El control interno en la Administración Local

Captura de pantalla 2015-09-07 18.22.15La Revista Española de Derecho Administrativo número 170/2015 publica el interesante y reciente artículo “Reflexiones sobre la nueva regulación de los funcionarios con habilitación de carácter nacional en la legislación de régimen local: ¿Avance o retroceso?” (págs. 371-400) donde la profesora María Luisa Roca profundiza en las reformas del régimen jurídico local. En su opinión, no se asegura “al menos de forma indubitada” la necesaria independencia de estos en el ejercicio objetivo y eficaz de sus funciones, cuya importancia no se corresponde, por lo general, con los medios aportados para su ejercicio.

Reconociendo las mejoras significativas sobre el fortalecimiento de las funciones de la Intervención, han quedado demasiadas cosas para su ulterior desarrollo reglamentario. Entre ellas, se sigue esperando el Real Decreto de Control Interno, que tras el periodo de Información pública (CCAA, COSITAL, FEMP, TCu …) se encuentra actualmente en el Consejo de Estado para dictamen.

Captura de pantalla 2015-09-07 17.44.38Sin embargo, no hay duda de que la Ley 27/2013, de racionalización y sostenibilidad de la Administración Local refuerza el control interno de la Entidad, de sus OOAA y Sociedades locales a través de la función interventora, del control financiero, y de eficacia así como de la auditoría de cuentas de las entidades que se determinen reglamentariamente. Se abre aquí un amplio campo de colaboración de las firmas de auditoría con los interventores locales.

Mejorar el control financiero  Seguir leyendo “El control interno en la Administración Local”

De Colombo a Robocob

Toshiba

Hay dos modelos extremos de policía. Está el eficaz Robocob repartiendo estopa sin sentimiento como robot que era y el teniente Colombo –los jóvenes que no vivieron los 70 no sabrán de quien hablo- con una gabardina vieja y fumando sus malolientes puros, desenmascara al autor del crimen perfecto, gracias a un detalle menor, siempre aparentando ser un despistado. He recordado a ambos, repasando el último número de la revista de la Asociación Española de Contabilidad y Administración de Empresas (AECA) que incluye los artículos seleccionados para su prestigioso premio anual. Entre ellos, leo algunas reflexiones de la sevillana Cristina Abad sobre la detección del fraude, que nos traslada la preocupación de las autoridades norteamericanas por encontrar herramientas automáticas para rastrear la información financiera en búsqueda de indicios de fraudes contables. Así, avergonzados por el burdo chanchullo de Madoff decidieron implantar mecanismos de alerta y crearon la aplicación “Robocop”, cuyos entresijos mantienen en un halo de discreción. Desde mucho antes que el programa DeepBlue ganase al campeón mundial de ajedrez – menudo cabreo se pilló Kasparov, que sólo pensaba en seguir haciendo caja con IBM- sabíamos que no había límites para el uso de las tecnologías de la información en estas áreas de análisis y evaluación de riesgos.

Pues bien, en USA, a las pocas horas de presentar las cuentas anuales de las compañías en la base de datos mercantil, Robocop emite una puntuación de riesgo para los auditores de la SEC –la Comisión de supervisión de los mercados- indicando la probabilidad de una presentación fraudulenta, que se usará para priorizar las investigaciones y concentrar los esfuerzos de los auditores. Utilizando los millones de datos en poder de la Administración, cruzan y señalan el riesgo de manipulación. En España, la potente herramienta informática de la Agencia Tributaria –con un millar de empleados sólo en esta tarea- se supone que cuenta con algoritmos de este tipo para rastrear patrones de fraude fiscal.  Seguir leyendo “De Colombo a Robocob”

Financiación, realidad y retos universitarios

cartel La Universidad de La Coruña organiza entre el 30 de septiembre y el 2 de octubre próximos, la 33 edición de las Jornadas de Gerencia Universitaria. Se trata de la reunión anual más importante en gestión de las instituciones españolas de educación superior, que suele congregar un par de cientos de profesionales de ese sector en ponencias y talleres sobre los aspectos más actuales e innovadores de la gestión pública.

En el programa destaca la mesa redonda sobre políticas autonómicas de financiación universitaria de la sesión vespertina del primer día, así como la conferencia de Juan Hernández Armenteros “Universidad española en cifras 2013: datos y conclusiones principales”. Cuenta, asimismo, con cuatro talleres:

Contabilidad analítica ante el curso 2015-2016 (Inmaculada Martí Forés, OCU y Daniel Carrasco Díaz, Universidad de Málaga), Liderazgo dinámico de equipos de trabajo (Fernando Aguilar Galindo, consultor), Los retos del cambio digital (Mar Rodríguez Fernández y David Iglesias Rilo, consultores de EVERIS) y Transparencia y rendición de cuentas públicas (Antonio Arias y José Ramón Chaves, viejos conocidos).

