Filtraciones

14 comentarios

Diario El Comercio

Hasta bien entrado el siglo XVIII, para ser conserje y encuadernador del Tribunal de Cuentas de París se exigía NO saber leer ni escribir. Así se evitaba que cayeran en la tentación saber o hablar más de la cuenta. Era época de requisitos expeditivos y no era preciso justificar ninguna de las medidas Reales.

La sociedad moderna nos regaló los medios de comunicación y la libertad de prensa. Durante los años setenta y ochenta, sesudos periodistas eran capaces de dedicar semanas a investigar y hasta mimar un tema para llegar a descubrir un Watergate, que forzaría la dimisión del presidente de la nación más poderosa del mundo. Se perfeccionaba el periodismo de investigación. Se azuzaba el ingenio. Se comprobaban las fuentes y se confirmaban las noticias.

Durante el seminario de fiscalización de 2007, en Formigal, Encarna Samitier, gran conferenciante y periodista del Heraldo de Aragón, recordó su primera experiencia como intrépida y joven reportera. Había recibido el soplo (luego hablaremos de los soplos) de que decenas de cadetes de la Escuela Militar estaban enfermos. En una capital de provincias, eso era noticia, pero había que confirmarla para sacarla en primera plana. Tras horas de estrellarse con el muro de los jefes de prensa del ejército, urdió la idea de hacerse pasar por la madre de un enfermo, llamando al médico de guardia, con algo así:

– Buenas soy la madre de Pedro Pérez y me han dicho que ha habido una intoxicación …

– ¿Cómo dice que se llana? Pues no está en la lista afectados …

con lo cual quedó comprobado el chivatazo y se apuntó la primera muesca del revolver. Después vendrían muchas más.

Hoy, gran parte de la labor de investigación periodística la hacen unos chicos con un blog o un obstinado que busca justicia o venganza. Nada hay más enérgico que un ciudadano cabreado por una injusticia. Ya hemos hablado en esta bitácora de la extraordinaria película “El dilema” donde se trata y retratan las miserias de los medios de comunicación y las presiones a un hombre honesto. También quiero recordar la reciente película “Flash of Genius” (2008) que narra la historia real de la lucha de Robert Kearns contra la industria automovilística estadounidense por la paternidad del invento del limpiaparabrisas. Y puede con ella, aunque queme su vida.

Pero volvamos al periodista que atiende tantos frentes a la vez: lo mismo a un científico que una rueda de prensa del alcalde. Incluso se habla de la muerte del periódico clásico ¿Cómo y cuando hacer periodismo de investigación? Sencillamente esperando que una filtración interesada ilumine una jornada laboral dedicada a las anécdotas. Suena crudo para los esforzados y precarios profesionales pero es así. No vean desdeño en mi afirmación, pues sin esas filtraciones el delincuente Roldán hubiese sido Ministro del Interior y quizás nunca hubiéramos conocido cuán gran chorizo era. O la gripe porcina que fue desvelada por un periódico mexicano, mientras las autoridades pensaban como taparlo (un seguidor de la bitácora me ha dado este soplo).

Por el contrario, en el museo de los horrores de las filtraciones encontramos a un miembro del gabinete de G.W. Bush que consiguió que un periódico norteamericano delatase como espía de la CIA a la esposa de un honrado diplomático que negó la existencia de Armas de destrucción masiva. Entiendo que la obligación de un periodista es asumir el reto, aun sabiendo que es utilizado en alguna venganza inconfesable.

Las más de las veces, se tiene el cuidado de matizar que la filtración viene “del entorno de fulano” porque, con frecuencia utilizan una persona intermedia o consienten la actividad de un colaborador cercano. Incluso se habla de ciertas claves profesionales para, sin descubrir al sujeto filtrante, mencionarle siempre en la información aunque sea de pasada: hay toda un libro de estilo de las filtraciones, que suelen percibir los buenos periodistas.

Así, con demasiada frecuencia, una mano mece la cuna filtrando alguna noticia a un medio afín. Con seguridad, tal generosidad será recompensada con un tratamiento de la noticia favorable a los intereses de quien revela los secretos. La ciudadanía suele atribuir la filtración al principal beneficiario de la tropelía. Pero no siempre está claro el beneficiario aunque siempre es diáfano quien es el perjudicado. Y entre ellos, la principal perjudicada es la Institución cuyo secreto se viola. En los últimos meses ha sido común ver en la prensa español sumarios declarados secretos. La Audiencia Nacional y el Juez Garzón han sido los máximos dañados en su prestigio; para mi: más que los aludidos en el caso.

