Dos problemas de control

Rafael Iturriaga NievaRafael Iturriaga Nieva

Consejero del Tribunal Vasco de Cuentas Públicas.

La lucha establecida entre el titular del poder político y el gestor de los fondos públicos que al propio Pueblo pertenecen es un combate eterno por la transparencia, la legalidad, el control y la satisfacción eficiente de los deseos inferidos de un modo más o menos coherente a través del procedimiento electoral.

La parte representativa del sistema político, el Parlamento, busca en teoría maximizar el control del gasto y la gestión pública y para ello establece una serie de cautelas legales y de instancias y procedimientos fiscalizadores. La otra parte, la Administración (dicho sea en términos generales) tiene siempre una consideración optimista sobre sus intenciones y su capacidad por lo que en la medida de sus posibilidades (que son muchas) tiende a sacudirse el molesto escrutinio del legislador.

En principio, nada de lo dicho debería escandalizarnos. Es propio de la naturaleza humana y refleja la evidente tensión entre administrado y administrador, entre representante y representado, entre mandante y mandatario que, sin que sea necesario llegar a los límites de la estafa, siempre será una fuente de conflictos, tal y como supieron ver y resolver los propios juristas de la antigua Roma. Nada nuevo, por tanto, bajo el sol.

Si algo podríamos decir que caracteriza negativamente nuestros actuales sistemas democráticos con respecto al control del poder y de la gestión pública tiene que ver con dos fenómenos como son la crisis del parlamentarismo, por un lado y la moda de la “Nueva Gestión Pública”, por otro.

En efecto, en la democracia actual el poder parlamentario pervive como una fórmula ritual momificada en los textos constitucionales (Art.3 y 66 de la Constitución Española, por ejemplo). El poder está realmente en manos de los partidos políticos que, a su vez, tampoco cumplen satisfactoriamente con el cometido que el artículo 6 les encomienda de expresar el pluralismo y concurrir a la formación y manifestación de la voluntad popular sino que, a imitación del modelo norteamericano, funcionan como meras correas de transmisión de los criterios del entorno de quien ostente en cada momento su liderazgo, un “hiperliderazgo” propio de un régimen presidencialista, pero ayuno de los contrapesos inherentes a dicha forma política del Estado.

Para completar el cuadro nos encontramos con que frecuentemente (El PNV resulta, hasta ahora, una excepción) el liderazgo del partido político gobernante implica el del Gobierno que ostenta la mayoría parlamentaria , lo que produce una total inversión del sistema político: El Gobierno no resulta ser ya un “servidor” de la voluntad política del Parlamento sino que pasa a convertirse en el “creador” de una voluntad política que el Parlamento debe solemnizar mediante la aprobación de las leyes impulsadas por la mayoría gubernamental.

El problema (pues todo desequilibrio de un sistema político-jurídico-institucional lo es) viene a complicarse aún más cuando constatamos que el Gobierno no elabora tampoco sus planteamientos mediante el debate de sus miembros (salvo en el caso de gobiernos de coalición con presencia de diferentes líderes en competencia los ministros son personalidades irrelevantes a efectos de la elaboración política) y ni siquiera a través de las decisiones más o menos proféticas del líder máximo, por no hablar del papel folklórico de los departamentos de estudio y elaboración ideológica de los partidos políticos, sino que resulta ser la propia Administración, la burocracia (o, para ser más exactos, la elite burocrática de la Administración) la que realmente inspira y redacta los textos que se irán convirtiendo en normas, presupuestos y decisiones de todo tipo, tal y como magistralmente nos ilustraba aquella vieja serie de la BBC titulada “Si, Ministro”.

El caso es que, aún aceptando esta realidad del dominio burocrático que, como digo, en su manifestación más excesiva termina por desnaturalizar la democracia misma, la Administración no deja de ser, sobre el papel constitucional y teórico, un fiel esclavo de la voluntad política de los ciudadanos. La Administración, proclama el artículo 103 de la Constitución Española, sirve con objetividad los intereses generales y actúa bajo los principios de legalidad plena, jerarquía, eficacia, descentralización, coordinación y a las órdenes del Gobierno que dirige la política interior y exterior del Estado.

Aquí es donde topamos con aquel segundo problema que encabezaba esta reflexión, la moda de la “Nueva Gestión Pública” fruto, también, de la importación sesgada de un modelo proclamado como dogma por los foros neoconservadores anglosajones. Se trata de que la Administración sea liberada de las hipotéticas trabas legales que dificultan su gestión eficaz. Fíjense que no hablamos de disminuir el tamaño de la Administración como hubieran planteado los viejos fisiócratas y liberales, no. Nadie está dispuesto a renunciar a la suculenta fuente de los recursos públicos en favor de un Sociedad Civil teóricamente ansiosa de gestionar privadamente lo que el ineficaz Estado de Bienestar socialdemócrata abandone.

En lo que consiste la cosa es en gestionar recursos públicos “como si” fueran privados. Dicho de otro modo, de liberar al gestor de los requisitos y condiciones que permitan el control, la transparencia, el mérito, la igualdad, la capacidad, etc.

Para alcanzar este objetivo se han aplicado distintos procedimientos y técnicas más o menos imaginativas que, en su conjunto, vienen denominándose por la doctrina como “Huída del Derecho Administrativo” y que podemos analizar más extensamente en otro momento.

Lo grave, insisto, no es la constatación de que el gestor intenta escabullirse del control de la ciudadanía que nutre con sus impuestos el erario público. Está en su naturaleza. Lo tragicómico del asunto es contemplar como el poder representativo obedece hipnotizado los dictados de las elites gestoras de lo público transmitidos a través del Gobierno a las mayorías parlamentarias y de un modo suicida procede una y otra vez a cercenar sus propias potestades dando carta de naturaleza a la destrucción del sistema parlamentario y a la volatilización del control democrático de la gestión pública.

4 comentarios en “Dos problemas de control

  1. Ciertamente la “Nueva Gestión Pública” se ha constituido en dogma, pero lamentablemente todavía no se reconoce sus efectos en el campo de la fiscalización, cuando se establecen prioritariamente los objetivos de la economía, la eficiencia, y la eficacia. Una fiscalización basada en el “eficienticismo” que busca afanosamente incorporar las teorías y prácticas de la empresa privada a la pública. Por otra parte, en México, las fracciones parlamentarias en los Congresos de los Estados, y en el propio Congreso de la Unión, cada vez menos representan los intereses de la sociedad. La denominada “partidocracia” solamente se ocupa de la rendición de cuentas, la fiscalización y la transparencia, cuando se trata de aplicarla a los opositores, a los compañeros y amigos la indulgencia. O, reducir el control a la negociación política del quid pro quo. En mi opinión, los dos controles se encuentran entrampados por la ausencia de una verdadera auditoría pública, que otorgara la garantía a la sociedad que su práctica es verdaderamente objetiva, demostrable, e independiente.

    Me gusta

  2. Maximiliem Robespierre

    Bien dicho.Aunque más que una huida ya es una “espantá”, que ni Curro Romero en su buenos tiempos.
    Ese nuevo management público es la vestidura de lo que en otro tiempo era: “por que yo lo digo”.No creo que esas técnicas incrementen la eficiencia en el gasto, pues existe la misma ignoracia y desprecio hacia los propios empleados publicos, buenos gestores, que conociendo la norma pueden ayudar a hacer posible lo que se desea dentro de la legalidad, claro está

    Me gusta

  3. Helio Saul Mileski

    Caro amigo amigo Antonio Árias: siempre es bueno leer las inteligentes posiciones adoptadas por Rafael Iturriaga Nieva. En el presente caso, que él intitula “Dos problemas de control”, diciendo que “La lucha establecida entre el titular del poder político y el gestor de los fondos públicos que al propio Pueblo pertenecen es un combate eterno por la transparencia, la legalidad, el control y la satisfacción eficiente de los deseos inferidos de un modo más o menos coherente a través del procedimiento electoral“.

    Es, querámoslo o no, la realidad es que el mundo cambió. El Estado se hizo plural. transparente y participativo. Existen nuevas concepciones políticas, de vida, en el ámbito social y cultural. Transparencia y participación son factores ligados, dependientes uno del otro. En los tiempos post-modernos, nadie más admite que permanezca la arogância gubernamental de no dar explicación de sus actos. Por eso, la relevancia de la transparencia.

    De otra parte, la crisis del sistema representativo, con miras a el exceso de profesionalización de la política y la falta de posiciones en defensa de los intereses colectivos, llevó a la instauración de un sistema con participación más efectiva de la población, llamado de democracia semidirecta, en el sentido de que el ciudadano pasa a influir directamente en las decisiones de políticas públicas. Ora, si el Estado cambió en tal grado de magnitud, con implicación de los tres tipos de revolución ocurridas: revolución económica (capitalismo social); revolución tecnológica (revolución digital) y proceso de globalización (sistema mudial competitivo), como mínimo, debe ser implantada una Nueva Administración Pública, para que pueda atender la esas nuevas prerrogativas del Estado post-moderno, quiere gustemos quiere no.

    Así, si el Estado cambió, debe cambiar la Administración Pública que es su medio de concretar los objetivos del Estado. Evidentemente, que el sistema de control que actúa sobre la Administración también también deberá adecuarse a los nuevos tiempos y realidades. Por esto, el debate suscitado por Rafael del país Vasco es relevante, pues, en razón de esa nueva realidad, deberemos actualizarlos, recogiendo e implantando un sistema de control que atienda las nuevas exigencias de lo Estado pós-moderno.

    Cumprimentos e um abraço desde Porto Alegre, RS, Brasil.

    Helio Saul Mileski

    Me gusta

Gracias por comentar con el fin de mejorar

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .