Me arrepiento de no haber realizado más auditorías

8 comentarios

Portada, 22 de septiembre de 2009

Durante estos días asistimos a la resaca del descubrimiento del millonario fraude (confeso) del Director del Palau de la Música de Barcelona que ha devuelto tres millones de euros previamente distraidos. Sin embargo, se habla de diez millones como cifra aproximada de la defraudación.

Las fuerzas políticas y sociales catalanas revisan su actuación (y las hemerotecas) para ver si su posición queda comprometida. Entonces aparece un Informe de la Sindicatura de Comptes de Catalunya que apunta algunas irregularidades y todos piensan lo mismo: ¿Cómo no seguimos esta recomendación? Palau-2002

La sindicatura elaboró un informe con las cuentas del año 2000 en el que, tal como recuerda el diario Expansión,  se alerta de descuadres de 31 millones de pesetas (186.000 euros) entre los fondos aportados por el Consorci del Palau y los recibidos por el Orfeón:

Según el modelo 347 Declaración de Operaciones con terceras personas, con respecto al Orfeón Catalán se ha declarado un volumen de operaciones de 24.402 mPTA, mientras que en la contabilidad del Consorcio consta un importe de 55.453 mPTA, por lo que se produce una diferencia de 31.051 mPTA.

Pero el sarcasmo llega a su esplendor en la última página del informe, donde puede leerse la contestación del Presidente del Comité Ejecutivo y autoinculpado estafador, Félix Millet, que dice:

Tomo nota de las observaciones realizadas y las solventaremos con la mayor brevedad posible. Sin embargo, ya le puedo adelantar que algunas de ellas, en estos momentos, ya están realizadas. Aprovecho la ocasión para expresar mi agradecimiento por los consejos que nos da que, sin duda, revertirán en una mejor gestión por parte de este Consorcio.

Mas auditorías …

El asunto recuerda al fraude descubierto el año pasado en el Museo Guggenheim de Bilbao y del que hablamos en otra ocasión. Allí las irregularidades comenzaron a detectarse a comienzos de este mes, tras recibir una comunicación del Tribunal Vasco de Cuentas Públicas (TVCP) solicitando la rutinaria información previa a la fiscalización de que iba a ser objeto. El Museo bilbaíno encargó la recopilación de esta información a la Subdirección de Finanzas, dado que el director (y estafador) se encontraba de baja laboral y fue descubierto.

Más auditorías …

El President catalán recordó hoy que el Palau de la Música es una fundación privada financiada por un consorcio público. Sin embargo, la procedencia pública mayoritaria de los ingresos debió extremar el celo de las Instituciones patrocinadoras: el Ayuntamiento, la Generalitat y el Ministerio de Educación.

Son muchos los analistas que entiendes que este caso debe servir para ajustar radicalmente la gestión de los organismos culturales que directa o indirectamente viven del erario público y el apoyo social. “Estoy seguro de que no es un caso aislado“, afirma Martí Saballs.

En fin, que las fuerzas políticas entonan el mea culpa. Algo es algo.

Público, 18 de septiembre de 2009

Plural: 8 comentarios en “Me arrepiento de no haber realizado más auditorías”

  1. Antonio: Te recomiendo un excelente artículo “La necesidad de un modelo contable normalizado para los partidos políticos en España: ¿De la utopía a la realidad? (Revista de AECA nº 86). Y es que, si los propios partidos políticos no están convencidos de la “utilidad” del control contable y financiero, como van a verlo en las instituciones que “manejan”. Ahora bien, toda la culpa es nuestra porque miramos hacia otro lado y nos conformamos con los escándalos que se van tirando unos a otros por motivos electorales.

    Haciendo un símil con el “mito de la caverna” de Platón: sólo vemos las sombras que nos enseñan y si saliésemos de la caverna la luz de la verdad nos cegaría. De ahí que, cuando un Auditor entra en la Caverna después de haber visto la “verdad”… nadie le cree (bueno, es un decir).

    Felicidades por el Blog

    Me gusta

  2. ¿Por qué será que en Estados Unidos todas las instituciones acuden a la contratación privada de empleados y servicios y no asistimos al compadreo y amiguismo masivo que hay en España?

    ¿Razones culturales relacionadas con la tradición latina de servirse privadamente de lo público?

    ¿Controles externos más eficaces?

    ¿O será simplemente que si alguien mete la mano en la caja y se destapa, sabe que “lo empluman” en las urnas?

    La culpa es de todos.

    Me gusta

  3. Esta noticia de nuevo debería obligarnos a replantear el debate sobre el papel de los auditores ante la corrupción.
    A pesar de que voces autorizadas, como las provenientes de los EFS, en especial el español y el europeo, sostienen que el controlador sólo puede detectar riesgos de corrupción; creo más acertada la postura de GRUNER (2000) que desde su puesto de Director General de la IFAC afirmaba que las instituciones que se encargan de dar confianza al funcionamiento del sistema financiero público se deberían convertir, sin reticencias, en los ‘guardianes de los fondos públicos’.
    Los últimos trabajos de la INTOSAI en esta materia parecen más abiertos a asumir esta tarea, habiéndose creado un Grupo de Trabajo específico sobre la misma. Esperemos que ello signifique avanzar, por fin, por este camino.

