Las cosas no siempre son lo que parecen

Las cosas no son lo que parecen

La misión de los auditores es comprobar las apariencias. Evidencian las operaciones, las propiedades y las valoraciones. Pertenecen a esa variada y amplia clase de profesionales que opinan (no me atrevo a decir garantizan) sobre la autenticidad de las cosas, en un mundo tan superficial y veloz, donde los referentes son tan necesarios.

Piense, por ejemplo que, en la actualidad, muchos balances de empresas descansan sobre un activo de inmuebles cuyo precio, el año en que se adquirió, puede ser muy superior al valor actual, cuya depreciación las coloca en un virtual desequilibrio patrimonial, cuando no en insolvencia técnica ¡Ah! … las valoraciones: un tema peliagudo. Pero no quería hablar hoy de ese tema.

Imagino a los auditores de Google ante la operación de adquisición del portal Youtube ¿Porqué ese precio? ¿Por la audiencia? Cada día cien millones de personas descargan sus videos. A diferencia de la Televisión, cuya audiencia se determina por el público que está frente al aparato en una franja horaria, el portal que cuelga los videos basa su valor en el conocimiento mundial y el uso generalizado de sus videos, capaz de generar negocio publicitario. Todo virtual y etéreo. Por cierto, soy incapaz de recordar ahora alguno de sus anuncios y eso que escucho su música con frecuencia.

El euro de Homer ….Vivimos en la sociedad de la imagen, de lo intangible y de las actividades en masa. Se pretende que las cosas sean lo que parece notorio a millones de personas. Un terreno abonado para la picardía. Medio euro sisado a miles de usuarios es una fortuna.

Así, el engaño nocturno que practican algunas televisiones donde una mona presentadora embauca a su audiencia, supongo que entrañables e insomnes ancianas, en lo que parece un concurso donde se participa mediante una costosa llamada telefónica, para completar las letras de una palabra o acertar el número de patas de un animal. Aprovecho para denunciar aquí la reprochable moda implantada en la televisión donde el locutor de los partidos de fútbol pide enviar un mensaje a un número corto para participar en un sorteo entre la audiencia ¿Cómo hemos caído tan bajo en el servicio público?

Estamos en la frontera de la Economía canalla, término que populariza la economista y periodista Loretta Napoleoni, en su libro del mismo nombre (Paidós, 2008. 287 págs y 25€) para designar el conjunto de actividades no siempre delictivas o ilegales de nuestro mercado global. Son esas zonas grises de los negocios internacionales que intentan sacar tajada, sobre la tela de araña de las ilusiones del consumidor en un mundo de fantasía “construido sobre emergentes actores canalla”.

Como reconoce la propia Loretta, aunque al final del proceso la globalización en sí llegará a ser positiva, “en la transición hacia ese nuevo modelo florece la economía canalla, porque los poderes públicos son incapaces de regular un cambio tan rápido y profundo“. En la sociedad de mercado global en la que vivimos, los consumidores, y no los gobiernos, son el elemento clave (ver entrevista).

Hoy mismo Enrique Dans denuncia que algunos cartuchos de tinta de muchas impresoras están programados para un número determinado de usos, enviando al ordenador la señal de “tinta agotada”, que obliga al usuario a insertar uno nuevo y a tirar un cartucho todavía parcialmente lleno. Parece que esta vacío …

Concepto de Marketing …

La globalización moderniza los engaños y los deja sin el tono personal. Para timos los de antes, como recordaba en 2004 Miguel Bardem en la película “Incautos”. Aquél Capitán Timo, ofreciendo suculentos contratos del Ministerio de Defensa, cuidando las apariencias en coche con banderin y cuatro falsos guardaespaldas. O como el intrépido Victor Lustig, el mayor embaucador de todos los tiempos que, al leer en un periódico los problemas financieros del ayuntamiento parisino y los elevados gastos de mantenimiento de la Torre Eiffel, aparentando ser funcionario, convocó en 1925, un concurso restringido (hoy llamaríamos procedimiento dinámico) a seis industriales franceses, citados bajo la misma torre para venderla desguazada en piezas. La puja fue ganada por el chatarrero André Poisson, que también pasa a la historia al costear al célebre timador vivir en Viena como un duque durante varios años.? Sin embargo, la paternidad de la Torre debería ser adjudicada a dos ingenieros de su estudio, cuyos bocetos deslumbraron a Eiffel, que indemnizó a sus colaboradores y presentó como suya. Era un listín, que después sedujo al ministro de Industria para convocar un concurso al que se presentaron 107 proyectos y que ganó él mismo.

9 comentarios en “Las cosas no siempre son lo que parecen

  1. ummj

    Buenas reflexiones para hacerse en una tarde de verano.

    Muchas ideas condensadas en pocos párrafos, grandes de verdades sobre las que detenerse un poco.

