Sin cuentas no hay subvenciones

10 comentarios

Madrid-rendicion para subvenciones

Estos días se está produciendo un intenso debate en Galicia sobre la posibilidad de que los Ayuntamientos que no rindan cuentas al Consello de Contas no puedan ser beneficiarios de determinadas subvenciones que otorga la Comunidad Autónoma.

Este asunto ya ha sido tratado en esta bitácora, hace unos meses, con ocasión del informe específico que realizó la Sindicatura de Comptes de la Generalitat Valenciana. También con ocasión de una extensa entrevista realizada a su Sindico Mayor, Rafael Vicente Queralt, solicitando que esas Entidades Locales no se beneficiasen de subvenciones genéricas, de forma análoga al cumplimiento de la exigencia de estar al corriente en sus obligaciones con la Hacienda Pública y la Seguridad Social.

Ahora, Galicia

Hace unos meses, el Conselleiro Mayor de Galicia, Antonio López Díaz, avanzaba en esta entrevista, la sugerencia de “condicionar”, una parte de la financiación autonómica de los municipios, a la presentación en plazo de sus cuentas, ya que recordó “un 25% de los ayuntamientos gallegos incumplieron con este deber legal o lo hicieron a destiempo”.

En este sentido, el Galicia, el Decreto 5/2004 que regula el Fondo de Cooperación Local, introduce, por primera vez, una penalización económica al municipio que no rinde las cuentas. Más recientemente, algunas convocatorias de subvenciones para infraestructuras comienzan a condicionar su concesión a tal rendición.

Ahora llega una nueva vuelta de tuerca: el Parlamento gallego pidió anteayer por unanimidad a la Xunta que no se concedan subvenciones a los concellos que no rindan cuentas de su gestión. Así lo manifestaron PSdeG, BNG y PPdeG al aprobar una iniciativa en la que se reclama que la no rendición de cuentas de las entidades municipales sea considerado “criterio excluyente” en el acceso a ayudas públicas.

En el último año fiscalizado, 2005, de un total de 400 entidades locales (entre concellos y otros organismos municipales) no cumplieron con este trámite 99, de los cuales 58 son municipios. Aunque se produjo una mejora en la rendición de cuentas públicas con respecto a 2004, cuando una tercera parte de los entes locales no las presentó, los parlamentarios creen que sigue siendo “un problema relevante” en la administración local.

Esta medida enlaza con otra que el Consello de Contas quiso poner en marcha en otoño de 2002 y que nunca llevó a cabo. Se trataba de multar a los alcaldes remisos a dar cuenta de su gestión, con penalizaciones que oscilaban entre 600 y 3.000 euros. Las cosas, entonces, estaban peor: aquel año, sólo 111 municipios rindieron cuentas.

Razones

No se nos escapa que, en sentido estricto, el procedimiento actual no contempla la forma de rendición de las cuentas no aprobadas por el Pleno municipal, lo que hace que el Alcalde (cuentadante) no pueda cumplir con su obligación legal.

Para superar esta carencia, el Tribunal de Cuentas viene considerando rendidas las cuentas formadas, que hayan sido sometidas a los trámites preceptivos y se hayan presentado a la aprobación del Pleno de la Corporación, aunque éste no las apruebe; solicitándose en estos casos que se acompañen de una certificación que recoja las circunstancias que motivaron la no aprobación.

En relación con lo anterior, la Moción sobre rendición de cuentas del subsector local, aprobada por el Pleno del Tribunal de Cuentas el 30 de abril de 2003 (descargar informe 1999), propuso la modificación del procedimiento actual de aprobación de las cuentas de las Entidades locales, de forma que se superasen las dificultades que se producen.

Lo que ocurre en la realidad municipal es que esas cuentas no rendidas tampoco se han presentado a la aprobación: simplemente no existen. Quizás los Alcaldes estén más preocupados por otros asuntos, como la inminente caída recaudatoria, fruto de la crisis de la construcción, que proporciona titulares como estos:

La crisis obliga a tres ayuntamientos sevillanos a aplicar regulaciones de empleo

En algún caso, esa pereza de rendición puede ser fruto de la desidia del Interventor, pero iniciativas como la gallega pondrá sobre la mesa de las autoridades y de los vecinos el debate y los verdaderos culpables.

Propuestas

Ahora que se habla de estudiar un nuevo modelo de financiación autonómico y local, se hace necesario contar con datos agregados de la situación financiera municipal, como nos reuerda el el Sindico Mayor Rafael Vicente, en un reciente artículo de la prensa de la Comunidad Valenciana.