En los órganos de control, estas filtraciones de informes suelen cumplir la misión de anticipar a sus lectores, en rigurosa exclusiva, un documento que en unos días estaría disponible a cualquiera. Lo más indignante se presenta cuando el fiscalizado se entera del informe por los medios.  De ahí la importancia de la política de comunicación y de los gabinetes de prensa en los Tribunales de Cuentas, que deben lidiar con los intrépidos reporteros y redactar o explicar las notas de prensa sobre los informes de fiscalización, que a nadie interesan salvo que permitan dejar en evidencia a algún personaje público. Para eso contarán con la eficaz colaboración de un político rival que se hará milagrosamente con el informe ¿Cómo?

La mayoría de las veces (yo diría todas) la filtración, al exigir la colaboración imprescindible de algún/a canalla emboscado/a, sólo sirve para desprestigiar la propia Institución fiscalizadora, deslegitimando sus informes, pasados, presentes y (esto es importante) futuros. Es la que hoy traemos a la bitácora. Nuestras actas, secretas, expuestas en la plaza pública. Es muy duro y eso explica mi silencio de estos días, que muchos ya me habéis hecho notar. Esperemos retomar el espíritu blogero.

Una versión de este artículo fue publicada en La Nueva España, el 17 de junio de 2009.

Plural: 14 comentarios en “Filtraciones”

  1. Pues, ánimo también, pedir luz y taquígrafos no parece lo correcto en la Administración aunque los miembros del gobierno manifiesten lo contrario.
    Pretenden que nos quedemos con el dedo con lo hermosa que es la luna.

    Me gusta

  2. Ánimo Antonio.

    Sólo el que tiene cosas que ocultar pone pegas a la fiscalización de sus cuentas. En el caso de empresas bajo control de la Administración, aún cuando esta no supere el 50% del capital, cobra mayor importancia. Supervisar y controlar los intentos de “huida” del derecho administrativo garantiza una democracia más sana, al evitar transformar empresas públicas en cortijos al albur de los políticos.

    Me gusta

  3. Asturias es muy pequeña, demasiado pequeña. Tan pequeña que no parece haber espacio para determinadas instituciones que cuenten con cierto grado de independencia y tengan por objetivo contribuir a que la división de poderes sea una realidad.

    Así es. Mucho ánimo.

    Me gusta

  4. Amigo Antonio:

    Como decía Blas de Otero y nos enseñó Paco Ibáñez:

    “…Si abrí los labios para ver el rostro puro y terrible de mi patria,
    si abrí los labios hasta desgarrármelos,
    me queda la palabra

    Los que te conocemos sabemos de tu bonhmía y que al final (en silencio) te queda la palabra. Si, sin decir nada: en silencio.

    Pero como dice mi pariente Manolo más arriba: esto es muy pequeño y nos conocemos todos.

    ÁNIMO Y SALUD.

    Manolo

    Me gusta

  5. Por si es de interés, aporto la Sentencia Tribunal Supremo (Sala de lo Contencioso-Administrativo), de 7 febrero 1997, en Recurso de casación en interés de la ley que fija como doctrina legal la siguiente:
    «para que pueda apreciarse la existencia de la infracción tipificada en el apartado j) del art. 7.1 del Reglamento de Régimen disciplinario de los Funcionarios de la Administración del Estado aprobado por Real Decreto núm. 33/1986, de 10 enero, (“no guardar el debido sigilo respecto de los asuntos que se conozcan por razón del cargo, cuando causen perjuicio a la Administración o se utilice en provecho propio“) no es preciso que los asuntos a los que dicho apartado se refiere tengan el carácter de reservados o secretos».
    Se trataba de un funcionario que había aportado un acta de la Mesa de la Asamblea de Madrid al recurso contencioso-administrativo que interpuso en unión de otros dos funcionarios.

    Me gusta

  6. En todas las actividades es saludable, de vez en cuando, poner un signo de interrogación sobre aquellas cosas que por mucho tiempo se han dado como seguras.

    Gran parte de las dificultades por las que atraviesa el mundo se deben a que los ignorantes están completamente seguros y los inteligentes llenos de dudas

    Bertrand Russell (1872-1970) Filósofo, matemático y escritor inglés.

    Me gusta

  7. La lectura de las noticias relacionadas con la Sindicatura de Cuentas de Oviedo me producen, en un intento de observalas desde la distancia, un gran hastío, cierta vergüenza por la utilización partidista e ilegal de los puestos obtenidos en las urnas, y sobretodo un sentimiento de fraude ante para lo que en mi significa “lo público”, con mayúsculas. Pero si me acerco aún más, y lo miro desde el respeto profesional, y la admiración del trabajo bien hecho, que siento por el Síndico D. Antonio Arias, aún me produce mayor repugnancia, en concreto, a tenor de los comentarios y opiniones vertidas por algunas personas, -demostrando una ignoracia y una mala fe evidentes- y ante la falta de conocimientos y escrúpulos de algunos gestores públicos, y de algunos responsables del control y la fiscalización. Un bochorno. Una decepción. Todo mi apoyo.