También se presentarán ponencias sobre compra pública innovadora y el nuevo programa marco de la UE para la financiación de I+D+i. La conferencia de clausura correrá a cargo del catedrático de Economía de la Universidad de Vigo Santiago Lago Peñas que hablará de La educación superior en un escenario de consolidación fiscal y concurrencia creciente.

En fin: un seminario imprescindible.

Ciencia y burocracia

Hace unos días grabamos nuestra periódica píldora del conocimiento con el jurista Juan Manuel del Valle Pascual, funcionario de la Universidad Politécnica de Madrid. Hablamos de la gestión de la investigación universitaria que supone uno de los retos dentro de las funciones que tienen asignadas el profesorado de educación superior en España.

Las quejas de los investigadores, en los últimos años, son abundantes. La Comisión Europea reconoce que participar en proyectos financiados por la UE se ha convertido en tarea compleja y dictó nuevas normas para facilitar la solicitud y gestión de las subvenciones. El propio Tribunal de Cuentas europeo reconoce la enorme carga burocrática que soportan. En España, como muestra el botón de Carlos Balaguer, vicerrector de Investigación y Transferencia de la Universidad Carlos III de Madrid, con un descorazonador título: ¿Conseguirán que no investiguemos? donde critica que se ponga “bajo sospecha a todo el colectivo de investigadores de este país”.

La puerta la abrieron los vicerrectores del ramo con otra ácida Tribuna titulada “Hacienda, contra la investigación -que tuvimos ocasión de comentar aquí– donde se quejaban de la gran cantidad de reintegros de subvenciones de proyectos de I+D que encubría la ausencia de fondos del ministerio. He de reconocer que mi preferida es esta Carta a los contribuyentes de un científico asfixiado por la burocracia. En definitiva, son muchos los investigadores que se creen maltratados y están convencidos de que, en realidad, las trabas burocráticas son el mecanismo perfecto de recortes en investigación. Sin embargo, no debemos olvidar que detrás de eso que llamamos burocracia suele haber garantías para el contribuyente de que su dinero se emplea de manera legal, eficiente y eficaz. Pero anotada queda, una vez más, la queja de los investigadores que merecen un tratamiento favorable de su trabajo científico.

Como hemos llegado hasta aquí

La Universidad que diseñó la LRU en 1983 tiene hoy una sustancia más industrial, hasta el punto de avanzar hacia una Tecnópolis donde “el aula pierde su monopolio y pasa a ser un complemento de la función docente” (Solé Parellada). Un entramado donde estudiantes y profesores conviven más en los laboratorios que en las aulas, con el “proyecto” como eje de enseñanza y donde las unidades autónomas periféricas se multiplican. Emerge el profesor-empresario de actividad frenética y agotadora agenda, que estudia los resultados de sus colegas internacionales (y estos los suyos), formando becarios, dirigiendo tesis doctorales, publicando en inglés y combatiendo la envolvente burocracia de la gestión investigadora. Los nuevos clientes son las PYMEs locales, las asociaciones de empresarios o las Cámaras de Comercio, los gobiernos autonómicos o locales.

reforma uniLa Asociación para el Estudio del Derecho Universitario (AEDUN) ha realizado muchos seminarios para analizar el marco jurídico universitario. Entre las últimas actividades, el seminario de la UIMP en Galicia del curso pasado, cuyo libro de ponencias acaba de presentar estos días: “La reforma del Régimen Jurídico Universitario“.

Este año volverán a analizar con detenimiento y rigor esta materia, valorando de los cambios acaecidos y afrontando una reflexión sobre cuáles son objetivos que debe cumplir el Sistema Universitario español, nuestro sistema de Ciencia y Tecnología y su régimen jurídico. Así, la UIMP-GALICIA y AEDUN han convocado el Encuentro “El Régimen jurídico del personal del SUE y del SECTI: a estudio” en La Coruña, 24 y 25 de septiembre de 2015 (matrícula). Una interesante actividad impulsada también por los funcionarios Carlos Gómez Otero, Secretario General Adjunto de la Universidad de Santiago de Compostela y Ana Caro Muñoz, Coordinadora de Proyectos de la Universidad Autónoma de Madrid.