El Tribunal de Cuentas francés defiende la autonomía universitaria

2 comentarios

torre-eiffel-5 Hoy quiero rendir mi modesto homenaje a nuestros queridos hermanos franceses, golpeados por el terrorismo. Como esta bitácora se dedica a la fiscalización de la gestión pública, nada mejor que destacar dos instituciones que me parecen dignas de elogio de entre otras muchas esenciales del entramado republicano francés, hoy atacado por la Yihad. Destaco su Tribunal de Cuentas y también su Universidad, que coinciden en un informe que ha producido un gran debate.

La Cour des Comptes es una creación napoleónica, como ya comentamos aquí (¡han pasado ocho años!). Técnicamente deberíamos hablar de refundación (es prima lejana de la histórica Cámara de Comptos de Navarra) pues sus antecedentes se remontan muchos siglos atrás; incluso su presidencia llegó a ser hereditaria durante el siglo XVI. Hoy tiene un presupuesto de 214 millones de euros y 735 magistrados. En realidad son funcionarios inamovibles que nada tienen que ver con el poder judicial. Sin embargo, incorpora un elemento que realza su elitismo republicano: al puesto inicial de auditor sólo acceden los alumnos mejor clasificados de la Escuela Nacional de Administración (ENA). Excelencia pura, diríamos. Allí hicieron carrera muchos de sus Ministros y Presidentes (Chirac).

CComptes-univAcaba de hacerse público el informe “La autonomía financiera de las universidades: una reforma a proseguir” en respuesta a la petición del Comité de Finanzas del Senado. La ley sobre las libertades y responsabilidades de las universidades (LRU, que casualidad) de 2007, se planteó como objetivo proporcionar herramientas a sus universidades para competir internacionalmente con las mejores, dotándolas de una nueva gobernanza y una mayor autonomía en el uso de sus recursos. Tras analizar los estados financieros de 80 universidades desde los años 2008 a 2014, el Tribunal considera que la situación financiera de las universidades es “satisfactoria” en la actualidad y que la autonomía ha sido un factor de modernización de su gestión que debe continuar, como titula el informe.  En total, el trabajo (152 páginas) hace 13 recomendaciones, entre las que destaco la núm 7 “mejorar el funcionamiento de los consejos de administración incluyendo el desarrollo de comités especializados, en concreto un comité de auditoría, creado dentro de ellos”.

Pero, para terminar con este breve homenaje a nuestros queridos vecinos del norte, quiero destacar de todo el contenido un largo párrafo que sin duda será del agrado de mis antiguos gerentes universitarios. Así, en la página 37 descubrimos que los franceses, incluso sus burocráticos auditores, son personas sensibles y tiernas:

La LRU ha establecido un gobierno reformado de las universidades: el Consejo de Administración se ha fortalecido abriendo más espacio a personalidades externas, incluidos los representantes municipales y del mundo socioeconómico (..) Los sucesivos cambios en los modos de gobierno, sin embargo, no han logrado superar las dificultades relacionadas con el funcionamiento del Consejo. Sus sesiones son muy frecuentes, ya que por lo general se reúnen una vez por mes, y están sobrecargados por cuestiones de gestión técnica. Las discusiones están todavía muy poco enfocadas a los aspectos estratégicos de la universidad. Además, la calidad del diálogo social en las universidades influye fuertemente en el transcurso de las sesiones, que puede ser conflictivas. Rectores y directivos también lamentan la actitud de ciertos miembros del Consejo, guiados más por preocupaciones sobre política nacional, a la defensa de sus centros o de sus derechos adquiridos.

Cuando se reduce el Consejo y aumenta del peso relativo de sus miembros externos para tener mejor en cuenta el entorno socio-económico de la universidad, y el desarrollo de relaciones más estrechas con los socios y organizaciones de investigación con las autoridades locales, la frecuencia, la duración y la tecnicidad de los debates tienden a ahuyentar a personalidades externas que se sienten poco implicadas en los temas tratados. Para mejorar el funcionamiento de los consejos y reorientar el debate sobre las cuestiones fundamentales de la universidad, es necesario delegar más poderes al presidente (Rector) revisando el ritmo y la forma de preparación de los consejos, que podrían apoyarse en comités especializados creados en su seno, particularmente en auditoría.

2 comments on “El Tribunal de Cuentas francés defiende la autonomía universitaria”

Gracias por comentar con el fin de mejorar

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s