Auditores al rescate

Un comentario

Los tiempos andan revueltos en la zona euro. Barajamos miles de millones en préstamos de las Instituciones Europeas para “rescates” de Estados miembros … ¿Y los mecanismos de control? Parece conveniente reflexionar en esta bitácora sobre tan transcendental asunto y, para ello, nada mejor que valerse del reciente documento “de posición” hecho público por del Tribunal de Cuentas Europeo, bajo el largo títuloConsecuencias de la actual crisis económica y financiera en la rendición de cuentas y la fiscalización del sector público de la UE y la función del TCEu”. 

Instrumentos

La UE viene adoptando en los últimos tiempos una serie de medidas para favorecer la sostenibilidad del sector financiero, entre las que figura la implantación de un Sistema Europeo de Supervisores Financieros. Entre ellas, la creación de tres nuevos organismos de supervisión como la Autoridad Europea Bancaria (AEB), la Autoridad Europea de Seguros y Pensiones de Jubilación (AESPJ) y la Autoridad Europea de Valores (AEV), con funciones operativas a partir del 1 de enero de 2011.

Para los que no formaban parte de la zona del euro, la UE pudo recurrir a un instrumento financiero, el Mecanismo comunitario de ayuda financiera a medio plazo.El Tribunal está proyectando una auditoría de los préstamos aprobados por el Consejo.

Para ayudar a los Estados miembros de la zona del euro, la UE creó dos instrumentos temporales. En primer lugar, el Mecanismo europeo de estabilización financiera fue instaurado en 2010 para conceder ayuda financiera de la UE garantizada por su presupuesto. Hasta el momento, esta ayuda se ha otorgado a Irlanda y Portugal. El Tribunal declara su intención de fiscalizar la fiabilidad de los desembolsos del préstamo en su auditoría de la ejecución del presupuesto de la UE en el ejercicio 2011.

En segundo lugar, el Fondo Europeo de Estabilidad Financiera (FEEF) puede facilitar ayuda a los Estados miembros de la zona del euro (por un importe de hasta 440 000 millones de euros). El acuerdo marco entre dichos Estados y el FEEF no prevé la realización de auditorías externas por una entidad pública (se ha nombrado un auditor privado). El FEEF es una sociedad anónima de titularidad enteramente pública y constituida de acuerdo con el derecho luxemburgués.

El Consejo Europeo decidió sustituir estos dos instrumentos temporales en 2013 por uno permanente, el Mecanismo Europeo de Estabilidad (MEE). Aquí surge una cuestión: ¿cómo dividir el trabajo en este ámbito entre los auditores públicos y privados? ¿Y entre las instituciones europeas y las Entidades Fiscalizadoras de los Estados miembros? El Tribunal hace púbico su propósito de contribuir a crear una estructura transparente que preserve suficientemente la realización de auditorías públicas.

En definitiva …

La crisis financiera ha planteado nuevos problemas de auditoría pública en la Unión Europea. Como es habitual, el TCUe fiscalizará los nuevos organismos de supervisión, los mecanismos de ayuda garantizados por el presupuesto de la UE. Ahora bien, el propio Tribunal también ha identificado casos de insuficiencia de los dispositivos de auditoría pública y considera, en este sentido, que el Tratado por el que se establece el Mecanismo Europeo de Estabilidad tendría que prever una auditoría pública externa. Además, las instituciones europeas competentes, en particular el Parlamento Europeo y el Consejo, deberían reflexionar sobre los aspectos de rendición de cuentas y transparencia en una serie de casos (normas de contabilidad y auditoría, actividades de banca central y seguimiento de las políticas fiscales) ante las nuevas reglas que se están definiendo.

Contabilidad y Auditoría privada

Los problemas del sector financiero pusieron de manifiesto, además, insuficiencias en la contabilidad y la auditoría del sector privado. Por lo que se refiere a las normas contables internacionales, el Tribunal recuerda que se está trabajando para conseguir un “conjunto único de normas de alcance mundial y calidad elevada”. En cuanto a las normas de auditoría internacionales, la Comisión, en su Libro Verde sobre Política de Auditoría de octubre de 2010, ha solicitado la opinión de distintas partes interesadas sobre diversas cuestiones, entre ellas la introducción en la UE de las Normas Internacionales de Auditoría (NIA) que constituyen una importante fuente de inspiración para las normas aplicadas por los auditores del sector público. El Tribunal utilizará sus conocimientos y experiencia para analizar la manera de contribuir al debate y al desarrollo y a la aplicación en la práctica de las normas internacionales de contabilidad para el sector público en la Unión Europea.

 

Singular: 1 comentario en “Auditores al rescate”

  1. ¿Auditores al rescate?

    El Tribunal de Cuentas Europeo (TCE) en su reunión del día 19 de mayo de 2011, “decidió hacer público” este documento, tal se expresa en “Consecuencias de la actual crisis económica y financiera en la Rendición de Cuentas y la Fiscalización del sector público de la Unión Europea y la función del TCE.

    (Al margen ¿La discrecionalidad crea transparencia?)

    En Introducción, se dice que la crisis mundial ha cambiado el modo de dirigir la política económica, y ha repercutico en el manejo de los fondos públicos. Y el TCE respeta el “principio” de que “siempre que estén en juego fondos públicos debe haber normas que garanticen suficientemente la transparencia y la rendición de cuentas del sector público, así como su fiscalización”.

    (Al margen, ¿Qué normas garantizan la transparencia en la auditoría y fiscalización si no es su principio ni valor central?)

    Una consecuencia de la crisis es la crisis en la auditoría del sector público (página 3 del documento), dado que el TCE “ha identificado casos de insuficiencia de los dispositivos de auditoría pública y considera, en este sentido, que el Tratado por el que se establece el Mecanismo Europeo de Estabilidad tendría que prever una auditoría pública externa”.

    (Al margen, ¿Dispositivos de auditoría y auditoría pública externa?

    Concluyendo en documento antes mencionado, “El Tribunal de Cuentas Europeo señala que se debería reflexionar sobre los aspectos de rendición de cuentas y transparencia”.

    Luego entonces, no es que los auditores acudan al rescate de la sociedad (en coadyuvar a solucionar la crisis económica y financiera), de lo se trata, es a la inversa, es decir, DE RESCATAR A LOS AUDITORES. De todas aquellas creencias, concepciones y saberes heredados de la auditoría y fiscalización tradicional (Léase la de hoy).

    En el fondo, los auditores se encuentran al revés, de cabeza. Véase sino, en las conclusiones del documento referido, señala que las instituciones europeas competentes, en particular el Parlamento Europeo y el Consejo, deberían de reflexionar sobre la rendición de cuentas y transparencia. Cuando en su Introducción se reconoce el principio de que “siempre que estén en juego fondos públicos debe haber normas que garanticen suficientemente la transparencia y fiscalización. En consecuencia, su argumentación y discurso, está de atrás para adelante.

    Qué no sería más conveniente comenzar por la reflexión, acerca del pensamiento supeditado a justificar la armonización u homogenización, con base en que las normas garantizan la transparencia, cuando se han convertido más en el imperio de la “normalización”, esto es, de las deficiencias o insuficiencias, más que en promover la capacidad de disentir, de dudar y preguntar, ¿Por qué no comenzamos desde el principio?

    Fuente: lawebdeauditoria.com

    Me gusta

Gracias por comentar con el fin de mejorar

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s