REVISTA ESPAÑOLA DE CONTROL EXTERNO, Nº 34

5 comentarios

Acabo de recibir el ejemplar de la Revista Española de Control Externo correspondiente al primer cuatrimestre del año 2010. Reiteramos nuestra frustración porque la publicación del Tribunal de Cuentas de España esté disponible sólo en papel, pero es lo que hay. Esperemos que el próximo relevo generacional de nuestro querido Tribunal, (en teoría, este mes de noviembre) nos traiga también una revista del siglo XXI.

A continuación presentamos su valioso contenido, por si es de vuestro interés:

ARTÍCULOS

Cara y cruz de la política económica española: un dispositivo para la salida de la crisis. Andrés Fernández Díaz.

Procesos de corporatización y decisiones socialmente responsables en el ámbito de las Comunidades Autónomas. José Manuel Prado Lorenzo, Doroteo Martín Jiménez, Isabel María García Sánchez.

Los derechos proclamados en los Estatutos de Autonomía y la igualdad interterritorial. Francisco López Menudo.

Utilización de la capacidad normativa en la financiación de las Comunidades Autónomas. María Victoria Campelo Martínez

El presupuesto de las Comunidades Autónomas e un contexto de descentralización administrativa. Cristina Herrero Sánchez, Raquel Carrasco Pérez de Mendiola

La financiación de las operaciones militares de la Unión Europea y su control: el mecanismo ATHENA. Ana Cossió Capdevila.

LEGISLACIÓN Y JURISRPUDENCIA

Tercer cuatrimestre del año 2009. Javier Medina Guijarro, José Antonio Pajares Giménez.

Plural: 5 comentarios en “REVISTA ESPAÑOLA DE CONTROL EXTERNO, Nº 34”

  1. Saludos profesor Antonio. Tiene usted razón cuando invita a dicho Tribunal a colocar a disposición de la humanidad el conocimiento mediante nuevas tecnologías, de tal forma que se comparta para el crecimiento de ella. En cierto grado me siento frustrado el no poder contar con los contenidos de la Revista. No obstante, considero, independientemente de las actuaciones individuales, a los viejos, parte del desarrollo de nuestras culturas, a los cuales les debemos mucho de lo que somos, nuestros viejos deben ser considerados para lo que hagamos en el futuro e invitarlos a ser parte de los cambios del futuro.

    Me gusta

  2. ¿Cómo se aprende la auditoría pública?

    Si la enseñanza universitaria carece de una carrera o programa curricular que forme al auditor público. Si se ofrecen cursos que en tres semanas otorgan el “Título de experto en auditoría pública”, o master con una mayor duración pero que también aseguran que el estudiante aprende el quehacer de la auditoría pública. Luego, el paso siguiente del profesional se dirige a ser examinado, en la aptitud profesional para acceder al Registro Oficial de Auditores de Cuentas (según el Instituto de Contabilidad y Auditoría de Cuentas en España), o, para obtener la “Certificación por Disciplinas” promovido por el Instituto Mexicano de Contadores Públicos y la Secretaría de la Función Pública (basten dos ejemplos), sin embargo, el reconocimiento o validación de un auditor público ha estado sujeto al cumplimiento memorístico del contenido de la asignatura de auditoría (en lo básico). Pero, ¿Cuántos auditores públicos que han sido certificados o registrados se han apropiado o han ‘internalizado’ el conocimiento para aplicarlo verdaderamente en su profesión?

    No, no es suficiente el examen del ICAC o del IMCP. Porque las entidades públicas son de interés público, y su característica es la responsabilidad social, y los entes privados carecen de su perspectiva y de la competencia. Y sea la razón del porqué existen tantos auditores públicos que siguen sin aprender la auditoría pública. Porque el aprendizaje de la auditoría pública es un proceso, en lo general, demasiado largo, derivado por tres factores: a) La deficiente formación académica; b)La auditoría pública es una disciplia en ciernes; y, c)La maduración del auditor. Y por ésto, no encontramos jóvenes que iluminen los caminos de la auditoría pública porque se requiere de tiempo, de éxitos y muchos fracasos, puesto que finalmente, la auditoría pública no se aprende en aulas ni en manuales, solamente se aprende…¡Haciéndola! Y que lamentable conclusión, porque significa que las universidades no han atendido desarrollar las competencias del auditor.

    Me gusta

Gracias por comentar con el fin de mejorar

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s