    Me gusta

  4. Hace unos días, comentando el asunto del Consorcio del Palau de la Música presidido por el Sr. Félix Millet, un amigo me decía que estaba decepcionado porque el había creído siempre que cuando los medios aludían a la Societat Civil catalana, se referían a un ente del que él se sentía orgulloso de formar parte. Pero a raíz de este escándalo se había dado cuenta de que él no formaba parte de ese club tan exclusivo llamado “Sociedad Civil”.

    Buscando información sobre el sr. Fèlix Millet me encontré con que reunía en su persona un elevado número de cargos directivos -presidencias, vicepresidencias, etc.- de organismos e instituciones supuestamente representativos de la Societat Civil:
    http://ca.wikipedia.org/wiki/F%C3%A8lix_Millet_i_Tusell

    Podría decirse que era un profesional altamente reputado de eso que mi amigo acaba de descubrir que es la “Societat Civil” de la que el no es miembro.

    Siguiendo con mis pesquisas, parece ser que la “Societat Civil” tiene un órgano de dirección-coordinación, una especie de G-16 catalán, discreto a la par que opaco, que se reúne cada dos meses, para tratar de sus -¿nuestros?- asuntos, sin levantar actas ni emitir notas de prensa. El sr. Millet, según afirma el diario Expansión y otras fuentes, era miembro de dicho club:

    “Se trata de los presidentes de las dieciséis principales instituciones del ámbito empresarial, deportivo y cultural de Barcelona, desde el Barça al Círculo del Liceo, pasando por el Racc, el Orfeó Català, el Ateneu Barcelonès, la Cámara de Comercio, el Polo y hasta el Centre Excursionista de Catalunya”
    http://www.expansion.com/2008/12/15/catalunya/1229329432.html

    Creo que todos estaríamos de acuerdo en que, más allá de las elecciones, sería deseable y de salud democrática que el gobierno -en este caso el autonómico y el municipal- mantuviese una estrecha y constante relación de consulta y permeabilidad con la Sociedad Civil, la de verdad claro. Pero surgen muchas incertidumbres sobre la salubridad de esas relaciones de influencia cuando la representación de la Sociedad Civil es secuestrada por un discreto y opaco club, a menudo amigos de colegio pertenecientes a la burguesía catalana.
    http://politica.e-noticies.es/la-sociedad-civil-avala-a-castells-31090.html

    Esas incertidumbres se convierten en alarmas cuando uno de sus miembros es pillado con las manos en la masa después de haber campado a sus anchas durante lustros, a pesar de informes como el de la Sindicatura de Comptes de Catalunya, que Don Antonio nos hace tan gentilmente accesible y a pesar de haberse visto relacionado con otros escándalos anteriormente. A mí se me ocurren cuando menos las siguientes preguntas:

    ¿Cómo es que una recomendación del organismo fiscalizador de analizar el motivo de una diferencia 31.051 mPTA se salda con dos párrafos de bonitas y educadas palabras del presidente de la Fundación fiscalizada?

    ¿Ya que según parece los auditores de las cuentas públicas no son los responsables de comprobar el cumplimiento de las recomendaciones que realizan, qué órgano debe ejercer esa función? Porque sin el ejercicio de esa función comprobadora todo el tema da risa [negrita][letra de 72 puntos]ja ja ja ja[negrita][letra 72 puntos] o ganas de llorar o ambas cosas a la vez.

    ¿Y si esa “Sociedad Civil” mantiene tal estrecha relación de influencia con el gobierno, supuestamente en nombre de la Sociedad Civil -sin comillas-, cuál podría ser el papel, si alguno, de ésta última?

    ¿No convendría, por precaución, revisar el capítulo de recomendaciones de todos los informes de fiscalización y de las auditorías de los últimos 10 años correspondientes a las otras sociedades presididas por el sr. Fèlix Millet en búsqueda de recomendaciones similares?

    ¿No convendría, también por precaución por supuesto, revisar también los informes y auditorías de los últimos 10 años correspondientes a las sociedades presididas por los contertulianos bimensuales del sr. Millet en ese G-16?

    ¿Bueno, y ahora qué?

    Yo también quiero ser miembro de la “Societat Civil” ¿Dónde hay que inscribirse?

    Me gusta

  5. La Gaceta de los Negocios se hace eco (gracias, Fernando) de la sentencia de 17 de septiembre de 2009, de la Sala Civil y Penal del TSJ de Cataluña que, aunque negada en el caso concreto enjuiciado, reconoce (como no podía ser de otra forma) que los patronos de las fundaciones, a pesar de la laguna legal, SI tienen alguna responsabilidad civil, aunque no tan amplia como los administradores de las sociedades anónimas.

    Me gusta

Gracias por comentar con el fin de mejorar

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s