AUDITORES

Sin comentarios

La burocracia profesional tiene como característica distintiva otorgar una mayor autonomía a sus trabajadores, con satisfacción y formación elevada, y trato directo con los “clientes”. Para Mintzberg, referencia obligada en los modernos estudios de la teoría de las organizaciones, en esas instituciones la autoridad tiene más carácter sapiencial que jerárquico, es decir, está más vinculado a los conocimientos detentados por las personas, que a la posición que ocupan en el organigrama. Su principal mecanismo de coordinación es la “normalización de habilidades” y los principales parámetros de diseño son la preparación, la especialización horizontal y la descentralización, tanto vertical como horizontal.

Un Tribunal de Cuentas es una burocracia profesional, donde fundamentalmente trabajan especialistas (auditores) muy capacitados y con un amplio control sobre su propio trabajo. El ápice estratégico y los responsables de la Alta Dirección de la Institución son reclutados de muy diversos procedimientos, fundamentalmente por los Parlamentos respectivos.

Los auditores como “brain workers” La economía del conocimiento aporta un nuevo tipo de trabajador: el brain-worker (R. von Gizycki, W. Ulrichi. The brain-workers, Oldenbourg Verlag, München 1988) que controlan la «inteligencia» de los sistemas productivos. De ellos se dice (Emilio Fontela Montes.Universidad, economía de mercado y sociedad de la información”. Revista Valenciana de Estudios Autonómicos. Nº 15/1997) que poseen cerebros capaces de estructurar sistemas complejos, de reducir la complejidad a relaciones simples. Acumulan todas las técnicas de solución de problemas; practican el razonamiento transversal; transfieren experiencias entre campos de actuación. En todas las Instituciones serán cada día más indispensables, para mantener la flexibilidad innovadora, para promover la diferenciación, para anticipar y resolver problemas.

Los brain-workers constituyen un grupo humano muy peculiar; viven inmersos en redes personales (como tu-lector- y yo-autor) por las que circula información sobre las nuevas técnicas, incluso durante la fase de desarrollo, como nos recuerda Enrique Dans.

Los brain-workers, para Fontela, tienen “sed de conocimientos”, se implican en asuntos sociales, en general son anticonformistas y problemáticos y sus características son:

1. Competencia/conocimiento
1.1 Capacidad técnica: Metodología científica
1.2 Interdisciplinaridad

  • Conocimientos
  • Conocimientos económicos, sociales, políticos
  • Solución de problemas por transferencias de experiencias

1.3 Capacidad emprendedora

  • Orientación de colaboradores
  • Generación de ideas e implementación
  • Comprensión de problemas con el punto de vista del demandante
  • Aceptación de información de todas las fuentes posibles

2. Características personales/aptitudes
2.1 Relaciones interpersonales

  • Trabajos en grupo
  • Aptitud para la comunicación
  • Rapidez y exactitud
  • Capacidad de venta de sí mismo
  • Transgresión de reglas si estas constituyen obstáculos
  • Capacidad de persuasión

2.2 Personalidad

  • Persistencia, perseverancia
  • Confianza en su capacidad intelectual
  • Capacidad para el esfuerzo
  • Capacidad de riesgo

3. Aptitud para el razonamiento
3.1 Razonamiento intelectual

  • Pensamiento en redes de impacto
  • Razonamiento analógico de impacto
  • Razonamiento analógico y heurístico
  • Orientación sistemática, abstracción
  • Razonamiento estético
  • Capacidad de estructuración
  • Simplificación de fenómenos complejos
  • Contexto común para objetos de diferentes disciplinas

3.2 Razonamiento emprendedor

  • Capacidad de reflexión conjunta estratégica-tecnológica
  • Creatividad, innovación
  • Aprendizaje rápido
  • Preguntas simples para interpretar problemas complejos
  • Aprende con los errores
  • Improvisación
  • Fantasía, visión

Mientras se suprimen puestos de trabajo duros, alienantes o repetitivos; se amplían las plantillas de brain workers, de investigadores, de técnicos del funcionamiento sistémico y de trabajadores adscritos a burocracias profesionales, como muchos de los auditores públicos. A todos ellos se les debería reclutar inicialmente según una formación predefinida, pero se moverán después en función de su calidad, creatividad y versatilidad.

