XXV aniversario de la Ley Orgánica del Tribunal de Cuentas de España

Tribunal de Cuentas. Logotipo.

Tras la promulgación de la Constitución Española de 1978, las Cortes Generales aprobaron en mayo de 1982 el desarrollo del articulo 136. Una ley orgánica que ahora cumple 25 años, relativa al Tribunal de Cuentas, “supremo órgano fiscalizador de las cuentas y de la gestión económica del Estado y del sector público”. El Rey D. Juan Carlos presidió el acto conmemorativo, al que asistieron junto a los consejeros del Tribunal, los representantes de las Altas Instituciones Constitucionales, como el Tribunal Constitucional, el Tribunal Supremo o el Congreso de los Diputados y los presidentes de los Órganos Autonómicos de Control Externo (OCEX).

Don Juan Carlos se refirió a las raíces centenarias de una institución que poco tiene que ver hoy con la primigenia. “Ha sabido -afirmó- evolucionar adaptándose a las nuevas necesidades y a los cambios políticos, institucionales, económicos y sociales, hasta constituirse en un órgano altamente cualificado, de reconocido prestigio e indudable solvencia técnica”.
El presidente del Tribunal de Cuentas, Ubaldo Nieto, reivindicó en su discurso la aplicación de los principios “éticos y morales” en la vida política, a través de su plasmación en la regulación normativa de “la gestión en los recursos públicos”. Se quejó de la lentitud con que transcurren por las Cámaras los informes de esta Institución, esgrimiendo en beneficio del Parlamento una “mejor utilización de los trabajos del Tribunal” que redunde en una mayor aceptación social y credibilidad institucional.

Recordó que el Tribunal de Cuentas mantiene sus competencias “en todo el territorio” y mencionando la “estrategia de cooperación” con los OCEX autonómicos, que ha dado lugar a algunos roces institucionales. En este sentido, como buen matemático lanzó un mensaje biunívoco: “ que la lealtad del todo con las partes se corresponda con lalealtad de las partes con el todo, de acuerdo con nuestro modelo constitucional”.

Ubaldo Nieto hizo una llamada de atención al necesario comportamiento ético de todos los agentes relacionados con el uso de los recursos públicos: “en una sociedad abierta, la ética pública condiciona la ética de la sociedad“.

Published by

Antonio Arias Rodriguez

Síndico de la Sindicatura de Cuentas del Principado de Asturias

Gracias por comentar con el fin de mejorar

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s