La Audiencia de Cuentas de Canarias aprobó el mes pasado un Informe sobre la Evaluación de la Gestión del Gasto de las Administraciones Públicas Canarias en el Sector de la Sanidad, ejercicios 2004-2007. 

La Institución que preside Rafael Medina Jáber (ver entrevista) acomete una loable incursión en el complejo mundo de la evaluación de políticas públicas, como se hizo con la política turística. Tanto la auditoría operativa como la evaluación tienen similitudes y diferencias. El completo manual europeo de auditoría de gestión recuerda que la evaluación es la “valoración de las intervenciones según sus resultados y repercusiones, sin perder de vista las necesidades que aspiran a satisfacer”.

Evaluación y auditoría

Ambas actividades (evaluación y auditoría de gestión) implican el examen de las políticas y los procesos de ejecución, así como de las consecuencias de éstos, en la evaluación de la economía, la eficiencia y la eficacia de una entidad o actividad. Ambas requieren conocimientos, habilidades y experiencia similares y se sirven de métodos afines para la recopilación y análisis de datos. Su principal diferencia radica en el contexto en el que se llevan a cabo y en el objetivo de cada una de ellas.

La auditoría de gestión se encuadra en un marco de rendición de cuentas y los organismos interesados han de responder de la administración de los fondos y deben facilitar información significativa y fiable para determinar cómo ha sido la gestión. Las auditorías de gestión son llevadas a cabo por auditores que mantienen su independencia al elegir y determinar la manera en que realizan su trabajo y en que comunican sus resultados a la autoridad de aprobación de la gestión.

Gestión sanitaria en Canarias

De la veintena de conclusiones del informe de la evaluación sanitaria me gustaría destacar dos:

- De la información reciente se desprende que la sostenibilidad del sistema de salud está en entredicho, motivado por el envejecimiento de la población lo que hace que aumente el número de enfermos crónicos, que junto al coste de las nuevas tecnologías acarreará un incremento del gasto sanitario.

- Existe un desajuste entre el presupuesto aprobado en cada ejercicio y el gasto real. Los presupuestos se hacen con respecto a las previsiones del año anterior y no con respecto al gasto real, de ahí que haya un desfase entre ambos conceptos en la financiación del sistema en los ejercicios analizados.

El informe pertenece a al periodo de las vacas gordas. Omito recordar la actual política de recortes generalizados en los programas presupuestarios de la sanidad que agravará la situación, al día de hoy.

No olvidemos que los gastos sanitarios han sufrido, en los últimos años, un considerable incremento por diversas razones: el importante incremento demográfico, la universalización de la cobertura sanitaria y la implantación generalizada de las nuevas tecnologías con alto coste de inversión, manejo y mantenimiento.

 El reciente Libro blanco sobre el sistema sanitario español ya dejó constancia de la preocupación  ante una serie de problemas que pueden poner en cuestión su sostenibilidad debido al incremento progresivo de los gastos sanitarios. Estos problemas se refieren a aspectos financieros, políticos, profesionales, sindicales y también de estructura y de prioridades. Se trata de un estudio que recoge opiniones de profesionales, gestores y responsables políticos, preocupados por el mantenimiento de un sistema descoordinado, sobre todo en el ámbito de las inversiones, sin olvidar el incremento y falta de control del gasto farmacéutico, todo lo cual hace peligrar un sistema sanitario ejemplar.

PD: Aprovecho para recordaros que el completo Manual de fiscalización de la Sindicatura de la Generalitat valenciana acaba de actualizarse. Podéis ver aquí el resumen de las modificaciones.