Recibo la triste noticia del fallecimiento en accidente de montaña del miembro del Consejo de Cuentas de Castilla y León, Emilio Sierra García, que en diciembre de 2002 había sido designado por el Pleno de las Cortes de Castilla y León como uno de los cinco consejeros que integrarán el órgano de control externo castellanoleonés. 

Emilio era licenciado en Derecho por la Unversidad de Valladolida y siempre estuvo vinculado al mundo local. Primero como Teniente de Alcalde del Ayuntamiento de La Robla (de 1983 a 1986) y luego como Alcalde (desde 1986 a 1999). Era un gran tipo, afable, tranquilo, reflexivo. Uno de esos amigos con los que todos deseamos pasear por el monte y hablar.

Es una tragedia para su familia, para sus amigos pero también para sus “fiscalizados”, que echaran de menos su sentido común, de gestor local, bregado en todos los problemas municipales, que aplicaba en la dirección del Departamento tercero (sector local) del Consejo de Cuentas.