia”, en el entendido que existen o hubo doctorados u otros cursos que no necesariamente son o fueron “de calidad”. Así, la búsqueda de la calidad se ha convertido en un nuevo mito, y obviamente los maduros teóricos de la administración privada se enseñorean sobre los imberbes estudiosos de la realidad pública. Más, después de Enron y toda su secuela hasta Madoff, quizá sea el momento de repensar que la investigación universitaria sobre la fiscalización no resulte una inutilidad.

    Me gusta

  8. Pues bien por el periodista y el bloguero-jefe por el título que tienta al público a leer la entrevista. Por el contrario, las respuestas del entrevistado son más bien medidas y muestran al mismo tiempo la necesidad que tiene la empresa de investigación que pueda aprovechar, junto con una valoración positiva de la labor de los investigadores. Entiendo que no se trata aquí de evaluar aspectos globales de la investigación, sino simplemente dar una opinión sobre los comentarios que se ofrecen a la pregunta sobre la investigación, o ¿por qué se investiga poco?

    Dice el entrevistado que se investiga cada vez más, como es muy evidente, pero también que se hace cada vez mejor, que crece el prestigio de los investigadores, y que falta reconocimiento. No está mal para los investigadores. Incluso se dice que la investigación se hace cada vez más focalizada al valor, y aun más, señala otro de los problemas en la transferencia de conocimiento, y es que falta implicación empresarial. Pues parece una autocrítica de interés. Me parece que también los investigadores podemos hacérnosla añadiendo que también por nuestra parte falta “alguna” implicación en procurar responder a las necesidades de la sociedad.

    Hasta ahí creo que nos sentiríamos los investigadores reconocidos, suficientemente. Algo haremos también mal nosotros si se analiza nuestra actividad bajo el punto de vista de la transferencia de valor a la empresa a la sociedad. Bajo este ámbito de análisis, sólo bajo el de la transferencia, puedo valorar la respuesta donde se dice que mucha de la investigación en la universidad es inútil, auspiciada por la independencia del investigador. Este ya es un tema de análisis crudo y difícil, donde juega un papel el interés de la promoción de los profesores junto con la necesidad de reconocimiento en este ámbito de las universidades, o en general el conjunto de incentivos, pero también además, el papel de los organismos financiadores que han ido modificando su enfoque en los sucesivos Planes, y que por tanto tendrán también cierta responsabilidad. Habría también que señalar la magnitud del papel importante de la investigación básica, o la direccionalidad de la investigación hacia los sectores que se consideren clave

    Convendrá que sepamos por tanto, que aunque le preguntemos a un corredor de maratón sobre el oficio, no podemos esperar una respuesta que afronte la totalidad de la psicología de la soledad, sino sólo algunas consideraciones sobre su experiencia.

    Me gusta

  9. La experiencia de los modelos econométricos muestra que el gasto en I+D, como el gasto educativo y otras medidas que estimulan la innovación, tiene un efecto positivo sobre el desarrollo socio-económico, pero no sólo en ingresos por habitante sino también en calidad de vida: salud, medio ambiente, patrimonio cultural, etc. No todo se reduce a crear patentes. Además la investigación económica tiene impactos positivos muy importantes.
    España tiene como todos los países investigadores muy buenos. El rendimiento medio de la investigación universitaria en España es muy superior al de los recursos que se le dedican.
    Ahora hay la obsesión de las publicaciones en revistas denominadas de “élite” y la investigación tecnológica. Los organismos que tienen que promover y apoyar la investigación raramente premian el trabajo bien hecho y la calidad de investigaciones orientadas hacia el desarrollo económico y social.
    Las cifras comparativas entre recursos y resultados ponen a España en un lugar muy pobre en los recursos y bastante bueno en los resultados.
    En definitiva es preciso que cese una campaña de difusión de una visión negativa inmerecida de la investigación universitaria españolay sea sustituida por apoyos efectivos a una profesión digna y útil.

    Me gusta

  10. En relación a la producción investigadora es interesante el estudio realizado recientemente por la Universidad de Granada, financiado por el Gobierno de España, en el que se deja entrever que la tendencia a la especialización del profesorado incrementa la productividad científica (ver artículo en el suplemento Campus de El Mundo). El artículo completo del estudio se ha publicado en la edición impresa del nº2 de 2009 de la revista Psicothema, supongo que en breve estará también disponible en su edición digital (http://www.psicothema.es).

    Me gusta

Gracias por comentar con el fin de mejorar

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s