    ¿Recuerdáis haber leído las multimillonarias cifras que costó a Telefónica (no sé si encontres era pública) Terra (con la compra incluída de los buscadores Olé u Ozú) en aquellos años del pleistoceno de la informática? Eran unas cifras escandalosas, por una página web que es algo casi intangible…

    Aquello parecía que iba a ser la “caña de España”, el portal y buscador más importante de habla hispana…y luego dos universitarios americanos casi imberbes sacaron Google…

    ¿Quién y cómo se valoró aquella compra? ¿Cómo resultó la operación?

    Me gusta

  2. ¿Comprobar las apariencias? no me resulta claro que esa sea la misión de los auditores. Por qué no las esencias. Si se considera la apariencia o el fenómeno, también debemos pensar en su contraparte. Entonces, tendríamos que explicitar cuáles son los métodos o procedimientos para investigar esta dicotomía. Si se parte de una aseveración. lo adecuado es desarrollar su argumentación, no un collage mediático de frases y alusiones insustanciales.

    Me gusta

  3. Permítanme insistir, a mi me parece que están regresando el tema de la fiscalizaciön al medievo. Antes de Copérnico, la cultura occidental entendía que el movimiento que todos observaban en el sol (que salia, subía, se movía, bajaba y se ocultaba) no estaba en el sol, sino en el observador, es decir, que esa realidad empírica y sensorial era sólo aparente. Si Copérnico y Galileo hubieran sido auditores con la función de comprobar las apariencias, seguramente la concepción geocentrica hubiera permanecido mucho tiempo, y quizá sea la razón de la confusión conceptual que prevalece en el mundo actual de la fiscalización.

    Me gusta

  4. javier grandio

    Unas cuentas bien formuladas sólo son un una cara (relevante) de la realidad de una empresa, no completa.

    La imagen externa (e interna) de la empresa, sus recursos inmateriales e intangibles, su capacidad de innovación o sus amenazas de sustitución (del negocio), la actitud de sus miembros, la concordia entre sus propietarios … ¿no son relevantes?, ¿aparecen en cuentas?, ¿opina el auditor al respecto?

    Se dice que las cosas no son nada por sí, sólo la representación compartida que de ellas tenemos.

    En esa suerte resultará muy importante el marketing y el escaparatismo.

    Me gusta

  5. Helio Saul Mileski

    Caro amigo Antonio:

    Muy inteligente la evaluación realizada bajo el título de Las “cosas en el siempre son lo que parecen”, es lo que, nosotros los brasileños llamamos de las “apariencias engañan”.

    La sociedad post-moderna alcanzó una práctica de avance tecnológico impresionante, surgiendo la sociedad del conocimiento. Por lo tanto, los defraudadores también terminaron por mejorar, y siendo su objetivo la ganancia, el sector económico adquirió nuevas formas, inclusive de ilusión. Por ejemplo: aquí en Porto Alegre, un ciudadano, en una de las principales avenidas de la ciudad, montó un pequeño café, haciendo una pequeña inversión de R$50.000,00. Pasó a distribuir invitaciones en las oficinas próximas, con derecho a un café gratis. Él no tenía beneficio ninguno, pero el café estaba siempre lleno de personas. Seis meses después, él vendió el negocio pro R$ 800.000,00, pues todos imaginaban que el negocio era extremadamente lucrativo. Como se ve, las apariencias engañam terriblemente. Pero … ¿cómo evaluar la apariencia? realmente no es fácil. Los auditores tendrán que usar de mucha sensibilidad y creatividad, en el sentido de saber separar la apariencia de la realidad.

    Cumprimentos e um abraço desde Porto Alegre, RS, Brasil.

    Helio Saul Mileski

    Me gusta

  6. Coincido con Javier Grandio, las cuentas son solamente una cara de la realidad. El problema de la fiscalización está ligado a la evaluación del sistema de rendición de cuentas, y por ende, la reestructuración de la fiscalización comprende la transformación de las cuentas. Por otro lado, ¿ cómo evaluar las apariencias ? es un pseudoproblema. El auditor evalua la realidad no la apariencia. Y en el fondo, ¨deberíamos preguntarnos sino es urgente, una teoría del conocimiento en la auditoría pública o fiscalización.

    Me gusta

  7. Carlos Tramontin

    Caro Antônio Arias
    Las apariencias engañan. Que lo diga los muchos inversores que meteran plata en los grande Bancos. Parecian sólidos. Pero, en verdad, estan rotos! El sueño se acabó y solo restó la pesadilla de la crisis financiera internacional.
    Un fuerte abrazo desde Florianópolis/Brasil.
    Carlos Tramontin.

    Me gusta

  8. Pingback: Antonio Arias Rodríguez es Fiscalización » Blog Archive » Va de fraudes

  9. Pingback: Cada vez es más dificil combatir el fraude fiscal. | Antonio Arias Rodríguez es Fiscalización

Gracias por comentar con el fin de mejorar

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.