Libertades de tercera generación

Libertades de tercera generación.

Hoy es noticia de portada en el diario Expansión el límite que la jurisprudencia establece a la privacidad de los empleados en el uso del ordenador en el centro de trabajo. El asunto afecta tanto al uso del correo electrónico como a las páginas web que consultan los trabajadores.

El Tribunal Supremo recuerda que el Convenio Europeo de Derechos Humanos incluye en la protección a la intimidad “la información derivada del seguimiento del uso personal de Internet porque esos archivos pueden incorporar datos reveladores sobre la ideología, orientaciones sexuales, aficiones personales, etc”.

La Sentencia del Tribunal Supremo, del 26 de septiembre de 2007, respalda la calificación de despido improcedente de un empleado que durante una inspección se descubre en la carpeta de archivos temporales “la existencia de antiguos accesos a páginas pornográficas”.

Todo ello es “compatible” con el derecho de la empresa a “establecer previamente las reglas de uso de esos medios –con aplicación de prohibiciones absolutas o parciales– e informar a los trabajadores de la instauración de un control y de las medidas que se van aplicar para garantizar la utilización laboral” del ordenador. El asunto ha quedado muy bien explicado en la presentación magistral de Xabier Ribas, que os recomiendo visiteis.

Por esa razón, algunas Universidades han sido pioneras en elaborar protocolos de actuación al respecto, por ejemplo, la Universidad de Valencia, aprobó en su Consejo de Gobierno del 22 de octubre de 2002 las “Normas de uso personal de los recursos informáticos y telemáticos“.

El uso por los sindicatos del correo electrónico a través del servidor corporativo ya había sido amparado por el Tribunal Constitucional en una conocida Sentencia “para transmitir noticias de interés sindical a sus afiliados, y a los trabajadores en general, a través del correo electrónico con la mesura y normalidad inocua”.

Aquí surgen algunas tensiones, cuando esta herramienta soporta descalificaciones (nada infrecuentes) para la Autoridad del Organismo o para otros sindicatos. Hemos transformado el Tablón de Anuncios del Estatuto de los Trabajadores en uno “virtual”, por lo que frente a su uso, las herramientas del gestor público serán las mismas, incluso de índole disciplinaria, si bien, con la cautela que implica el que se respete la libertad sindical.

Los convenios colectivos ya prestan atención a este uso sindical: frecuencia máxima, link en la web corporativa dónde recoger propuestas y comentarios de los empleados, foros de discusión o encuestas.

Se han construido así los denominados derechos y libertades de tercera generación. Los derechos económicos, sociales y culturales fueron la segunda generación, sucesores de los liberales y clásicos instrumentos para defender la vida, opinión, credo, etc. Al respecto, Antonio Enrique Pérez Luño, cuenta en el prólogo de su libro, que con ocasión de una conferencia en una entidad cultural, con el mismo título que esta entrada, encontró la sala abarrotada de jubilados, que al terminar la exposición le asediaron con preguntas sobre pensiones, viajes del Inserso y tratamientos balnearios. La explicación la cuenta así:

Antonio Enrique Pérez Luño. Libertades de tercera generación.

Al respecto, y como resumen, podéis consultar el artículo de la letrada de la Universidad de Burgos, Ana Caro. En fin, un tema de gran actualidad para todos los lectores de esta bitácora. Tranquilos que vuestra consulta es claramente profesional.

Para terminar, debemos dejar constancia de que el viernes pasado se publico la Ley 25/2007, de 18 de octubre, de conservación de datos relativos a las comunicaciones electrónicas y a las redes públicas de comunicaciones.

Los datos objeto de conservación doce meses son:

Con respecto a la telefonía de red fija y a la telefonía móvil:

    i) Número de teléfono de llamada.
    ii) Nombre y dirección del abonado o usuario registrado.

Con respecto al acceso a Internet y correo electrónico:

    i) La identificación de usuario asignada.
    ii) La identificación de usuario y el número de teléfono asignados a toda comunicación que acceda a la red pública de telefonía.
    iii) El nombre y dirección del del usuario registrado al que se le ha asignado en el momento de la comunicación una dirección de Protocolo de Internet (IP).

