Déficit y Deuda de las Entidades Locales

No hay comentarios

Fernando Álvarez Rodríguez, Interventor de la Administración Local nos envía este interesante comentario sobre la situación financiera de nuestras corporaciones locales.

La semana pasada hemos podido conocer dos datos sobre la deuda pública de enorme trascendencia, al coincidir la publicación del Boletín Estadístico del Banco de España del cuarto trimestre de 2011, en el que se refleja la deuda FINANCIERA de las Administraciones Públicas, con la rendición por los Interventores de Administración local del certificado de deuda COMERCIAL a la misma fecha, 31 de diciembre de 2011, requerido por el RDL 4/2012 de pago a los proveedores.

Los siguientes datos nos han de hacer reflexionar y revisar la normativa que limita a las Entidades Locales el acceso al crédito bancario:  

 

 

Resulta que si no se hubieran puesto a las EELL las limitaciones al crédito financiero, con un pequeño endeudamiento del 0,89 % del PIB, es decir, la mitad del crecimiento de la deuda financiera de las CCAA el año pasado (autorizada por el Consejo de Ministros), o el 15 % del aumento de la Deuda Pública de la Administración Central, los Ayuntamientos, Provincias e Islas no tendrían deuda con los proveedores, y los miles de pequeños empresarios, y las decenas de grandes empresas que llevan más de dos años desgañitándose para poder cobrar sus facturas, podrían haberse dedicado a tareas más productivas.

Y no se entienda con esto que se defiende un “barra libre” para todos los Alcaldes y Presidentes de EELL. La publicación de los datos también revela que ayuntamientos grandes y pequeños, Barcelona, Logroño ó Miramar (Valencia), por ejemplo, ni tienen proveedores con más de 60 días de morosidad, ni han aumentado la deuda financiera; mientras que en el lado contrario, grandes y pequeños, Madrid, Parla, Los Barrios (Cádiz) ó Peleas de Abajo (Zamora), no controlan ni la deuda financiera ni la comercial. Pero sí que hay que reflexionar sobre el “modelo” de los planes de saneamiento, de equilibrio presupuestario o de Ajuste que se imponen a los ayuntamientos desde el Ministerio de Hacienda a cambio de autorizaciones para concertar nuevos préstamos. Y también hay que reflexionar sobre la necesidad de financiación que han tenido muchas entidades locales que, si no se convierte en endeudamiento financiero, se convierte en el montón de facturas sin pagar con el que al final nos hemos encontrado.

No se defiende un “barra libre” en materia de endeudamiento financiero, pero sí que hay que revisar el modelo de autorizaciones al endeudamiento de las EELL y el modelo de “plan de equilibrio” que permita a la entidad endeudada generar ahorro suficiente para atender los servicios públicos obligatorios y la devolución de los préstamos concertados. Y en esa revisión de modelo no estaría de más que el Ministerio de Hacienda contara con la opinión de los funcionarios que mejor conocen los Ayuntamientos (secretarios, tesoreros e interventores) y con la de cientos de abnegados concejales de hacienda que, en silencio, logran que el sentido común se imponga en la gestión económica de sus entidades.

Gracias por comentar con el fin de mejorar

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s