    Me gusta

  8. ¡¡Mucho ánimo, Antonio!!!

    Es muy ingrata la labor de fiscalización, tanto externa como interna.

    Es muy hipócrita, a veces, la labor política, puesto que no persigue la consecusión de la verdad, sino objetivos partidistas, en muchas ocasiones a cualquier precio, y caiga quien caiga…pase lo que pase…Sea esto justo o injusto…En estos casos la política no es honesta.

    La prensa, muchas veces prensa canalla, a menudo no está a la altura de las circunstancias…Demasiado servilismo ante los partidos políticos, poca profesionalidad en algunos casos, mucho joven periodista que no llega a mil eurista ni de coña pero empeñado en lograr un premio internacional de periodismo en dos días o forjarse la confianza política de los que mandan o de los que quieren mandar…

    Me gusta

  9. Una institución viva debate, discute, critica y ello es un signo de salud; mayor cuando, siendo reciente, configura su propia esencia ajustándose y configurándose al ser ella misma objetivo de sus críticas, discusiones y debates.Primero está la discusión sobre el método, en abstracto o a la vez que se camina.
    Mal estaría si en tal momento ocupara su tiempo en autohalagarse contemplándose en su propio espejo, irradiando a la sociedad un estado de bonanza que no se ha comprobado con el rigor que exigen la ciencia , la técnica y la ética, pues su destino sería el de ser círculo vicioso de sí misma o mensajera de lo que no se sabe con la certeza precisa, y por ello inútil o mendaz para la sociedad.
    Este país no está acostumbrado a discutir para crear ni para creer, sino, porque está creado y porque cree. Discute, pero no para buscar la luz, sino para darle con la bombilla en la cabeza a quien no ve la luz con el mismo color del cristal con el que el portador de la luz la ve.
    No alarme el debate, la discusión ni la crítica, sino su ausencia o la falta de atención a las razones del otro, la falta de aceptación de alguna de ellas. Alarmen las personas que nacieron con la razón marcada en la frente como un estigma divino, porque de ellos es el error. Donde se debate, se discute y se critica hay vida,y donde, debiendo haberlo, hay silencio, comienza a crecer un ciprés de cementerio.
    Antonio, eres mi amigo y también yo lo soy tuyo, y nada perjudica nuestra relación que no tengamos las mismas ideas, que debatamos y las critiquemos. Eso nos ha hecho más amigos porque uno ha aprendido del otro y ambos hemos avanzado. Y es seguro que alguien más habrá avanzado a nuestra estela. Sé que también lo harás con otros.
    ¿Lo entenderá la Sindicatura de Cuentas asturiana y los periodistas del Principado, o se pensarán que el mundo no se mueve?

    Me gusta

  10. Caro amigo Antonio:
    Esta tua manifestação realizada no blog, demonstra o quanto é difícil o exercício de uma atividade controladora independente e séria. Fiscalizar o exercício do poder público, no sentido de evitar que o detentor do poder abuse do poder, resulta em uma atividade que contraria interesses. E toda a vez que são contrariados interesses, ocorre uma enchurrada de manifestações injustas, no sentido de ser procedido um descrétido ao controlador, mediante meios injuriosos.
    Contudo, não te deixes abater por situações dessa natureza, mais cedo ou mais tarde, a verdade dos fatos se recompõe, colocando tudo em seus devidos lugares.
    Ânimo amigo. A inveja dos incompetentes, somada aos desvairados comportamentos em defesa de interesses escusos, torna a trajetória difícil e árdua para os que atuam sério, mas não o suficiente para destruí-los.

    Um grande abraço desde Porto Alegre, RS, Brasil

    Me gusta

  11. Especialmente acertado me resulta el comentario del Sr. del Valle Pascual.
    Es indicativo que el silencio termina siempre, en las relaciones personales, institucionales y me atrevería a aseverar que en cualquier otra, sea del tipo que sea, por convertirse en un muro más alto que el que se erige en cualquier frontera de nuestro mundo civilizado. Por cierto el muro fronterizo entre Palestina e Israel no es tan alto como nos hace ver la tele. Siempre cabe la posibilidad de abrir puertas en la propia muralla. Lo decía Víctor Jara en su canto”abre y cierra la muralla”. Fue asesinado, pero dejó la palabra de su testimonio. Evidentemente abrir puertas entraña riesgos, dificultades, pero la sociedad lo merece y las instituciones igualmente. Los personalismos no son buenos para nadie. Hay que estar siempre dispuesto a perder de nuestra razón y de nuestra lógica cuando nos encontramos con alguien que es distinto de nosotros y se encuentra solo y desnudo. Todos seremos juzgados por el amor que hemos dejado circular.

    Me gusta

Gracias por comentar con el fin de mejorar

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s