Más información: Sergio Carrasco y Javier Prenafeta.

Forges. Libertades de tercera generación

0 comentarios en “Libertades de tercera generación

  1. ANA CARO

    Desde esta mi Torre diviso complacida cómo mi estimado amigo Arias reviste de objetividad y claridad los temas más variopintos que se dejan caer por los distintos medios de comunicación. Escoge con agudo olfato los de mayor interés y calado, y nos aporta su visión, esa que le dan sus saberes y conocimientos, más cercanos a la realidad, a veces, que los que algunos analistas jurídicos pudieran llegar a realizar. Dicho ésto, aprovecho estas líneas para advertir al posible lector del artículo citado por Arias, que escribí hace un par de años, que si bien el núcleo del asunto no ha variado, sí es evidente que, al igual que varían, de forma exponencial, las nuevas tecnológías, también lo ha hecho la visión jurídica que se tiene de su uso, y abuso, por los empleados, tanto públicos como privados, y del control que ejercer los empresarios y los gestores públicos activando su poder de dirección.

    Destacaría, en esta evolución, un extremo de interés, y es la permisividad, delimitada y ponderada, que el Alto Tribunal ha atribuido a los sindicatos en el uso de estos medios informáticos dentro del ámbito de las empresas y las Administraciones Públicas, cuyo ejemplo más sobresaliente es la Sentencia referenciada por Arias, 281/2005.

    Con anterioridad a este pronunciamiento del Alto Tribunal, la Audiencia Nacional y el Tribunal Supremo habían tenido oportunidad de enjuiciar este objeto, habiendo sostenido que se entendía que no constituía una vulneración de la libertad sindical el impedimento del empresario respecto del acceso y uso del correo electrónico o la página web de la empresa como “tablones de anuncio virtuales” (Tribunal Supremo en su Sentencia de 25 de noviembre de 2001; Sentencia de la Audiencia Nacional de 5 de abril de 2002; Sentencia del Tribunal Supremo de 28 de marzo de 2003), aunque también es cierto que hubo alguna Sentencia de la Audiencia Nacional (Sala de lo Social, de 6 de febrero de 2001) que inició la linea consagrada, con posterioridad, por el Tribunal Constitucional: declarar el derecho del Sindicato y de sus Secciones Sindicales a transmitir noticias de interés sindical a sus afiliados y a los trabajadores en general a través del correo electrónico (e-mail) con la mesura y normalidad inocua.

    Por último indicar que este cambio jurisprudencial no ha implicado modificación alguna en ideas fundamentales e imprescidibles en la concepción de los derechos de tercera generación, interrelacionados, del mismo modo, con el derecho a la protección de datos. Se sostiene el esquema inciario creado por el propio Tribunal Constitucional en Sentencias de indudable interés (entre otras: números, 202/1999; 142/1993; 30/1998; 254/1993; 94/1998), y que podemos resumir indicando que el derecho a la intimidad personal, consagrado en el Art. 18.1 CE, se configura como un derecho fundamental estrictamente vinculado a la propia personalidad y que deriva, sin ningún género de dudas, de la dignidad de la personal que el Art. 10.1 CE; esto implica la existencia de un ámbito propio y reservado frente a la acción y conocimiento de los demás, para mantener una calidad mínima de la vida humana, y es ahí donde se deben incardinar una serie de fundamentos legales que han conllevado el nacimiento de un nuevo estadio, un estadio superior de ese mismo derecho, y que es el denominado “derecho a la atuodeterminación informática”, o “protección de datos”.

    Me gusta

  2. artículo interesante sobre los derechos de los trabajadores en materia de protección de la seguridad de los datos de sus ordenadores frente a las intromisiones de los empresarios, que una reciente sentencia del TS ha reconocido definitivamente.» autor: analopci

    Me gusta

  3. Pingback: meneame.net

  4. artículo interesante sobre los derechos de los trabajadores en materia de protección de la seguridad de los datos de sus ordenadores frente a las intromisiones de los empresarios, que una reciente sentencia del TS ha reconocido definitivamente.» autor: analopci

    Me gusta

Gracias por comentar con el fin de mejorar

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .