La Semana Negra

El Síndico. Mi amigo Roberto Fernández Llera encontró, en la Feria del Libro de Ocasión de Avilés, el ejemplar que sirve de portada a esta entrada. Es una curiosa situación la que plantea esta novela negra, de serie B:

Los sistemas económicos y de gobierno de todo el mundo se derrumbaron bajo el peso de su propia injusticia y de la ciega burocracia que generaron. Todos los países civilizados se sumieron en el salvajismo; excepto América, donde la poderosa organización mafiosa del síndico cubre cualquier necesidad humana (protección social, sanidad, alimentación, empleo, juegos de azar…) a precios que cualquiera puede pagar y en el marco de una sociedad libre y abierta. Se trata pues, del mejor de los mundos posibles“.

Esta utopía plantea que este tipo de Organización es mucho más resistente de lo que parece. La libertad moral y personal se ha conseguido derribando el gobierno de los Estados Unidos y, gracias a la ausencia de ese paternalismo estatal que tanto odian los norteamericanos, la ficción plantea que la gente está mayoritariamente contenta y satisfecha con la tutela (que no gobierno) del síndico…

Pido tranquilidad a los amigos, no es mi intención pasarme a “los malos”. En el espíritu de esta entrada influye tanto el espectacular título del libro como que Asturias estos días celebre, como diría Bogart, una fiesta fabricada con “el material del que están hechos los sueños”, donde todos nos sentimos un poco Sam Spade o Joel Cairo, depende de que lado de la novela quiera uno caer.

Cumple 20 años una fiesta singular. Se trata de la Semana Negra de Gijón (Asturias), concebida y dirigida desde sus inicios por el escritor asturmexicano Paco Ignacio Taibo II.

Sus inicios se remontan a un modesto festival que reunía a escritores policíacos y ofrecía además música y otras artes escénicas al público. Atrás quedo aquel modelo, suplantado hoy por una fiesta que dura desde el 6 al 15 de julio,, recoge a un millon de personas y cuenta, como siempre, con su propio diario del festival ( A Quemarropa) que se publica todos los días ofreciendo a sus lectores información de lo ocurrido el día anterior y de lo previsto para el día de publicación, además de creación y comentarios de destacadas plumas asistentes a la Semana Negra.

Por supuesto la Semana Negra también tiene sus detractores pero lo cierto es que la polémica año tras año suele quedar sepultada por la avalancha de visitantes ávidos de collares, pulseras, bocadillos y kebabs. Algunos dicen que el sol es tan escaso y el verano tan corto que no hace falta estropearlo atacando una de las verbenas populares que le quedan a Gijón. Recuerda vagamente al argumento del libro ¿No?.

Lo que es indudable es que pocos festivales consiguen una permanencia de dos décadas en crecimiento continuo y no queriendo dejar pasar la ocasión de sumarme virtualmente al acto, con esta novelita de nombre tan curioso queda hecho mi pequeño homenaje.

Semana Negra. Semana Negra. Semana Negra.

0 comentarios en “La Semana Negra

  1. migratoria

    Es de agradecer el homenaje, en lo que concierne a mi ciudadanía. En efecto, Sr. Arias, la Semana Negra se cierne amenazadoramente sobre nosotros. Cada año me interrogo sobre el por qué y por quién o por y para quienes subsiste semejante engendro, donde el sistema prescinde olímpicamente, por algún misterioso artículo —vaya usted a saber—, del mínimo control de calidad y normas de seguridad, que son escrupulosamente exigidas en nuestras empresas.

    No obstante, habrá ocasión de comprar algún libro, como el que recomienda.

    Gracias por el anticipo del contenido del programa. Veo con gusto que el viernes 13, hay un recital de poesía donde interviene nuestro Ángel González:

    ESTO NO ES NADA

    Si tuviésemos la fuerza suficiente
    para apretar como es debido un trozo de madera,
    sólo nos quedaría entre las manos
    un poco de tierra.
    Y si tuviésemos más fuerza todavía
    para presionar con toda la dureza
    esa tierra, sólo nos quedaría
    entre las manos un poco de agua.
    Y si fuese posible aún
    oprimir el agua,
    ya no nos quedaría entre las manos
    nada.

    Un saludo.

    Me gusta

  2. Roberto

    Por alusiones.

    Estimado o estimada migratoria.

    A mí me gusta el “engendro” de la Semana Negra porque es una iniciativa que parte de una buena idea y donde la colaboración privada-pública (digo bien, porque la primera es la protagonista) es un ejemplo a seguir. No creo que sea cierto la ausencia de normas de calidad. ¡Faltaría más! De lo que sí podemos hablar es de mejorar algunos aspectos, comenzando por la propia ubicación.

    Pero lo que nadie podrá negar es el potencial de una semana de diez días que trae a Gijón, a Asturias, lo mejor del género. ¿No hablamos todos los días de innovación? Pues he aquí una muy importante, tanto en sus contenidos como en su modelo de gestión. ¿Es mejorable? Evidente, ya he dicho que sí. Pero en todo caso reconozcamos su tremendo potencial turístico y económico.

    Un saludo desde la discrepancia.

    Nietos de toreros disfrazados de ciclistas.
    ediles socialistas, putones verbeneros.
    peluqueros de esos que se llaman estilistas.
    musculitos, posturitas, cronistas carroñeros…

    (Sabina, otro de los habituales)

    Me gusta

  3. migratoria

    Discrepar no está reñido con la estima, Roberto. Reciba la mía, en justa correspondencia.

    Mi opinión es muy subjetiva, evidentemente. Ignoro si la suya será objetiva. Es que, sobre todo, no comprendo la alianza de un certamen cultural con un festejo bullanguero, chabacano y con visos de tercermundismo.

    Las magníficas exposiciones de fotoperiodismo. La de «On the road». El concierto de mañana, martes, 10: «Mozart a medianoche». La mesa redonda del viernes, 13, a las seis de la tarde: «¿Qué cuentan los narradores asturianos de ahora?», con David López, Ignacio del Valle, Ricardo Menéndez Salmón, de quien recomiendo encarecidamente _Los caballos azules_, —cuyo cuento homónimo recibió el prestigioso premio Juan Rulfo— y Miguel Barrero. Y el recital de poesía, del mismo día, a la una de la madrugada, tendrían cabida en otros lugares muy dignos de nuestra ciudad. En fin. Qué le vamos a hacer.

    Sabina y Serrat vendrán, imagino, que al Jovellanos.

    Un cordial saludo.

    A nuestro amable anfitrión enhorabuena por el nuevo formato de su página.

    Me gusta

Responder a Roberto Cancelar respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .