Cara y cruz de la corrupción

6 comentarios

grafiti

La corrupción supone un fenómeno complejo que incorpora dos caras de la misma moneda. Sector público y sector privado se unen en unos efectos que se extienden más allá de las propias fronteras nacionales. Casi siempre miramos al primero obviando al segundo ¿Qué hacen las empresas privadas para combatir estas prácticas?

El diario Público reconocía hace unos meses que la mayoría las empresas que cotizan en el Ibex 35 (22 firmas) no aclara si en 2008 han detectado prácticas no éticas entre sus trabajadores para obtener algún beneficio, como fraudes o sobornos, bien de funcionarios públicos, bien de empleados del sector privado.

La única firma del Ibex que reconocía la existencia de episodios de corrupción y los cuantificaba es Iberdrola, que cita cinco incidentes en 2008. Hubo un caso en España, que resolvió “siguiendo los cauces legalmente establecidos”; otro en Gran Bretaña, sobre el que se hizo “una investigación completa”, mientras en Estados Unidos “se han examinado seis incidentes relacionados con la corrupción: tres han sido desestimados y otros tres han requerido acciones disciplinarias”.

En el Reino Unido, la empresa Mabey & Johnson, dedicada a la construcción de puentes, se ha convertido en la primera en ser declarada oficialmente culpable de haber sobornado a políticos y funcionarios de Ghana, Angola, Madagascar, Mozambique, Jamaica y Bangladesh. El propio Sandam Husein estuvo en su nómina de corruptos. Parece la punta del iceberg, descubierta y perseguida por la Oficina antifraude británica, cuya web, por cierto, tiene edición en castellano.

Cohechos Las Escuelas de Negocio son fundamentales para enseñar a los futuros líderes, aunque han recibido ya varios tirones de orejas por parte de la ONU, con el fin de mejorar la formación de los futuros empresarios en asuntos sociales, derechos humanos, protección del medio ambiente y lucha contra la corrupción.

Como recuerda el newsletter ICN, en la inmensa mayoría de las escuelas de negocio se sigue dando por sentado que todo empresario ha de ser egoísta y oportunista, premisas en las que basan las estrategias de enseñanza:

Las cinco fuerzas de Michael Porter, constituyen un ejemplo de esto. Su modelo de estrategia competitiva basado en la competitividad feroz y el recelo hacia proveedores y clientes, está considerado como la Biblia de la estrategia corporativa en la práctica totalidad de las escuelas de negocio. Tampoco se habla lo suficiente sobre la creación de valor a largo plazo, ni sobre las dimensiones del servicio prestado a la comunidad. La ética y la responsabilidad son, en general, palabras inexistentes en los programas de estas escuelas. ?Los planes de estudios  han de ser modificados urgentemente, a través de la reinvención de conceptos como el riesgo financiero, la generación de confianza o la innovación.

Actualizar la legislación

En fin, en España queda mucho trabajo por hacer. El mes que viene será modificado el Estatuto del Diputado que acabará con la opacidad que rodea las actividades privadas de algunos diputados. Una iniciativa que fue avalada por todos los grupos antes del verano y que el PSOE anunció que desea promover con carácter urgente.

Este tipo de vasos comunicantes entre sector público y privado (puertas giratorias o revolving doors) supone otra práctica internacional documentada en el Informe sobre la corrupción 2009, que el Gobierno de Japón acaba de prohibir.  El llamado “amakudari” era una arraigada práctica que permitía a funcionarios nipones de alto rango jubilarse de forma anticipada para ocupar cargos en empresas privadas y agencias públicas.

tio-sam

Entre las tareas pendientes del Parlamento español, encontramos la semana pasada, en el diario Expansión, que el Tribunal de Justicia de la Unión Europea (TUE) reconvino esta semana a España por no haber trasladado a tiempo a la legislación nacional la normativa comunitaria sobre blanqueo de capitales y financiación del terrorismo, la Directiva comunitaria 2006/70. Los Estados miembros debían tomar medidas como muy tarde el 15 de diciembre de 2007.

Plural: 6 comentarios en “Cara y cruz de la corrupción”

  1. El ejemplo de Iberdrola es significativo para valorar la importancia que pueden llegar a tener los informes de Responsabilidad Social Corporativa cuando no se realizan con fines puramente formales.
    El sector privado debería tener en cuenta que la corrupción no es sólo un problema del ámbito público, tal y como ha acordado las Naciones Unidas que, en la reunión de 24 de junio de 2004, ha añadido un Décimo Principio al Pacto Mundial de las Naciones Unidas que, en relación con la responsabilidad social corporativa, establece que «las empresas deberán trabajar contra la corrupción en todas sus formas, incluidas la extorsión y el soborno».

    Me gusta

  2. Cuando se refiere a la expresión “Cara y cruz de la corrupción”, se entiende que son dos lados de un mismo fenómeno o hecho (como el ying y el yang, el día y la noche, etctétera). Es decir, pareciera interpretarse que la corrupción (hecho) se manifiesta tanto en el sector público como en el sector privado, y “casi siempre miramos al primero obviando al segundo“…pero, ¿por qué?

    Quizá, la respuesta se encuentre en las conclusiones del III Congreso Nacional de Auditoría Pública, que en la Mesa II, acerca de “La colaboración de las firmas privadas en la auditoría del sector público” se afirmó que la colaboración puede estar justificada en: Una mayor transparencia y razones de eficiencia (revista de Auditoría Pública, número 47, p.7).

    Lo que significa que, si los órganos de control aceptan que la práctica privada de auditoría es más transparente y eficiente que la pública, entonces, la obviedad, es la determinación de lo público por lo privado. Y deberíamos de considerar el rescate de un lado, que ha sido suprimido, aunque soporte la negatividad total.

    Por ésto, no resulta extraño que en las Escuelas de Negocios no se encuentren la ética y la responsabilidad. No debemos exigirle ‘peras a las manzanas’. Pero sí a la formación de los auditores públicos. No, solamente, a la promoción de postgrados en Auditoría y Contabilidad Pública, con el objetivo de fomentar la cultura contable pública. La verdadera formación debe gestarse desde la licenciatura, con nuevas asignaturas que doten a los auditores públicos, de un conocimiento de: la historia de la Administración Pública, la historia de la fiscalización, historia de la ciencia, Metodología, entre otras. Porque la confusión que prevalece en los auditores públicos, es el déficit de la ciencia. Y sea la razón de los desvaríos(avalados por las universidades), en sostener las supuestas “ciencias empresariales”.

    El problema de la auditoría pública, es la ciencia. Sin embargo, también es manifiesta la apertura, la inquietud, el deseo de repensar la auditoría, y como actitud nos conduzca a establecer “que lo privado no tiene cabida en la fiscalización“.

    Me gusta

Gracias por comentar con el fin de mejorar

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s