Con la incorporación el día 26 de marzo de los nueve Técnicos de auditoría (A-24) y tras la toma de posesión, el 9 de marzo pasado, de los Auditores (A-28), culmina la primera parte del proceso de selección de personal del área de fiscalización de la Sindicatura de Cuentas del Principado de Asturias.

Son personas extraordinariamente formadas y con experiencia en trabajos de contabilidad o auditoría que, en mi opinión, serán un extraordinario referente de esta Institución.

0 comments on “AUDITORES”

  1. ¡ ¡ Ay Antonio ! !
    Al ver el alto porcentaje de jóvenes brillantes, tal como tu los describes, dentro de los nuevos Auditores de v/Sindicatura y analizar someramente los requerimientos de esos bien definidos “brain workers”, quienes hemos superado los dos tercios de siglo de existencia – y que a pesar de ello no nos queremos quedar atrás – no podemos menos que exclamar: ¡Bienvenidos al mundo de la fiscalización! que si de trabajar en serio se trata, tendréis harto abundante tarea para demostrar las capacidades que os han permitidos acceder a esos cargos. Y . . . ¡buena suerte! que de seguro os hará falta para ensanchar el camino que, en mayor o menor medida, cada uno de nosotros ha ido construyendo.

    Angel Molia. Tribunal de Cuentas de Neuquén, Argentina.

    Me gusta

  2. Antonio:

    El artículo que escribes sobre los brain-workers es muy interesante; considero que el conocimiento en la actualidad, si es fomentado y cultivado de manera adecuada, es uno de los pocos elementos controlables en manos de todo profesional que podría ayudarle a subsistir en este mundo laboral tan competido.

    Por otra parte, es grato conocer en esta fotografía al equipo de trabajo de la Sindicatura de Cuentas del Principado de Asturias, estoy seguro que darán mucho de que hablar y harán grandes aportaciones a la mejora de gestión pública.

    Andrés Alva Díaz. Secretaría de la Contraloría del Gobierno del Estado de México. República Mexicana.

    Me gusta

  3. Está muy bien todo lo escrito sobre las capacidades y aptitudes de los nuevos auditores. Sin embargo, yo me permitiría añadir lo siguiente:

    – Sentido de independencia profesional.

    – Actitud de absoluta imparcialidad.

    – Inquietud por el cumplimiento del deber (el “deber-ser” kantiano tan olvidado en nuestros días) y, en particular, por el perfeccionamiento y el rigor profesional.

    – Asunción clara del imperio de la Ley como fundamento básico del Estado de Derecho, con todas las connotaciones que ello implica.

    J. A. Esperón – T. de C. de España

    Me gusta

  4. Antonio:
    Me alegra constatar que la Sindicatura de Cuentas sigue viento en popa y a toda vela. ¡Ay de aquella organización, pública o privada, que no cuida del elemento humano!

    Ignacio Rico. Universidad Autónoma de Madrid.

    Me gusta

  5. ¡Gracias Antonio! por tus ánimos que siempre estás dispuesto a dar a todos tus amigos y ahora a tus nuevos compañeros.
    Os deseo mucha suerte a ti y a todos vuestros auditores o “brain workers” como tus les llamas, que no os falte nunca la capacidad de sorpresa que se da en este mundo de la fiscalización y adelante, que teneis un gran campo y un monton de cuentas públicas donde demostrar todas esas cualidades que os han hecho acceder a esos puestos de trabajo.

    Carmen Fuentes. Funcionaria de habilitación de carácter nacional.

    Me gusta

  6. Hola Antonio,

    Te leo y percibo dos sentimientos:

    1. Tú que tan bien conoces también el mundo universitario, no nos estarás hablando aquí del famoso nuevo Espacio Europeo de Educación Superior.

    2. Disierto en que sólo cites a Mintzberg, más bien percibo un aura de tutelación Socrática, saltando eso sí de un aula griega a la aula telemática.

    Antonio, se me acumulan las preguntas: ¿Te estás convirtiendo en un clásico, moderno y visionario?.

    Creo que la sabiduría de tu proyección humanista y doctrinal sigue la estela de Unamuno con su “teme el día en que se conviertan en recuerdo las esperanzas” y la saga para llegar son los nuevos medios y el nuevo equipo de auditores al más puro estilo de Alejandro con Aristóteles.

    ¡Enhorabuena desde Salamanca!. Y ya sabes que en la capital charra las flores no caen porque sí. «Quod natura non dat, Salmantica non prestat»

    Me gusta

Gracias por comentar con el fin de mejorar

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s