Muy interesante es el artículo del auditor de la Sindicatura valenciana, José Andrés Ruiz del Molino, en el último número de Auditoría Pública, que, tras un análisis riguroso de la situación actual propone reducir los plazos de tramitación y de rendición, junto a una reforma del control interno.

10 comments on “Sin cuentas no hay subvenciones”

  1. Al final son todo cuestiones formales, pero ¿sirve para algo la presentación de la cuentas?
    Con la crisis económica en la que estamos inmersos no se qué se va a poder financiar y -al final- quienes pagan la mala gestión son los ciudadanos de a pie.
    Parece evidente que la gestión municipal se ha llevado con cierta alegría, aunque desconozco el caso sevillano, pero desde una percepción simplista de las cosas es preocupante para el ciudadano que se produzcan casos como el del urbanismo marbellí y nadie se haya dado cuenta hasta transcurridos unos cuantos años. Algo no funciona en estos órganos de control. Asumir responsabilidades parece que no está incorporado en el decálogo básico de nuestros políticos.

    Me gusta

  2. Yo estoy de acuerdo con la medida, muy de acuerdo.

    Si el Ayuntamiento no rinde cuentas no debe recibir subvenciones.

    Si no recibe subvenciones por este motivo es verdad que se verán perjudicados los ciudadanos, pero éstos deben saber el motivo por el cual se Consistorio no recibe subvenciones, y hacerlo pagar en las urnas a los cuentadantes que no rindan cuentas.

    No me parece adecuado el comentario respecto de la posible desidia de algún interventor como causa de la no rendición de cuentas….El responsable es el Presidente de la Corporación, y si algún funcionario no cumple con sus obligaciones tiene medios legales para exigir responsabilidades.

    Es un comentario injusto porque la inmensa mayoría de los Interventores, y los funcionarios que con ellos colaboran, son los artífices de que las EELL puedan rendir cuentas, y llevar a cabo la gestión económico-financiera y presupuestaria conforme a ley, y muchas veces trabajando con gran escasez de medios y con dificultades.

    Otra cosas muy diferente -y también frecuente- es que el Interventor no disponga de medios suficientes para poder elaborar en plazo las cuentas, memorias y demás documentación preceptiva, lo haya advertido expresamente, y quien deba dotarle de tales medios prefiera invertir recursos en otros departamentos municipales que son más vistosos electoralemente.

    Me hubiese parecido más oportuno el comentario en ese otro sentido….o hacer referencia a que las CCAA están “a por uvas” por su ausencia de convocatorias de plazas vacantes de Interventores-Tesoreros de Admón Local desde que la D.A. 2ª del Estatuto Básico del Empleado Público les dio está responsabilidad.

    Elevar a la categoría de lo general -destacándolo en este artículo- un incumplimiento particular (¡¡¡y habría que ver las circunstancias de cada caso!!) no me parece nada justo, me reitero.

    Me gusta

  3. ummj, no se enfade usted. A mi sí me parece apropiado el inciso que Antonio Arias introduce en su comentario. Por supuesto que el responsable en última instancia de que no se rindan las cuentas es el Presidente; coincido en que en la generalidad de los casos es el responsable incluso de que no se forme, pero no se puede descargar absolutamente de responsabilidad a los interventores en este tema. ¿Soy acaso el único que ha vivido situaciones en las que las cuentas no se han formado en tiempo por desidia de los funcionarios?

    Coincido con usted que, incluso en este caso, la culpa es del Presidente, por no actuar con los medios de que dispone para atajar tal situación. Pero no me han gustado nunca los mundos de buenos sólo buenos y malos sólo malos. Por eso no entiendo que le moleste que se apunte que en algunos casos, pocos, pero algunos, la culpa pueda ser del funcionario encargado. O del cha-cha-cha…

    Me gusta

  4. ah, y por otra parte, aplaudo, incluso con entusiasmo, la iniciativa del Parlamento gallego. Lástima de después en la Xunta se olviden y firmen convenios para la financiación de obras sin concurrencia alguna, aprueben convocatorias de subvenciones en las que haya de determinar en el momento de la solicitud quién será el adjudicatario, pidan a los Ayuntamientos que los eximan de determinados tributos como condición necesaria para ejecutar obras en el municipio…

    Me gusta

  5. No me enfado Juan Manuel.
    Sólo defiendo mi punto de vista, creo que es parte de lo que se hace en un foro.
    Y estoy de acuerdo en que no se subvencione a quien no rinde cuentas, y en que en caso de falta de rendición se pidan responsabilidades….no me gusta eso de culpar al cha-cha-chá…pero tampoco que se dé “jarabe de palo” a quienes no lo merecen.

    Me gusta

Gracias por comentar con el fin de mejorar

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s